HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estos días limpiaré las ventanas. Creo que la última vez que las limpié fue hace 8 años.  Ayer tuve que barrer 3 veces la galería. Aparecía polvo y tierra, una y otra vez, parecía como si lo hubiera soplado un mundo que no existe.  La limpieza de ésta casa, debe tener al menos, unas diez secuencias. En la primera como hay tanta mierda, al quitar lo mayor y superficial. Ya parece que se avanzan 5 secuencias de golpe. Pero hay tanta ruina... que si cada día, me muevo un poco contra ella, tal vez pueda cambiar para siempre mi adaptación a su causa. Y tolerar menos el borboteo de sus muertos.
Mi error antes, era que sólo lo limpiaba, la primera secuencia. Y luego dejaba que volviera a crecer la basura, hasta que me espantara, y volvía a limpiar en esa primera noción. Pero cada vez esa noción era más sucia y se alargaba en mayores periodos de tiempo.

Ayer al barrer salió una araña muy negra y gorda, yo la metí en el recogedor, salí al patio, y la araña siguió su camino fuera de la casa. Le dije "araña no entres más que ahí afuera hay mucho más mundo y más bonito" Por alguna razón me da pena quitar las telarañas, siento que destruyo algo que a las arañas les ha llevado mucho tiempo y entrega. Además siento que las arañas me protegen de otros bichos que me provocan menos simpatía. 
Tengo pavor a matar a los insectos. El otro día maté a una avispa por miedo a que me picara. Y sentí una terrible angustia, me temblaban las piernas, me sentí una miserable, sentí que por culpa de mi miedo, había arrancado la vida... me sentí cobarde y desgraciada. Me quedé descompuesta y tardé una hora en recuperarme. La avispa no murió al primer golpe. Y tuve que pisarla para que no sufriera más. Pero como en el suelo, había ropas, tampoco murió. Y tuve que volver a hacerlo, y todo eso me provocó mucha angustia y miedo y remordimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario