HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy contenta, porque ha llegado un dinero inesperado, y nos iremos por fin a la mar. He estado buscando anuncios para alquilar una casa... un mes entero, he hablado con una mujer agradable, que tiene una casa humilde, frente a la mar.Una zona que conozco de una vez cuando paraba por Camelle, por Arou, por Leis.. no recuerdo demasiado, sé que había unos atardeceres inmensos que nos hacían orillar allí. Y una vez venía viento fuerte del mar adentro y la arena en el aire generaba una efecto óptico tan bello, tan abisal... hacía estelas en movimiento, curvas en toda la playa,  y daba la imprensión de que todo estaba volando.. de que la mar corría hacia mis pies de que yo corría hacia la mar, y aunque estuviera quieta con el viento y la arena golpeándome me daba la sensación de que iba a 100 por hora. Es una playa muy ancha, tiene 3 km. Es una zona de dunas y lagunas, de protección de aves, de salvajidad y naturaleza...... A esa playa van a dar 3 o 4 pueblos, todos chicos, casas desperdigadas, que si acaso hay un bar y alguien vende pan en algún sitio, pero nada más.  Y eso es lo que necesito. Andar de duna y pájaro. Además si añoro la piedra, hay por allí un sendero, que va a dar a Camelle, al lado del mar, la ruta de los faros, y allí hay una playa muy solitaria de rocas.  Es mar abierto. No tener ordenador, ni nada de estos muros. Escribir a mano, a letra de salitre. Nadar junto al perro, él aún no conoce la mar. Ser feliz con mi viejo y sentir que la mar también cura su corazón, y espantamos a la muerte. Y volvemos a ser niños, y pescadores retirados, y traficantes jubilados y recien nacidos peces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario