HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy en contra de que el arte cueste dinero. De pagar por la música, por el cine, por un libro, por ver el teatro. El arte, debe ser público y callejero. Porque si se interpone el dinero, se excluye a los pobres y se vuelve una historia de clase y de jerarquía... y cada vez hay más pobres. Se vuelve un producto del capitalismo si juega en la misma mesa. El arte para mí sino está con la revuelta no lo es, no es cultura, no es conciencia, no es bello, no es necesario, no es digno, no levanta el corazón, no aviva el fuego, no hace aullido.  Se vuelve un decorismo de interiores, metafísica del sexo de los ángeles, burguesía y cáscara. Aunque todo lo nacido y vivido, sea una forma de rizomar más intenso el conocimiento. Pero no creo en la solemnidad de los proclamados artistas, hay miles de historias de gente que ha tenido una vida de odisea, refugiados, chicas de las chabelas que huyeron, huérfanos, gente que murió con las balas puestas, por defender su tierra indígena del Tio Sam, vagabundos que alguna vez vivieron en casas de lujo. Gente que tomó un barco y nunca más encontró la orilla. Ese chico que toca una guitarra en la calle y que su madre murió de sobredosis. O el que reparte folletos de supermercado por los buzones para dar de comer a su padre paralítico, o simplemente pagar un puto alquiler bajo el yugo de la propiedad privada. O el que sueña que un día guardará monedas y podrá comprar un billete a Praga, para encontrarse con Manuela o para vivir al lado de un lago.
Hay un rollo muy feo, en el clasismo de los intelectuales, de los artistas, cuando creen que sus heces huelen mejor que las de los otros.
Otra cosa es el reclamo de que puedan vivir y comer lxs que dedican su vida a la creación, todxs necesitamos pan. Pero creo que se equivocan al reclamar a una sociedad capitalista el pago, ha de buscarse una sociedad ácrata, donde el "estado" les devuelva por sus canciones, pan y techo, que haya pan y techo para todxs siempre.Por eso, mucho antes de que te paguen la canción hace falta una piedra afilada para quitarse de encima a los capitalistas, sus gobiernos y su fascismo.

2 comentarios:

  1. Hace tiempo leí el testimonio de uno de los primeros europeos que vivió con los inuit, en la Antártida. Este hombre encontraba, abandonados en el hielo, colmillos de morsa tallados con hermosas escenas cotidianas. Preguntó a un inuit a qué se debía tal cantidad de "obras de arte" abandonadas. El inuit le respondió que, durante los largos y obligados periodos de inactividad, tallar dichos colmillos era una actividad que les entretenía y mantenía sus manos ágiles y ocupadas. Una vez tallados, no tenía ningún sentido conservarlos, ya habían cumplido su misión y los abandonaban allí mismo.
    Algún listillo comenzó a recogerlos, a venderlos en Europa y, dada la demanda, a pagar a los inuit por su elaboración: acababa de contaminar un inocente pasatiempo convirtiéndolo en una trabajo remunerado.
    Eso que llaman "arte" es una jodida mierda.

    Salud Mareva. AbrazándoT

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tu disquisición Mareva. Te dejo un pequeño relato "La parábola del pescador"; quizá ya lo conoces pero bueno ahí queda. Salud!
    https://www.youtube.com/watch?v=NTIfZg-uZnk

    ResponderEliminar