HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ha cruzado una cigüeña muy cerca de mi ventana. Siento vehemencia, un sentimiento primitivo y a flor de piel, cuando las veo. Creo que sobretodo desde que tuve un sueño, donde una de ellas, se convirtió en una especie de dios.
Ahora voy a salir con el perro, porque filtran unos rayos de sol, aunque hay nubes negras y tal vez pronto empiece a llover. Suele llover cada vez que yo salgo y deja de llover cuando entro en casa.
Quiero seguir con Maraiz, cuando mi mente éste más mordaz para separar la gota de sangre que nos une. Estoy en un capítulo complicado.... y cuando lo escribí metí demasiado de mi poética vagabunda en la transición al pasado de Maraiz como excusa para otro lado del camino.. Y quiero reescribir esa metonimia, a través de la indigencia de ella y no de la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario