HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hace un calor de la ostia. En el monte, me encontré con un pescador que me preguntó que si el puente era seguro para meter por ahí el coche, yo le dije " pues no lo sé, nunca he visto ningún coche cruzarlo, pero oye tú prueba que igual aguanta" Y dijo "no mejor lo dejo de éste lado". El perro y yo seguimos hacia una sombra. Y cuando el pescador se movió, Kavka fue ladrando y corriendo hacia él. Lo llamé y lo agarré un rato. Pensé que no me causan ninguna simpatía los que matan animales cuando no es por supervivencia y necesidad, y tuve un instinto de ataque hacia a él, aunque luego pensé que ese hombre, venía de lejos, me pareció de ciudad, venía solo, con esos pantalones de goma, estaría tal vez 4 o 5 horas en el río, en la naturaleza, en la soledad, y como mucho pillaría tres peces. La gente de a pie, no hace tanto daño a la vida, lo que lo hace es el capitalismo y la usura, el negocio, el mercado, los gobiernos y sus decisiones privadas para sumar banca, las multinacionales. Me gusta la gente que va a sola y mira el río, o el mar o los árboles.  Tal vez ese hombre estaba harto de su trabajo, de su vida, tenía sufrimiento, y vino a buscar respuestas en el río, y pescar sólo era un excusa, tal vez luego devolvía los peces al agua, porque no eso era importante, sino largarse de la urbe y del ruido y de la enfermedad de la civilización.Lo que no soporto son los cazadores, ahí sí soy radical, no soporto la cobardía de un arma, ante un animal libre, cuando la vida salvaje cada vez es más precaria, un zorro, un jabalí, un lobo muerto, un ciervo abatido, eso sí que me da deseos de ir a meterles la bala a ellos.
Luego estuve plantando semillas, hoy el viento provocó la sensación de una nieve de verano. Luego fui al río y me quedé un rato, como hablando con las hierbas y el agua.
Al regresar le eché 10 kg de pienso a los gatos, porque mañana me voy y tardaré en volver. Y estaba Tramontana en una cama de heno que yo les hice alguna vez.... había parido, tenía 4 gatitos recien nacidos mamando, dos eran naranjas. Parió ayer a la tarde o ésta noche. Me estremeció de alegría, aunque la gata se puso algo alerta ante mi presencia y no quise incomodarla. A las gatas no les gusta que nadie toque a sus cachorros ni meta allí el hocico. Y tenía miedo de que me sintiera un peligro y que los cambiara de sitio, así que mantuve la distancia y enseguida me fui, cerré fuerte la puerta para que nadie entrara, ellos tienen una salida, por el agujero de las gallinas de antes. Mañana la compraré otro tipo de comida sólo para ella, más nutritiva, porque la necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario