HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hace varios días que no trabajo con lo de Maraiz, ni he continuado el proyecto de ese vídeo-cementerio-de la memoria de la naturaleza muerta de la gente al borde de la ventana.
He estado agarrada por un fuego.
Y sea lo que sea, siempre ha de permanecer la música, la risa,  el mandarlo todo al pairo y carcajearse mariposa y rata, a la flor de luna. Defender a puños y alaridos, la alegría. En cualquier circunstancia. Aunque esa alegría nunca ha de ser cómplice del capitalismo. La gente busca la paz y la felicidad y evitar en todo lo posible el dolor, y eso es un instinto que todos tenemos y también todo animal y planta.... Pero hay ciertas personas que lo hacen de un modo que acaba siendo parte del entramado fascista de la desigualdad social y de la dictadura económica, y su felicidad y su paz, acaba legitimizando el dolor de los oprimidxs. A través de un egoismo, de un individualismo narcisista y avaro, de la indiferencia y de la evasión, de la ausencia de empatía plural, de la cobardía convertida en una forma de vivir,  y propagando desde ella, todo un lenguaje y escuela que da pie a la moral del país que provoca el continuo esperpento político y la ausencia de la dignidad. 

Nos han enseñado la asertividad para tragar mierda y aguantar encima a los multimillonarios. Nos han dicho que podremos llegar a ser como ellos y tenerlo todo. Y en lugar de haber destruido desde la raíz el gérmen de esa avaricia, y usar la escasez como un motor de la reproducción y el respeto a la vida, a la naturaleza y a la igualdad de todxs. Hemos dejado que esa gente se mantenga arriba. Oscuramente la sociedad ha entrado en la guerra y en la competencia y en la gula, de los bienes materiales y privados. Y esa terrible avaricia de los representantes políticos y su modo de gestionar el pais, junto a los bancos y empresas y las relaciones mundiales basadas en la dictadura económica donde la vida de la gente ya no vale nada, porque somos mercancía para ellos, se ha hecho un reflejo en la gente de a pie de calle. Se ha asimilado esa realidad que por otro lado la bombardean con la confusión y la incoherencia y la manipulación mediática y cientos de frentes informativos sesgados, donde ya no existe, la filosofía,  ni la honestidad en los debates políticos, donde todos son unos vende-banderas, verduleros y farsantes que no hablan a la inteligencia, no hablan usando los significados ni las palabras, ni la razón, ni la verdad, hablan para idiotas, para compra-banderas y compra-repollos. Y de las escuelas y universidades, no salen libre-pensadores, no sale gente de conocimiento ni criterio propio, salen robotizados asimiladores e ilustrados de la prisión. Sale carne de matadero para seguir propagando el esperpento desde la solvencia de la burguesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario