HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He comido una taza de puré, con un cacho de pan de ayer. Y ahora estoy esperando algo para volver a trabajar en Maraiz. No sé bien qué, es una inquietud, algo que quiero arreglar antes, aunque tal vez no haya que hacerlo y simplemente tenga que dejarla disiparse y transformarse en el acto creativo. Creo que esa manía de prestar tanta atención a la grieta, me ha hecho a veces obsesiva con la palabra que no existe. Y ha ensanchando el monólogo interior de la ceniza hasta el tormento. Y la manera de cruzar las arenas movedizas del fuego, es robarlas de la idea del fuego, al amor de la lluvia o otro sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario