HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado un ratico en el corral con el perro.. y los gatos estaban dormidos entre la hierba, es tan larga que casi no se les veía. Al jugar con Kavka recuperé la alegría y la esperanza. En sus ojos, en su hocico, en en nada de él, había ni un resquicio del capitalismo ni de ningún mal, todo en los perros, es el camino de la utopía, todo en los árboles y en la hierba, en los gatos y en los ratones. Jugando el perro me tiró al asfalto. El asfalto del patio, es casi ya un prado, la hierba y las plantas lo han roto,  y yo nunca cortaré ninguna de esas plantas, ni las ortigas. Cuando riego también las riego a ellas. Y desde el asfalto, vi unos agujeros profundos que nunca antes había reparado en ellos. Y eso me hizo reír, porque fue la lluvia, fueron las gotas del tejado, eso me provocó esperanza en la vida y en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario