HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He hablado con mi viejo, y saqué el tema de la vecina y los gatos, y le hablé de lo que dijo Rulfo "gente aparentemente amable escondían asesinos dentro". Le hablé de los mecanismos nazis, del ensayo de la ceguera de Saramago, de la oscuridad oculta entre perfume, de la extrema derecha que resurge, le dije que en el fondo tengo mucho miedo a los humanos y que eso no lo sabía antes, mi angustia y misantropía y rechazo social oculta pavor al mal terrible de los buenos ciudadanos que hizo daño al lobo de Gubia.
Él me dijo no les des tanta importancia, si hay una mosca cojonera al lado pues la dejas estar, si acaso es una avispa pues la echas con un trapo. Yo le dije, que ahora mismo la mínima cosa, me lleva a lo existencialista y filosófico, nada lo puedo dejar estar sino es con un caracter político universal. Y me habló de otro tipo de cosas que me puso algo furiosa, por ese mira a otro lado y darme consejos. Le dije "no me juzgues ni me desanimes, tú deberías haberme alentado a haberles amenazado con quemarles la casa si le ocurre algo a un gato, no a dejarlo estar" Y él dijo "eso, y luego todo el resto del pueblo y a quemar el cementerio por si acaso a algún muerto le da por resucitar"
En un rato mientras me hablaba y me cabreó estaba poniendo la comida y al echar sal a la pota, con la mala ostia creo que le eché dos veces más de la cuenta. Le dije "nos han enseñado a callar, a bajar la voz, a no meterse en líos, pero hay una cosa que se llama DIGNIDAD y muchas veces cuando se sacan los colores de la mierda que la gente oculta en el cajón, la próxima vez hacen menos daño a otros y empiezan a darse cuenta que huele muy mal en su corazón y la transforman o al menos les da pudor enseñarla aunque les siga envenenando el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario