HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He hecho spaguettis con crema de calabacín, cebolla, orégano y queso. Pensaba que iban a saber mal, pero no sabían a nada. Un ligero casi desaparecido sabor a hierba y canto de topo. Luego comí fresas. Ahora el café, el cigarrillo, desperezar el color de los árboles en un soplo que devuelva lo inabarcable al horizonte.
El sonido de los pájaros, como un constante rubor irregular, inescribible. El silencio entre las notas, como la solidez de la música, como la fiereza de la vida salvaje, de los motivos, de lo que cambia en su insaciable viaje nómada a pesar de la nostalgia de la materia.

1 comentario:

  1. Gracias querida por tus palabras Volvi me siento bien aqui con vos

    ResponderEliminar