HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido a comprar verduras, cervezas y tabaco. Luego con el perro de aquí a allá, me metí a la vera del río , pero me empapé los playeros y seguí por el pueblo que es como pasear por un sitio lejano y extranjero, con fantasmas borrachos y la entropía del olvido... . Escuché una canción de Nacho Vegas que me hizo reír, ésta, "en lugar del amor"  Me llegó como una constante carcajada que me subió la moral... como hachís y milonga abriendo las tapas de las tumbas en un insaciable carnaval, donde lo que más hacía reír era el llanto y el fracaso..  Luego quise ponerla otra vez pero no sé qué coño del mp3 que no la encontré. Recordé un poema de Miguel Hernández "el rayo que no cesa" aunque en mi memoria recordaba sólo el final, por asociación a la letra de Vegas que también se volvió vino tinto en los escenarios, junto a otros recuerdos de mi vida que ya sólo podían reir porque no tenían cuerpo ni para pudrirse... pero ahora leyéndolo entero ya no me hace tanta gracia.

Yo sé que ver y oír a un triste enfada
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía,
a una región esquiva y desolada.

Lo que he sufrido y nada todo es nada
para lo que me queda todavía
que sufrir, el rigor de esta agonía
de andar de este cuchillo a aquella espada.

Me callaré, me apartaré si puedo
con mi constante pena, instante, plena,
a donde ni has de oírme ni he de verte.

Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
pero me voy, desierto y sin arena:
adiós, amor, adiós, hasta la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario