HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He leido sobre la castración de los perros, beneficios para su salud, evitar tumores, controlar la sobrepoblación, la mercancía y negocio con los perros, el abandono y los miles de perros que ahora necesitan un hogar. Evitar que se escape persiguiendo sus instintos y que lo atropelle un coche.

Y he llamado a una clínica para pedir cita y me la dieron para el martes. La veterinaria me habló de nuevo de todos esos beneficios y me quedé muy convencida de estar haciendo lo correcto.
Pero dos minutos después de colgar, me empecé a marear, a sentir fiebre, neurosis, espanto.  Al mirar a los ojos de Kavka me sentí sucia.

Supe que todo eso, era mi miedo, sólo mi miedo a que lo atropellara un coche, a perderlo. Y que esa fiebre y náusea era la conciencia.  Y supe que la honestidad era castrar al capitalismo, a la derecha humana, castrar a la civilización, tirar sus ciudades, sus autopistas, sus coches y carros de combate  y comisarías y catedrales y mataderos y gobiernos....  y que los perros y los peces y los panes y los buitres y los lobos y los mosquitos y las cucarachas y los tiburones y los jabalíes y los osos, se reproduzcan a millones. Pero no ésta sociedad. 

Y llamé y cancelé la cita. Y donde dije digo, digo ¡a la mierda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario