HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He salido al patio.. había un olor intenso a naturaleza, la lluvia que cayó por la noche removió el perfume de la vida. Es dulce abrir los ojos hacia la montaña y oir el silencio, entre el canto de los pájaros. 
No he encontrado el cuaderno paralelo al relato. Tal vez lo tenga en la ciudad. Lo necesito, porque allí hay un fragmento que pertenece a la obra. En aquél cuaderno, escribía sobre los personajes, quiénes eran, cómo había sido su infancia y blabla aunque luego la obra no lo contara... y el desarrollo de la historia, mi relación con ella... hacía mapas, preguntas de posible contradicción, bifurcaciones en el final de la historia o caminos viables..algunos que luego no tomaba. Y aunque al principio, lo usaba como un cuaderno para descansar de la historia, y escribir mis inquietudes y sensaciones y poemas, acabó hablando sólo de la obra. La escribí con mucha obsesión y no podía dejar de pensar en ella. En ese cuaderno, desarrollaba el transfondo de los personajes usando también la lírica. Y allí hay una carta importante. La historia está contada en primera persona y sólo Maraiz, excepto esa carta. El personaje principal miente en la medida en la que lo necesita para sobrevivir y sólo él conoce el engaño que pasará desapercibido para todos.Y sólo esa carta, lo desvela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario