HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He tendido la ropa. He quitado las latas y colillas de la mesa, las he metido en una bolsa y he atado la bolsa del tendal, porque todavía le entran, otras tres noches buscando a la nada.
Luego me eché un rato en mi cama deshecha, en el techo, las manchas de viejas goteras, ocultaban rostros tenebrosos, y lo que me pareció un búho volando. Vi su dimensión, su pico y sus ojos, parecía incluso respirar y aletear. Pensé que si tratara de dibujar al mismo búho con mis pinceles, tendría que tirar una pared encima.. para que medio se pareciese a un búho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario