HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He tenido sueños muy extraños... uno en la madrugada, donde salían de mi cuerpo, unas criaturas azules, con formas de amebas pero eran grandes... yo estaba en una especie de universidad y había un médico que me hizo un tratamiento para quitármelas. Luego yo estaba por otra habitación, con ese ambiente de casa del Conde Drácula, y había mucha gente y yo discutía con un viejo profesor de filosofía y le dije algo que le atrajo e hicimos como dos pasos de tango. Cuando me di cuenta que habían vuelto a crecer esas extrañas cosas en mi piel, fui en busca de ese médico a protestar contra su incompetencia y él me dijo que se iban a ir cayendo ellas solas.. y quitó una de piel como ejemplo. Yo le dije que me dijera al menos lo qué es. Y me dijo una palabra rara que ahora no recuerdo pero algo asi como "fulius"
Y en algún momento del sueño apareció una psiquiatra que tuve alguna vez, y en el sueño era divertida y quinqui, creo que fumaba hachís y era más loca que todos los que estábamos allí. 
Luego salí de ese lugar junto al médico... y ese profesor venía detrás y quería acostarse conmigo, yo lo miraba con desprecio y algo de temor, tenía una nariz afilada y algo muy perverso y feo y nauseabundo. Y en algún momento cuando el médico se fue y él se acercó a mí, apareció una mujer payaso, con la cara pintada de blanco que se reía a carcacajadas y le clavó un cuchillo dos veces en el estómago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario