HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy he comido el puré que quedaba, llenaba sólo la mitad del tazón de barro que uso para comer. Luego cocinaré otro que e dé para varios días... comí también pan, me gusta comer pan solo. Me sabe rica la comida, sin prisa, sin sonidos, sin palabras, como un rito, como una celebración a pico de pájaro y la fortuna de tener pan, el que todos debían tener y nunca poner delante el dinero ni el beneficio personal ni la especulación, nunca excluir por falta de monedas, nunca negociar con la comida, como decían las abuelas "no se juega con la comida"
Kavka también comió lo suyo. Y luego se sentó a mi lado para que le diera pan y puré, yo no sé resistirme a las afirmaciones de su mirada. No lo dejo acercarse si está caliente porque se quema la lengua, pero aunque sea mala costumbre, le dejo rebañar la taza y la cazuela. 
Antes de llegar a casa... estuvimos al otro lado del río, quise evitar a las personas, abrí la puerta más solitaria que otras veces.  En ese lugar hay unas mesas y bancos, de cemento y pizarra. Hay una explanada entre el río y los chopos de su vera y el monte y sus pinos. Pero allá sólo plantaron 5 o 6 chopos. Y ninguno da sombra sobre el merendero. Eso me hizo pensar, en miles de idioteces que perpetran los ayuntamientos contra la inteligencia y las personas. Porque ellos no piensan ni en el bien de las personas, ni en el de la vida, si pensaran no les permitirían hacer gobierno.  Aquella explanada, podría ser un lugar muy hermoso para plantar muchos árboles de distinta raza, y el frescor y la humedad, traería vida, una tierra más nutriente y reproductora y un bien para todo lo vivo.  Acá los montes están pelados, los agricultores y otras historias destruyeron muchos bosques. Y trajeron pinos, en lugar de árboles autóctonos. Y tal vez esos pinares, no sean ya del pueblo ni del monte ni de ellos mismos y estén alquilados a empresas madereras que un día los matarán para sacar sucio dinero. El capitalismo ha jodido la cabeza de la gente. Los putos romanos, tenían una ley que si se cortaban tantos árboles, había que repoblarlos sumando en algo el número. Ahora somos mucho más tontos y deprorables. Hay leyes para no sacar una foto a un policía cometiendo una ilegalidad y un atentado a los derechos humanos, pero no hay leyes que eviten la tortura en las comisarías y prisiones, hay leyes para que la libertad de expresión filtre por los censores del evolucionado fascismo demócrata y capitalista y se castre. Hay leyes  de inmigración y de levantar muro y alambre, de ilegalizar a seres humanos., de orgullo patrio, de no quemar la bandera, de alabar al rey puesto ahí por las heces del franquismo, de no decir la verdad, en términos limpios y claros y pasionales, que le llegue a todo hijo de vecino, porque sino la llaman apología al terrorismo, y hay que hacer un proceso de autocensura, imitando el perfume y demagogia de los políticos y los medios de comunicación. Hay leyes para encerrar a los perros sin dueño, para que no entren en un parque, ni una playa, para que no caguen en la acera porque su hedor molesta más que la contaminación de los tubos de escape, y las antenas y las fábricas y el agujero de la capa de ozono y el crímen sobre la selva del amazonas, y la muerte de la vida de la mar, y la especulación con las semillas, y los muertos de hambre y de bala del otro lado....., leyes para que nadie robe al Corte Inglés, ni al banco, para que no echemos a patadas y pedradas a los que dicen representarnos y son traidores al pueblo, pero no podemos protegernos del robo a mano armada de las instituticiones sobre lo público, sobre lo nuestro. Hay leyes que obligan a defender las leyes y los tribunales de su justicia, aunque valga menos que el orín de los perros, aunque sea la defensa de la burguesía y de su privilegio, aunque sea la anti-justicia. Y todavía hay algunos que apologan el sistema...y que cambiaremos las cosas, entrando en su burdel, usando las mismas armas de su falsa paz. Porque ellos son parte del burdel, y quieren su micrófono y su puesto en el senado, desalentando la revuelta social, dejándola en sus manos para que se pongan erectos y se les suba la moral y la cartera y nunca ocurra, porque si ocurriera también perderían su trabajo y su entrada gloriosa a la historia del esperpento del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario