HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy he sentido un pavor abstracto, un recuerdo rizomático muy primitivo.  Que me llevó a muchos lugares como un mapa de absenta y queroseno y colibrí. 
Algo de mi náusea, algo de mi mareo, de ese despegarme de la tierra y quedarme como hoja de aire, como barco sin mar. Algo en mi mecanismo de amanita y de mandíbula de lobo, que me vino desde que era  niña.  Algo que de esa forma tan extraña siempre me obligó a buscar la verdad aunque fuera en el infierno y en la locura.
Algo que a veces no supe decodificar en el entorno social y político, porque ese algo con lo que nací, también me provocaba una especie de autismo.
Y durante un segundo lo vi todo de una forma tan nítida que aún no conozco ni una de sus palabras. Y luego dije en voz alta "abuelo qué le hicieron a tu niñez, abuelito" Durante un segundo lo vi de niño en mi corazón, y comprendí los delirios de su vejez, lo que me molestaba de su caracter, al saber que esa terrible violencia del franquismo y de la apestosa gente que lo defendió y que ganó y que se quedó décadas hablando desde la hipocresía y el mal y que aún sigue. 
Porque no sé aún lo que comprendí en esos segundos, pero era una lectura rizomática de la violencia, de la violencia en los distintos mecanismos de su expresión.. que la humanidad construye aunque sea bajo la apariciencia de la afabilidad y el civismo. La violencia del yo, del ego, del mío, del tuyo, la violencia de la fanta de principios, la confusión manipuladora de la moral nacida por y para los que ostentan el poder. La violencia del tragar mierda y ser un total lameculos con el que jefe que te humilla y luego ejercer esa violencia a alguien que está indefenso ante ti. La violencia del falso amigo, de cualquier camino si implica el dinero, la violencia del amor posesivo y romántico, la violencia de los enfermeros y psiquiatras en los manicomios, de la policía, del vecino,  del frío de la gente, de su miedo convertido en prisión y en condena, de la ausencia del amor. La violencia instituticional para que no haya verdadera cultura ni conciencia.  La violencia contra la naturaleza y los animales. La violencia cuando la vida humana es mercancía en manos del capitalismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario