HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy soñé que entraba por un cuarto que era como una carbonera, como un sótano sucio y viejo.. y que al principio era mi antigua casa, al abrir ese cuarto, había unas cajas azules de esas de fruta y azulejos rotos, y yo entré a otra habitación, y al volver, ya no estaban esas cajas, y pensé que eso era muy raro, cosa de fantasmas, así que abrí una puerta para largarme de allí, y esa puerta daba a la calle.. como a una ciudad gótica y antigua, y la carretera era de barro, era una inmensa puerta como las de antes, y por allí paseaba mi abuelo con otra anciana yo le dije "¿pero dónde vas alma cándida?" y él me dijo "donde me dé la gana" sonriendo. Luego reflexioné y pensé, bueno esta es la puerta de los muertos y volví a entrar en el sótano en busca de una mejor, pero no la debí encontrar y crucé la puerta otra vez.. Y ahí debió haber una ruptura en el sueño o algo que no recuerdo.
Luego yo iba paseando con el perro por la calle.. y había mucha gente que alguna vez conocí de paso, en mi pasado pero yo no hablaba con nadie, sólo iba pendiente del perro.
Y entré a mi vieja casa, y había 3 tipos, con música rock en inglés y bebiendo whisky, eran como quinquis.... Cuando entré, me dijeron ¿qué coño haces tú aquí?, les dije "no, qué coño hacéis vosotros aquí, esta es mi casa" Y me dijeron que se la habían alquilado los marroquis. Yo les dije, ellos no os la pueden alquilar porque son inquilinos y sólo de la parte de arriba, ésta parte de abajo nunca se ha alquilado, está llena de nuestras cosas. Y estuve hablando con ellos un rato, y me dijeron que los marroquis se habían marchado para siempre, les dije "si los marroquis se han marchado ni dios puede estar aquí" Pero no me hacían caso. Uno de ellos estaba quitando los libros de la estantería y yo le dije "no toques esos libros, están ahí para que no se pierdan" y él dijo "por eso los estoy quitando, para cuidarlo" Yo no sabía qué hacer, porque no me hacían caso, y tomé un trago con ellos, y le pregunté a uno a que se dedicaba, y me dijo "estoy jubilado" Y le dije "entonces ahora sí que estás arreglado y sólo a la buena vida" y me dijo "no te burles de mí, no me llega ni para tabaco, tengo esas pensiones más pequeñas que lo pequeño" Y le dije "yo también tengo una de esas, y es mejor que andar poniendo el culo" Y luego traté otra vez de echarlos y llamé a mi madre para ver si los marroquis le habían dicho algo, pero se colgó la llamada. Y en eso me di cuenta que el perro no estaba y al buscarlo salté en mi cama y lo vi dormido en mis pies. Y volví al sueño, y entonces llegué a otra casa y mi viejo me dio una pegatina que ponía "somos los vecinos del ghueno, comunidad interestatal" y dijo usa esto y se marcharán. Y dije ¿qué coño hago yo con ésta pegatina?" Y él me dijo "tú sólo úsala y en unos minutos se irán, al saber que son del ghueno nadie les dejará vivir ahí"

No hay comentarios:

Publicar un comentario