HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy ya no me sale Maraiz. Hoy es ese agujerito de carcoma en la puerta de tu habitación, asomando mis ojos derribados, al humo de hachís que se va desde tus párpados al pájaro que agoniza en el asfalto y lleva en su pico, nuestras canciones perdidas.


Ayer pensaba sobre aquella PI. Y me vino a la cabeza un refrán "quien mucho abarca poco aprieta" Eso me hizo carcajearme porque vi una película... y repetirlo en voz alta, robándole a Alberti su modo de recitar y un vaso que se rompía en las vías del tren. En mi cabeza vi una bailarina muy gorda con madreñas que eran montañas tristes y apretaba desesperadamente con un taladrador de esos inmensos, la tierra. Y su cuerpo en la parte de arriba era muy delgado y las estrellas la chupaban de anorexia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario