HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La mente es un juego de chapas, en la acera, al lado de esa cantina llena de gente sin futuro pero ebrios de fe. 
Es una broma de arlequines hambrientos.
De tordos llorándote la de volver.
De fotocopias duplicadas con ese aviso de embargo.
De cobrorrevertido en la deuda y en el pan.
De tómame al pie de la letra y córtame la pierna, siempre olvido una llave indispensable en el estómago de la rata y el colibrí.
De ay pena penita pena. Otra vez rompiste el espejo con la cara equivocada.
De tanto todo para el naufragio. Y quemar las naves en ese lugar donde van a morir las gaviotas su último verso.
De me tomas demasiado en cuenta cuando no te quedan monedas para invitar a ese trago.
De tú no eres el guionista y ésta obra no te dará demasiado. Pero afílate en la última fila, con un poco de suerte entrará llena la luna, subirás borracho la azotea, se meará de risa y escombro el techo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario