HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego ahora a casa.... de un paseo agradable por el campo, una sensación de renacimiento, de concordia con el horizonte, con el otro lado de lo que no veo. Se mezclan los cantos de los pájaros y los grillos. El jazz de esa humedad entre el sol y la fotosíntesis, la postal abandonada del sepia en el cajón y el deseo de correr descalza bajo los poemas olvidados al abrazo de los ciervos, al adiós encerrado de tu siempre la sal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario