HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llueve. Hoy se me hizo muy tarde, me desperté demasiado tarde. Aunque hace ya mucho que nadie ni nada me espera a ninguna hora.  Canta el cuco, me gusta mucho oirlo, porque tengo la sensación que se burla de mí, con carcajadas de estrellas, como si me recordara en su canto que todas mis preocupaciones son insensatas y absurdas. Cuando lo oigo acaba haciéndome sonreír. Su música, su insistencia armónica y repetitiva pero que a la vez tiene una línea de fuga y que no suena igual. Me hace recordar todo lo bello rompiendo en mi espalda lo inútil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario