HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Los cielos están muy cambiantes y pletóricos, hace sol, hay zonas azules, y otras de nubes negras, el viento ahora ha traido un arrastre de lluvia desde el este y las nubes corren rápidas, el norte está muy oscuro. y todo hierve algo muy hermoso. 
Anoche después de la tormenta, fui por ahí con el perro. Había olvidado cómo era éste pueblo por la noche y cuánto me gustaba callejear por él cuando todos habían bajado ya las persianas y no se veía ni un alma. Hay calles de luz casi desaparecida, en los pueblos hay algo más de sentido común que en las ciudades, y las farolas no son agresivas ni tan estúpidamente innecesarias y amigas de iberdrola. Me sentí a salvo. Y también tuve una sensación de que el perro corría menos peligro por la noche. Todo era más bello, oía el crujido de mis pasos y un eco en la respiración y en el olvido. Me sentía oculta en la noche y abrisada por lo que no se veía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario