HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Luego de la escritura, fui al río. Kavka hizo otra vez un agujero donde volví a plantar las semillas de la manzana. Aunque pensé que como es una manzana de compra, tal vez sea estéril, como estéril es todo lo que nace del capitalismo. Aún así insistí con la esperanza.  Ahora ya hay por ahí propiedad privada hasta en las semillas y tienen también su propia sgae y policía defendiendo la muerte.
Me sentí algo febril, cambié de la euforia y del amor y cierta paz. A la luna llena partiendo nubes con hachas en el fondo de mi silencio.  Creo que me puse paranoica de la belleza de las cromáticas del verde. Como querer exahalarlo y tragar en un respiro todo el cielo y las montañas. Y me puse cardiaca del silencio del vacío encendiendo mi cigarro con un mechero teñido de plata quemada al derretir de las amanitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario