HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despertó el sonido del teléfono, aunque unos segundos antes, apareció un bolígrafo bic azul, lleno de polvo y telarañas y hablaba de algo que había que hacer, y luego pensé en levantarme.. y en ese momento sonó el teléfono.

Antes de eso tuve sueños extraños. Aparecía un chico de mi pasado, que tiene una simbología violenta en la realidad, pero en el sueño, era distinto, vivía en la calle, era una ciudad extraña, con edificios muy deprimentes y viejos, y con un aspecto de hambre y ruina, y por allí íbamos a unos prados,, y yo le decía, que creo en dios, pero no creyendo en él, y hablo con él, no hablando, porque esa es la única manera. Y caminábamos por unos descampados.. y hablábamos de filosofía y cosas raras, y él había leido unos textos míos y decía "no sabía que tenías esa sensibilidad y que siempre habías estado aquí" Cosa que ahora me ayuda a interpretar el sueño y desvelar aquella violencia. Aunque ahora no quiero escribir el porqué.

Luego yo no sé cómo, corría, a veces cuando corro en el sueño, siento que lo hago muy despacio, y la atmósfera me ofrece un peso abisal y que lo que queda atrás se pega a mí y corre hacia mí, pero mientras corría grité "que alguien me ayude a correr más rápido," y apareció un chico también que conocí en el pasado y que iba en bicicleta y yo me agarré con las manos a la bici, y luego mis pies no tocaban el suelo, y atravesamos muchas ciudades y carreteras, y luego por alguna razón yo corría más rápido que la bici y la fuí adelantando en paralelo y arrastrándola hacia un accidente pero no ocurrió. Llegamos a un sitio... y lei un mensaje del chico, que decía algo así, ahora voy a dormir, estoy muy cansado, me alegró verte, mañana hablamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario