HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me duele la cabeza... acabo de comer un poco de puré y pan. Me duele algo abstracto, difuso, que no parece que sea mío y que sin embargo siempre me ha señalado con una metralleta desde mis entrañas.

Creo que en el fondo he nacido extremadamente frágil. Por eso me armé de callejón y a la vuelta de la esquina hay tinto, no te vayas a preocupar. 

Aunque luego me hice tolerante al esperpento. Eso me metió dentro un desencanto multiplicador a la flor del tango entre tus botas y ese charco de sangre bajando por mis lirios.

Y de sumar derrotas, llegué sólo a las cuentas de la mar. A ella fue cada cosa que tuve y que quise tener.

Del desamor, mi utopía.
Del desprecio de toda esa gente, canto de amapola, barco y adiós. 
Porque queríamos volar tan alto como las estrellas, vimos miles tumbas aullando dolor y rabia, y el olor a podrido se hizo insoportable. Porque queríamos la luna, distinguimos las prisiones y el nombre de los cadáveres que quisieron desaparecer sin que nunca conociéramos su historia. Porque nacimos de los olvidados, de los que perdieron la guerra.  Porque preferimos la locura a una cuenta corriente que nos corrompiera el alma. Porque preferimos mendigar y andar al cachivache y a la tropelia, que darle nada al patrón, ni ganar nada en los burdeles del capitalismo ni tener futuro junto a él.  Porque nos señalaron por desechos sociales, vagos y maleantes, aquellos que perpetraban el parasitismo de los políticos corruptos, verdugos y de los reyes,  y su andar de cuclillas y arrastras poniendo el culo, como si fuera un ejemplo de lucha y dignidad, y su hipoteca y propiedad privada, sin haber comprendido jamás la historia de los que un día se levantaron e hicieron posible la poca libertad que hay ahora y de la que tanto alardean ellos sin distinguir a lxs presxs y condenadxs y a hambrientos y asesinadxs que se cobra su sistema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario