HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se ha de romper ese nudo.
Y a veces la mejor manera, es abandonar la cuerda atada a su viga y a su ahorcado. Dejarlo todo para el petricor. Que escriba el agua embarrada la letra que se sangró al tango de los que llegamos a atraco a mano armada, pobres y sin futuro, fumando y volando estrellas.
Ya no quiero cuidar la madreselva ni el abedul del patio. Ni asomarme a la rendija de la puerta de la habitación de los abuelos muertos y ver sus cosas todavía oliendo a azahares.
Sólo quiero irme para siempre de todo lo que he conocido en estos 30 años.
Empezar sin sombra, sin pasado, sólo al comienzo y fin de la mar.
Hay veces que la única forma de salvar la luna, es quemarlo todo, hacia su guitarra de vapor flotando en fuegos fatuos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario