HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se ve un cacho de luna en medio del cielo azul. He estado regando la madreselva, la hiedra, el chopo y el abedul, porque ellos necesitan más agua. Hay pájaros con la cola llena de plumas naranjas y todo el resto negro, no sé cómo se llaman esos pájaros, son muy rápidos, sólo los veo parados a veces en una rama, o en el cable de la luz, 3 segundos y al parpadear ya se han ido.
Hay unos moscardones negros, tan grandes como mi dedo gordo del pie, vienen a libar las flores, y sus zumbidos se oyen como el recuerdo de que nunca se perderá la lluvia.
Ella me dijo que he ir mañana, yo le dije "no volveré más que para coger dos mochilas e irme para siempre" Ella dijo "te estamos esperando, tienes que venir" le dije "no me jodas que hoy que empecé a sentir medio feliz, si voy allí, ya me hago suicida irrenunciable"
Yo sólo quiero ir de la montaña a la mar. De las procesionarias de los pinos, a los bailes desnudos bajo las estrellas alrededor del fuego. De mi buzón lleno de paja, al lapicero de los dientes de león. De sueño en rama de Ketama, de sal entre rocas. Del valle del silencio al canto del ciervo y el jabalí. Del menir de Obélix a la cantina de los olvidados. De oca en oca y el ganso no acabó en la cena. De no es el último trago, ni el tren llegaba hasta aquí. Del ronroneo del río... al vientre de la madre mar.

1 comentario: