HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo de unos trozos de madera y de hierbas que caían y crecían en el suelo.
Y en medio de la noche, soñaba algo muy hermoso con el enfoque en el suelo, y veía flores y montañas desde la perspectiva de la hormiga, y seleccionaba esas imágenes y formaban parte de un poema que cantaba a los perros y a algo lleno de vida. Se succionaban esas escenas y se filtraban en otro espacio, formando un nuevo paisaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario