HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo muchas ganas de la mar. Ella tiene algo que sólo se provoca en ella. Ni la nostalgia enamorada lo recuerda. Ni la poesía sabe evocarla. Ella interviene en su posesión, y cuando me voy de ella, aunque juro no olvidar, lo olvido.  Estoy emocionada también porque será la primera vez que Kavka la conozca. Y de nadar con él. Y amar la mar en los ojos de los perros. Siempre que he ido a la mar, he encontrado motivos para vivir y respuestas y movientos que se hicieron la médula de mi camino, aunque no tuviera ni suelo ni futuro.... Si alguna vez comprendí algo fue dentro del mar.  Me embriaga su olor, los bichos de su orilla, las algas, me quiero más a mí y a la vida y a la gente y a las canciones, cuando estoy en la mar. Me quito los fantasmas, me sano las heridas, recupero el fuego de las ganas de seguir, y no es inalcanzable la idea de volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario