HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo que ponerme a la tarde con el relato. Con la palabra, libre sobre la niebla, cuando el crepúsculo acuclilla su amor.
Éste viaje introspectivo, hacia los precipicios de la locura, que alguna vez fueron mis llanos, mi colchón de mariposas malditas. Es algo que le debo al verso. Es un trabajo solitario. Un conocimiento de la noche estrellada. Ningún psiquiatra de los que alguna vez tuve la desgracia de conocer, pudieron ayudarme nunca en éste camino de desvelar los motivos de la locura, porque ellos los desconocen completamente y no los quieren conocer que es lo peor, su trabajo no se basa en eso, no es un trabajo intelectual, no es científico, no es humano, no tiene ninguna dignidad.  Es un trabajo de apariencia, toman la cáscara, el exterior, el síntoma, y medican para que desaparezca, no van al lugar interior, político, existencial y emotivo donde nace.. ese lugar que seguirá siempre en el "paciente" buscando la libertad.. aunque sea en los infiernos..
Su trabajo, es un estorbo, es un muro, es una jaula que genera estigma y enfermedad. Y que solamente está amparado por el flujo económico y capitalista de las farmacéuticas y la sociedad de los castrados, de los censores, de los superficiales, de los mediocres, de los reprimidos e ignorantes con toga, y ciegos con poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario