HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo que seguir con Maraiz. Cuando me da el arrebato febril, tardo un rato en regresar.  Siento a una bestia hervirme los ojos, abrirme los poros de la piel, como si la dinamita me cantara tangos desde las nubes.  Siento una manada de lobos rompiendo la gruta en mi alma. Y tengo la sensación de haber chupado lsd, de tener embriagada la luna y la muerte muy dentro mío. Y aunque lo que despierta esa metamorfosis y eclosión da lugar a los poemas, hay ciertos barcos suyos que destruyen todas las palabras antes de que mi boca grite. Antes usaba un término para explicar ésta sensación, no sé si era, emporada, pielhierbada, del poro de la piel abierto al hueso del sol. No lo recuerdo bien, sé que una vez un tipo me preguntó porqué esa palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario