HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya es casi de noche, y cantan esos pájaros que a éstas horas se oyen mucho más que bajo el sol. Son como esa persiana que se baja, pero en la naturaleza siempre lo hace abriendo y no cerrando. 
Mi corazón a veces puedo imitarla, al tratarse de tu pared y de tu llave. Allá donde aullar el desgarro, es nadar bajo la luna. Donde confluye el espanto y la esperanza, en un violín sin prejuicio. Sin moral-soldadura ni castración ni hegemonía ni yo tengo la razón ni qué puta no se vende, si por perdida aprendí a cantar.

No junto monedas.
Nunca olvido el grito de las presas y de los hambrientos, aunque yo tenga pan y pueda ir y venir. Aunque escriba sobre los pájaros.  Aunque me dedique, por fracaso, a la alegría de la sal y del bosque. Aunque me aisle y me vaya. Ellxs son la espina. La insolubre espina que mueve los pasos que doy en la tierra. Aunque casi nunca pare por aquí Aunque no me baje de la rama de mi sapo del desvelo.  La libertad de lxs oprimidxs y la lucha contra los verdugos y sus instituciones multimullinarias, es a lo único a lo que puede ir el corazón, si tenemos conciencia, si vale de algo la humanidad y el pensaiento...., sólo puede ser hacia la justicia y libertad social, a la igualdad, a que nadie se muera por el pan que en el primer mundo se tira a la basura. Y que no tenga casa, cuando hay miles de edificios vacios y embargados por los bancos, en su propiedad, o baja la espuculación urbanística.. Que no se haga negocio con las necesidades básicas, que no se saque beneficio de los muertos, que no asedien la voluntad de los pueblos los mercenarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario