HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya no me importa mi voz.
Lo que alguna vez amé en sus palabras, no era mío, me lo dio la mar, el fuego, un sueño de machetes del capitán garfio en la cabeza del rey, en los que pesan el suelo y los huesos, por las calles grises, del otro lado sin luna, sin los caballos de Alberti. 
Nada de lo que valga la pena y la carcajada, es nuestro.
El rollo de la propiedad y del ego, se ha extendido como un virus en el capitalismo. El capitalismo que hace a los niños soñar con héroes de cartón y pistola, como esa películas norteamericanas. Con presidentes y policías y soldados que están ahí para salvar a la humanidad del fin del mundo arriesgando su vida con un filantropismo que escalofría hasta la locura, para salvarnos de los malvados terroristas que tienen un caballo que no corre y una última bala que sale por la culata siempre y no tienen madre, ni sentimientos, ni más motivo que el mal, no tienen historia, nunca fueron niños, nunca amaron, ni sufrieron en esos paises del hambre del que llegaron... y nunca puedes empatizar con su humanidad, porque son perversos y quieren echar una guerra química sobre tus colegios del primer mundo y que tus hijos mueran lentamente. 
El capitalismo ha hecho que despreciemos a los verdaderos héroes que son anónimxs y clandestinxs. Que son los olvidadxs. Los que su historia haría poner en peligro la paz fascista de los paises del primer mundo. Los que no salen en los medios de comunicación nada más que cuando han provocado un incendio y entonces los medios de comunicación lo dicen cortando la historia verdadera, para poder hablar de la necesidad del cortafuegos y de la policía y de nuevas armas y leyes que eviten esas desgracias y protegan a los buenos ciudadanos en su paraiso artificial de luces de neón y burguesía. Porque nos venden el amor, el vive en paz, ve a lo tuyo y consigue la gloria si puedes, no te metas en líos el mundo es así, no lo podrás cambiar, haz una familia, educa a tus hijos en el bien, en la unidad, en los trabajos dignos y si pueden un viaje en crucero en las vacaciones, un piso en el centro, colegios privados, seguros. Nos educan al no robar, al no quemar ayuntamientos, ni cajeros automáticos, al ganárselo todo con el sudor de la frente, a la honestidad, a la heterosexualidad y matrimonio de la monogamia y la decencia. Nos educan contra el sufrimiento, contra no perder los bienes materiales y los lujos y defenderlo a dientes, contra no eclosionar expresión de la angustia y el horror. Con tómate el prozac y no te preguntes demasiado. No te indignes, no vayas contracorriente, que no te dé un arrebato porque acabarás preso o muerto. 
Nos venden derechos de autor, registros de lo privado. Competencia. Suma las monedas y te diré hasta dónde. La oportunidad del sueño americano. Libre mercado, cementerio público. Lo tuyo es tuyo, sube, ínflate de ego, mastúrbate de gracia. Pasa a la historia de nuestro esperpento, porque tú lo vales, porque tienes un pelo pantene, porque no eres tonto. 

Pero lo que de verdad hace historia, es la gente a pie y puño de calle. Lxs que no son sólo individuos, lxs que son viento, arma de la tierra y de la mar. Los que un día echaron a los zares, los campesinos y campesinas que consiguieron no tener que darle la mitad al obispo. Los que derribaron a los absolutismos. Aunque la burguesía siempre quisiera firmar la ganancia y ocupar el trono y volver a cometer el fascismo del poder. Siempre la resistencia será más poderosa y dará un paso más fuerte contra ellos. Como los cubanos que echaron a los verdugos y ladrones de la isla. Los que están ahora peleando por la revolución bolivariana y que tanto temen los criminales del poder económico. Los que echan un pulso a los bancos y a la corrupción de las instituciones, acá en el barrio, en un piso pobre, bajo el espionaje de la policía y sabiendo que pueden entrar a patada en la puerta.. Lxs Turcos, los Kurdos, lxs zapatistas. Y miles y miles que no tienen nombre, ni firman lo que hacen, ni piden ni esperan por ello reconcimiento pero son el único futuro de la humanidad y de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario