Ardidos

13 de mayo de 2021

 He estado por ahí con Kavka y mi vieja. Ella y yo siempre discutimos. No me gusta que me hablen con imperativos y que sobre mis decisiones quiera imponer su voluntad... lo siento un constante boicot que me hace sentir agredida y por eso reacciono con la misma violencia que recibo.  Con ella siento que necesito defenderme para no ser invadida y oprimida y asfixiada. Y como esas patologías plutonianas.. han sido intoxicadas en la cultura en su día por el franquismo y la iglesia y luego por el capitalismo, a veces lo mejor es tratar con animales. Aunque la gente esté acostumbrada a relaciones tóxicas y asimile los imperativos  y el invadir la libertad individual y relaciones de poder como lo normal.. todo lo que no sea anarquía es enfermedad y violencia. Y acabo necesitando aislarme y que se vaya pronto. 

Yo antes de salir, todavía tenía la mala ostia de que por su culpa íbamos a perder dinero y no se me iba así como así.. y le dije "vamos a hacer un acto de amor de fauno" y cogí sus manos y dije un pequeño canto para que ambas estuviéramos tranquilas con nuestro corazón y para que mi rabia se fuera y para saber que podríamos arreglarlo y que todo iría bien y que no había pasado nada importante que mereciera un mal trago.

Y salimos por ahí contentas con Kavka hablando al pío pío. Y fue cuando vi un montón de tierra levantada por el tractor que podó los arbustos para el ganado...cuando le dije que hay que venir con esa bolsa inmensa y llenarla de tierra y meterla en el coche para llenar la vieja bañera y ayudar al nuevo suelo. Cuando ella empezó, NO, esa bolsa no se usa que se mancha y estropea y esa tierra no se coge, la tierra buena es la de los topos hay que coger la de los topos. Y a mí ya me hirvió la sangre y discutimos. Y le dije que sólo un imbécil que además no tiene carretillo y que necesita más de 70 kg de tierra iría por los prados con un cubo de fregar y una azada en busca de agujeros de topo. Y le expliqué que la bolsa no se rompe y que luego se lava. Y que eso con una pala la meto en un momento en el maletero y que con dos viajes ya está. Y le hablé sobre su comportamiento dominante y molesto que enviaba energía negativa y que me sacaba de quicio. 

Yo estoy acostumbrada a vivir a mi manera, y llevo muy mal que se me venga a imponer la vida y las maneras de los demás.

 Cuando estaba saliendo llegó el fontanero y estaba mucho más cercano y divertido con dos copas. Aunque ahora tengo mucho curro porque tengo que picar la virgen santa, me prestó material. Nos reímos y me dio la razón con la obra...y hablamos de política y de esas épocas pasadas en las que yo no había nacido pero que tanto amo.  Y le hablé de un modo simbiótico para la factura. Pero dos minutos antes de que marchara apareció mi vieja y me tocó los huevos, porque el fontanero dijo que el presupuesto que había hecho entra todo menos el plato de ducha y el grifo. Y ella le invitó por su estupidez y su hablar sin oír y querer ser la comandante sin tener ni una gota de astucia ni entender absolutamente nada de obras, a que nos cobrara más y que hiciera un presupuesto con más dinero. Y eso me quitó de golpe la alegría que tenía y me heleó el día. Siempre me dolió la estupidez de mi familia materna que perjudicaba sus propios intereses y sólo traía ruina... y aunque yo la miré agresivamente para que se callara, ella no lo hizo. Y eso me quitó la alegría de que ella viniera. Y me eché un vino para quitarme la angustia.

 Hoy sólo salí un rato con Kavka bajo la lluvia... fue un día muy ajetreado... fue muy hermoso ese rato con Kav descansado de picar... y logrando esa intimidad de la soledad que había perdido.  Ahora voy a aprovechar que ha escampado... aunque no podré subir muy lejos, porque igual aparece el fontanero.

He estado recogiendo y limpiando y desinfectando el baño de abajo que tenía aún mucho polvo y también la zona del lavadero que había la ostia de trastes. Y aprovechando que ya hay agua caliente me duché y me prestó sentirme limpia y tener otra vez el pelo suave y suelto. Mi vieja va a venir unos días... me va a traer víveres y tabaco. Ahora suenan solos de guitarra y todo es calmo. Antes estaba extenuada. Me estresó algo la sociabilidad. Aunque al principio estaba contenta y me divertí con el fontanero que es todo un personaje... nacido para mandar y embestir y hubo conversaciones más cercanas y risas. Me alegró ser capaz a desnudar completamente la tubería, porque al principio me parecía un trabajo imposible.. él me dejó un cortafríos y un martillo mejores que los que yo tenía y fui pillándole el truco de la zona en la que había que picar para arrancar ese denso cemento. La bañera aunque traté de moverla y le metí una palanca y conseguí dejarla más a tiro.. no era capaz yo sola y eso me había entristecido, me entristece mucho la sensación de darme por vencida... cuando él llegó, lo sacamos en 20 segundos, dijo, cagüen mi puta madre cómo pesa esto y a mí eso me animó a ser más búfalo que él.  Antes de marchar le dije que no salía agua caliente de la cocina, y dijo de muy mala ostia "¿y me lo dices ahora? Me cagüen la puta ostia. Eso no me lo habías dicho y hay que decirlo" Le dije, te lo dije el primer día, te dije que no salía agua ni de arriba ni de la cocina, pero tú no escuchas y no dejas hablar. Y entonces ya se puso a ver de qué podía ser y desarmó el grifo a ver si era que estaba estropeado pero no.. Ponía en duda cuando le decía que ahí salía agua caliente antes. Yo le decía que tenía que tener polvo y alguna piedra la tubería que antes salía un pequeño chorro y fue disminuyendo poco a poco hasta la nada y que se jodió desde que vino un fontanero del seguro en un vieja avería. Él decía que igual había alguna llave cerrada y anduvo buscando llaves.... o que el cabrón del fontanero la anuló, cagüen dios y los que arreglan anulando tuberías y dejando ésta mierda. Pero eso no podría ser así porque antes salía un chorro mayor. Pero es muy difícil hablar con ese hombre. Le decía que si no se puede absorber con algo por ese tubo abierto del grifo o meter algún desatascador. Dijo, si por ahí metemos moco de pavo. Luego me enseñó los precios del catálago de los platos de ducha y me dio un chungo emocional.. me invitó a un cigarro y aunque no me gustan los que no son de liar se lo cogí. Le invité a una cerveza y dijo que lo estaba dejando. Hablamos de los beneficios del vino. Y ya se fue.

Sale un poco de agua.. de la tubería vieja que aún está bajo la pared. Es una gota. Pero yo creo que es síntoma de que está jodida por otro lado. Y me ha dicho ahora que igual viene por la tarde a verlo. Él dice eso será que quedó allí humedad.. tiene el defecto de saberlo y afirmarlo todo con rotundidad aunque no se ajuste a la verdad porque es muy cabezón. Yo creo que no porque va acumulando agua y se nota que hay una fuga. Y prefiero que la cambie, porque eso entra por el seguro. Él querrá acabar el curro cuánto antes y cobrar. Pero yo quiero que lo dejen bien.. porque si hay que picar todo el baño y pagar a un albañil es mejor ahora a que nos deje ahí un muerto.
 Estoy cansada. Estuve picando con un cortafríos y un martillo una tubería que estaba en vertical sobre la pared en la esquina. Y era un trabajo muy cansado y lento. Aquello estaba muy duro y además había que picar también a la altura del suelo y eso complicaba que el martillazo tuviera fuerza. Aunque me gustó ver cómo se iba abriendo y lo iba logrando. Después me estresó algo saber que el plato de ducha costaba casi 300 euros y que al final habrá que gastar más pasta de la que dará el seguro.  Y el agua caliente de la cocina aún no se ha arreglado y como haya que picar todo lo de abajo va a ser un lío que además tampoco entra con el seguro. Pero todo lo otro ya está arreglado. Ahora necesito que un albañil coloque el plato de ducha, el azulejo de la pared y el suelo y tape los boquetes de la pared.  Al menos me he ahorrado 140 euros del presupuesto que había dado el albañil por picar la bañera y sacar el escombro. He invertido dos horas repartidas en dos tandas. El fontanero trabajo aquí tres horas y nos cobró como 500 euros y a mayores ciertas cosas que no había presupuestado.. La ignorancia se paga muy cara. Se paga con gobiernos de la mafia ppsoe que saquean para su clase lo que es nuestro. Perder la autonomía significa ser zarandeado y oprimido. Y la sociedad capitalista nos ha hecho a todos muy débiles y nos ha educado para delegar en los mercados y hemos perdido muchos conocimientos y libertades.

El cuarto en la que había puesto el escritorio era desolador... y encontré un alargador y he traído el escritorio para aquí, la mesa que había en la galería sí que entraba por la puerta. Lo dejaré hasta que acabe la obra.. y pinte la galería y el baño. Ésta ventana da al sur.. pero el paisaje es más feo porque veo enfrente el cacho de una casa-almacén y aunque esté deshabitada desde que nací, no me gusta. Quizás en invierno también traiga para aquí el escritorio.. porque la galería es demasiado fría. Y quizás entonces ya tenga preparado el salón-cocina. Así podré gastar menos calefacción, al crear una casa aislada dentro de la casa.

 Ya he fregado varias veces la pintura del suelo y he cambiado el escritorio. He hecho espacio en la galería quitando el sofá... y la mesa de allí. Y he querido quitar la bañera al menos hasta la galería.. y está casi afuera, pero la putada es que ladeó y mientras la sujetaba para enderezarla no era capaz a empujarla. Así que buscaré algo para hacer palanca y deslizar. Me jode no ser capaz a sacarla yo sola y la sacaré aunque arranque la puerta. Quiero despejarla para picar mejor y para poder usar el váter de arriba.

Y justo ahora me ha llamado el fontanero que viene en un rato. Me ha dicho qué de quién es esa furgoneta que necesita que la quitaran para poner la suya y le dije que es del vecino pero que yo no me llevo bien con ellos, que le harán más caso si se lo dice él que yo.

Llueve. Hoy abrí los ojos a las 5:30 así que en breve me pondré a trabajar. Hay un hombre con un paraguas y una cesta recogiendo setas. Ahora tengo un cuaderno en el que anoto mapas de los entornos que vivo o quiero vivir. Hay un apartado de cultivo y otro de albañilerías y arquitecturas del hogar. Eso me ayuda a conceptualizar. Y salvarme un poco de mi entropía visceral. Y aprender la terminología precisa de las herramientas y materiales y precios. Quiero transformar completamente la casa y mi vida. Pero esto no es como la escritura que nace del ahora y del arder del pesa-nervios. Requiere tiempo y unión con el espacio y la materia y seguir procesos que no son del ipso facto y de lo que hierve en las venas. Y como yo no estaba acostumbrada a eso.. los mapas del cuaderno me ayudan a amansarme. Creo que cultivar la tierra me será como el río para Shiddharta. Tendré que aprender por fuerza.. a esperar los ciclos naturales y los procesos amnióticos... donde el fruto no sale como el aullido... Tendré que unirme al espacio y el tiempo y pisar tierra.. y hacer alfararerías donde no se descarga como el osgasmo... Y podré transformar en mi interior esa angustia de la inmediatez y la impaciencia. Y dejar de vivirme precipitada y desbordada de mí y de la tierra.

Como la escritura, es mi soliloquio que utiliza el lenguaje... porque cuando no escribo, mi mente no utiliza el lenguaje para pensar ni para gestionar la percepción de las realidades.. sino una fuerza surrealista y sinestésica.. como un lenguaje onírico y sensitivo y lleno de visceralidad.. ajeno a lo racional.. a veces peco de escribirlo todo.. Y escribo mapas de lo que he hecho y de lo que haré... que me ayudan a tejer un sostén y una arquitectura y un incentivo y un desembocar. Pero también noto.. que ese escribir me llega a veces como ruido y ansiedad... y que evitarlo, aguantarlo en la tensión del silencio me haría vivir más cerca de la paz y sabiduría animal.

Creo que esto se ha hecho más sonoro por el aislamiento. Cuando tenía romances y aventuras en la superficie y las expresiones cotidianas eran compartidas en el viento que se va, junto a compañeros..  esa fuerza psíquica tenía su canción en otro esqueleto.. La ausencia de superficie y montaña que escupa el eco, hace que sea la escritura en la que recaiga el sonido.

 Me he apuntado a un grupo de whats de permacultura... porque para el próximo año quiero cultivar y estoy muy interesada en la permacultura sobre la tierra y las arquitecturas y albañilerías y ácrata-escasez y aprovechamiento y reciclaje de los recursos... en todos los entornos. Y pensaba que me iba a encontrar gente de cantar piel-roja-y negra. Pero me parecen unos pijos urbanitas que se han mudado al pueblo y unos pedantes. Mandan fotos de sus inmensas fincas y arquitecturas y parece que todos tienen pasta. Y aunque tienen ese cantar vegano y ecologista.. Me caen mal. Aunque que quizás es mi mirada crítica y misántropa la que los juzga así. No me borraré del grupo porque como son tan pedantes y quieren ir todos de maestros y de los que más controlan... dan mucha información muy útil sobre historias y terminologías que me eran completamente ajenas..  y que pertenecen a la jerga profesional de la agricultura.. Esa jerga que los agricultores de toda la vida de los pueblos no conocen ni de coña.... Son urbanitas que han ido al campo dando una turra de la ostia. Pero puedo aprender mucho de ellos. Me gustó mucho conocer las técnicas naturales, accesibles y no agresivas para sanar enfermedades y plagas de árboles. Aunque hablan tanto que para leerlos.. sólo se puede aguantar de vez en cuando. Pueden estar discutiendo sobre las variedades, procedencias y diferencias al paladar del tomate una hora. 

 El ordenador lo llevaré a la habitación que he pintado y estoy preparando. Porque en mi cuarto no hay manera de meter la mesa.. porque hay un inmenso mueble en la estancia colindante que estorba y lleno de cosas y que pesa mucho y no deja que entre por la puerta. Así que tengo que fregar la pintura del suelo un poco antes. Y meter la mesa que había en ella. En mi habitación tengo una pequeña mesa plegable de madera que me sirve perfectamente para escribir en el cuaderno y estudiar.. pero no para el ordenador. Quiero conseguir una mesa de plástico para el patio y que me traigan una de las que tenemos en León. Me gusta mucho tener mesas... que sobren. Me tranquiliza y me alegra.. ver en todos los cuartos posibles mesas vacías, sólo con un cenicero y una silla. Me hace sentir feliz. Porque me gusta escribir en el cuaderno en diferentes cuartos y entornos. Así como también me gusta tener muchos bolígrafos bic negro. En todos los sitios. Porque suelo perderlos y me da ansiedad cuando quiero escribir y no encuentro uno. No soporto los bolígrafos de tinta azul. Creo que mi obsesión por las mesas... vino de momentos de frustración del pasado por no tenerlas. Y tener que escribir en lugares que me causaban estrés sin tener mi espacio. Como una época en un piso de León.. donde yo sólo tenía mesa donde curraba mi viejo y su compa.. y tenía que escribir aguantando sus conversaciones. O otras veces que alquilaba casas en la mar.. y no había nada más que la mesa de la cocina y horribles y inservibles mesas de centro. Desde hace años, a los caseros lo primero que les preguntaba es por cuántas mesas tenían antes de ir. Recuerdo que el del camping me dijo "tú tranquila que sino te alcanzan las dos mesas, puedes llevarte del bar las que quieras" Y en nuestra pequeña cabaña teníamos dos mesas y otra más en la terraza.

 Es demasiado pronto... pero me desperté, soñaba que me había convertido en bruma y en castañas. Ayer me acosté pronto. Tenía mucho sueño. Fui bajo la lluvia... para tratar de llegar al silencio y no me era nada fácil... había una inercia de la reacción y de la avalancha visceral que me hacía estar llena de estímulos.. y aunque durante un rato al ver el río sentí esa belleza que proviene del hueco en la naturaleza seguía sintiendo la descarga de lo precipitado.

Creo que hay algo de ese nervio psicótico que se mezcla con la hipersensibilidad que provoca el aceleramiento y es algo común entre los que hemos vivido viajes al éter. Se activan demasiados campos semánticos en la percepción y hay un desborde del soliloquio..

Y ayer la llegada del fontanero me provocó inconscientemente estímulos que no eran habituales en mi soledad.. y también tuve muchas llamadas telefónicas y ansiedades por hacer cosas, y como sufro el speed de la inmediatez y cuando me imagino algo tiendo a querer tenerlo hecho ya mismo..  Quise ponerme a bajar la bañera yo sola. Pero luego comprendí que aunque pudiera llevarla hasta la escalera era muy probable que se me quedara allí trabada y que armara el lío. Me molesta esa bañera ahí. Pero no conozco a nadie en éste pueblo que pudiera ayudarme. Quizás el chico de Marruecos que tiene alquilada la otra casa, si es que ya le dejaron regresar de su tierra, pueda echarme una mano. Y sino, quizás tenga que venir mi hermano o avisar a sus colegas. O tendrá que ayudarme el fontanero. Creo que eso me hizo echar de menos a Yos. Al ser consciente de la soledad de mis dos manos... recordé cuando podía contar con el canto de un otro.. en el que confiaba ciegamente y que creía compañero.. pero que se convirtió en dolor y en frío.. y ese helor volvió ayer, cuando miraba esa bañera oxidada.  

Hoy llevaré mi escritorio a otra habitación. Aunque me jode no escribir en la galería. Porque hay que despejar esto para bajar la bañera. Y luego hay que despejar un poco el portal quitando el arca. Y la bañera con otra persona estará en la calle en 3 minutos.

12 de mayo de 2021

 Me siento algo acelerada y sobre-estimulada. He puesto el concierto de Aranjuez para amansarme. A veces se me mete la electricidad y noto que pierdo el silencio y el andar de los animales.. y me lleno de excesos de palabras y direcciones y movimientos y siento que me desbordo y salgo precipitada fuera de mí. Cuando escampe un poco me iré con Kavka.
Hoy el fontanero cuando dijo, llego en media hora. Tuve que hacer la ostia de cosas... Aunque funciono mejor cuando estoy a punto de que me pille el toro, me centro y lo hago todo de forma más eficaz y ordenada. Barrí el piso de arriba, saqué los cubos y todo lo que había en el baño y estorbaba en la galería. Fregué la bañera y el lavabo y el váter. Despejé el salón. Ordené dos sofás. Saqué dos bolsas de basura. Me vestí. Saqué el escombro de la avería del baño de abajo que llevaba ahí dos meses..... y barrí el patio y rejunté los escombros que había sacado. 
Cuando me precipito hacia el desborde y la lejanía de mí... mis emociones hacen cosas raras, porque me posee una extraña belladona visceral. Por eso ahora es mejor que descanse y medite unos minutos echada en mi cuarto, que me arraigue a mi cuerpo, que me sienta, que deje de pensar lo que quiero hacer, que todo se vaya un rato...

 Hoy me ha caído muy bien el fontanero. Entre los dos hemos movido la bañera. Y la putada es que la avería viene de una tubería que va hacia arriba.. hacia el lavadero de la habitación de los trastes que quiero convertir en salón-cocina para el futuro en el que ponga una estufa de leña o de pellets, él dijo que si no se usaba era mejor cancelarla, pero yo no quiero cancelarla porque quizás vengan inviernos muy fríos de vacas flacas. Y he estado picando mientras él curraba en la caldera. Pero es mucho más complejo despejar esa tubería porque hay un cemento compacto que va a dar a las piedras de la pared que mide un metro. Y cuando me despeje un poco trataré de buscar el modo de hacerlo, yo me noto que cuando me pongo muy neandertal y tomo el camino de la brutalidad armo jaleo e igual le doy con la pica a la tubería y hago el lío. Salían chispas de fuego. Prefiero esperar a que me sienta inspirada.

Me hizo mucha gracia que cuando estaba currando en la caldera no le salía bien no sé qué y empezaba me cagüen la vírgen maría, me cagüen mi puta madre, me cagüen dios y todos los santos. Me recordó a mi abuelo y a mi tio Laudelino. Hoy vi detrás de él la bondad y ternura de la gente bruta. Cuando se fue dio un graznido y dijo "oye no abrás ya el agua que al quitar esto no se puede" Yo iba a ir a abrir el agua para ir tanteando si encontraba la fuga. Así que ahora picaré a ojo, pero un metro como mucho. Y se fue sin decir ni cuándo venía ni ostias ni que le llamará ni adiós..  Hay gente que no le gusta hablar. Me gusta esa gente aunque yo hable a veces como las colas de la urraca.... 

Al final vamos a poner un plato de ducha.. Estoy contenta. Porque quiero la eco-ácrata-escasez. Las duchas argentinas que me gustan mucho más al parecer necesitan aislantes y movidas y lo que hay debajo está algo chungo. Van a comprarlo en bricodepot junto al grifo.. porque el que tenemos está jodido y no se puede reutilizar....y cuando mi vieja venga en unos días lo trae, y de paso que me traigan la cola de contacto. Éste mes ya no está la cosa para que me traigan el otro material que quiero. Pero la cola me va a tener entretenida un buen tiempo.

Esa bañera la usaré como un inmenso tiesto. Pintaré la parte oxidada.  Lo más difícil va a ser bajarla. Hay que ponerla de lado para sacarla por la puerta. He ido a probar y no pesa tanto como parece. La he puesto de lado fácilmente. Pero necesitaré al menos otras dos manos para bajarla hasta el patio.

Ya se ha cancelado lo de bricodepot, y he llamado al fontanero para encargárselo. Por varias razones.. es un gesto que hará que el fontanero se implique más.. él los vende y es mejor siempre que se pueda evitar el negocio de las multinacionales y apostar por la gente de a pie.. y el precio será similar.. y además será más cómodo... porque mi vieja navegando por bricodepot puede darle un chungo y además habría que andar buscando dinero.

 Acabo de picar la bañera y ya he sacado todos los escombros y he barrido.  He picado algo la pared para que tengan más hueco para andar en las cañerías.... y he movido una estantería para que puedan trabajar.. y quiero vaciar los cachivaches que hay en el baño. Me da algo de pereza de llamar al fontanero para decirle que ya está.. porque me causaría algo de ansiedad si viene mañana. Aunque tendré que hacerlo porque cuánto antes arreglen la avería y se vayan mejor. Y ahora le he llamado. Y me ha dicho que si puede se acerca ésta tarde para verlo. Así que cuando acabe el café voy a despejar el baño de abajo porque no va a poder entrar.. he metido allí la guadaña, los mazos y otras herramientas, los calderos y ayer cuando bañé a Kavka hice un lio de la ostia. No me gustó que ese hombre mirara mi casa como la decadencia y el caos y sentir ojos burgueses..  aunque yo hable de su ruina y decadencia me enfada sentir que los hombres-cuerdos lo hacen. Es un hombre extraño, por un lado me causa simpatía su franqueza y el no tener tacto ni demasiados convencionalismos sociales.. me cae bien eso de que quiera trabajar tratando lo menos posible con sus clientes.. y que no le gusta que le hable demasiado  y que tenga esa mala ostia y electricidad por las venas y grite "dejar de estorbar cagüen la ostia"... la gente así suele ser franca.... pero hay algo que no me gusta. Quizás ese algo que no me gusta es igual en el 95% de la gente con la que me cruzo. Y sin querer mi Lobo es algo paranoico y gruñe y desconfía... hasta que no le quiten la razón.

 Hoy me costaba  subir.. y tuve que forzar la maquinaria.. porque mi instinto era sentarme en la hierba.. al final subí bastante pero no tanto como otras veces. Durante un rato salió el sol y los caracoles... yo llevaba un abrigo muy largo así que pude sentarme en la hierba sin problemas. Había muchas zonas fanganosas que despertó la lluvia. 

Al regresar aunque mi instinto era venir a escribir,  me puse a poner una lavadora.. y dejé una trenca pintada y abrigada para trabajar luego. No había tanta ropa sucia como me había parecido, cosa normal, porque aquí yo estoy con la misma ropa varios días para trabajar en casa e ir al monte y sólo me cambio si voy a tratar con alguien y esa ropa bonita luego me la quito.  Y me puse a despejar el caos de la cocina y lo hice con mimo y amor y sin pisar el acelerador de acabar cuanto antes mejor.. y cuando tendía a dejar chapuzas que no había visto para otro día, me decía, no, hazlo ahora..  Y se me ocurrieron muchas cosas que hacer en la cocina para cuando me ponga a rehabilitarla y poner en barbechos sus poe-pinturas.. Quiero conseguir una cocina de butano, porque ahora tenemos infiernillos y no me gusta darle a iberdrola beneficio que ya bastante nos atracan gracias a los favores que los políticos y su mafia pactan contra el pueblo. 

Me di cuenta que yo nunca había cuidado la casa, porque nunca la había sentido mía... y para mí era algo pasajero.. Siempre buscaba un lugar para mí en el horizonte más allá de la mar.... Los últimos años.... estuve en Caravia más de seis meses.. y luego.. en Costa da Morte varias veces. Pero no podía asentarme allí. Y me sentía desterrada de la tierra... Y no quería venir aquí. Pero aquí es el lugar al que puedo volver y ser feliz.. cuando no hay ningún otro lugar. Por eso, haré aquí mi casa. Y ya no será el nicho de ruinas y dada-decadencia que era.

Voy a aplicar el eco-acrar también a la comida de Kavka. Pago por el pienso 50 euros al mes más 30 euros de comida húmeda. Y todo lo que cagan las fábricas del capitalismo, es mierda, aunque te lo vendan como primera calidad, es mierda el 80% de los alimentos destinado al consumo humano que hay en los supermercados.. así que los de los perros vete a saber cuánta porquería mala le echan aunque lo vendan como primera marca. Con 80 pavos.. puedo comprar 30 pollos para Kavka. Voy a empezar a cocinarle carne, mezclada con cereales y verduras. Y al final ahorraré dinero y Kavka estará mejor alimentado y más sano y contento. Para mí darle lo mejor a Kavka, es una obsesión. Porque me traumatizó la muerte del Thor. El Thor todavía me duele. Yo era muy inconsciente con él... no lo llevaba al veterinario, no lo desparasitaba.. le daba de comer los restos de la casa y pienso de mala calidad...... Él crecía como un animal salvaje e iba por libre.. yo no lo protegía, él me protegía y me cuidaba a mí.. y siempre me quedó una profunda pena de haberlo perdido....... él era más lobo que perro... se iba solo durante días.. a vagar las montañas y a buscar la camorra.... saltaba las verjas del corral, cazaba a las gallinas de los vecinos y una vez hasta nos trajo una oveja a casa. Cuando yo estaba por ahí.. él me encontraba, siempre me encontraba en todas partes.. una noche muy bruja que yo tenía pensado ir haciendo dedo hasta la mar para morir en su interior... y ya había avanzado varios kilómetros, me encontró y me salvó la vida. Siempre me dolió tanto su enfermedad pulmonar.. me dolió tanto su muerte y el no tenerlo ya más. Y el sentir que no lo había sabido proteger. Aunque me consuela saber que fue libre y salvaje. Siento que estoy en deuda de por vida con ellos.. y a Kavka... le protegeré.

 Mi viejo me ha dicho cuando le comenté lo de echar el escombro.. en ese pequeño camino que hay afuera del corral... que es buena idea.. y que sólo tengo que golpearlo y hacerlo algo de polvo..  y echarlo allá.. y le dije ¿y luego echo encima arena o grava? Y dijo que no hacía falta que luego él solo se iba erosionando y asentando. Y eso me ha puesto contenta.  Porque me estaba molestando ese escombro desastrando el patio que había barrido... y me jodía pagar dinero al albañil por sacarlo. Y encontrar otra vez el acra-reciclar me gusta. Mi filosofía ahora es el reciclaje de la destrucción y el fango, para la nueva creación... y el arte de la basura, en mi psique, en mi corazón, en mis recuerdos, en mi casa, y en todo lo que me rodea. Me gustaría saber qué hacer con los plásticos para nunca más sacar la basura. Con la materia orgánica hago compost. Con el papel-cartón recolecto para preparar pasta de papel. Tendré que buscar información para ver qué se puede hacer con los plásticos. Porque lo de hacer esculturas me llenaría la casa de espantapájaros.

 Ayer me habló Ab... nuestra historia no acabó sórdidamente y con balas ni el cuervo de Poe. Y se ha mantenido lo que nos unió... y cuando hablamos todo fluye y se mueren las distancias. Aunque para mí fue triste... sentir que había conocido el amor más cierto y profundo y fácil.. tan opiáceamente fácil y desnudo... sin guerra civil, sin cajas de matrioska.. que empujaba a la anarquía y al vuelo.. y sentir que los dos íbamos hacia el mismo horizonte y amábamos los mismos caminos  y maneras de vivir y hacer y cantar....y que juntos seríamos indestructibles.. y verlo desaparecer río abajo.. me dio algo de pena. Pero creo que mi numen y mi fuerza, depende de ir sola.. que a mí nadie me dará flores porque si me las dan se pudrirán... yo las he de sembrar en las montañas.. Por eso la Huesera ha destruido a todas aquellas movidas donde yo quería tomar la inspiración y la fuerza del amor del otro. El amor me hace una cobarde y me empequeñece y destruye mi anarquía. Porque mi numen depende de lo solitario. Yo tengo que alejarme radicalmente de ser protegida y ayudada por otros porque eso destruye a Alicia. Por eso he de cultivar la tierra... Y buscar la independencia. Y por eso ésta casa y las tierras... es el único lugar donde hoy puedo empezar a ser libre. Y un día se lo dejaré todo a un grupo anarquista. Y aunque me gustaría tener esa tribu-ácrata conmigo ahora para hacer y levantar la tierra y romper en dos cachos el cielo. Lo más probable es que jamás la conozca. Y si espero a tenerla para empezar me haría un espectro y me ganaría la sociedad capitalista y moriría la poesía.

 No sé porqué desastro tanto la cocina. Hoy tengo que fregar una pila de la ostia de platos.. y despejar la mesa en la que ya no me entra la mano. Y tengo que poner la lavadora.. porque he llenado de pintura todas las sudaderas que me gusta poner.

Hoy al abrir los ojos, pensé en At. Tuve como miedo de ese deseo de ayer de mi alejarme al hachazo con mi soledad monte adentro lejos de los hombres. Sentí una contrariedad. Sentí que los cantos que lo amaban no querían irse.

Siempre vivo las antagonias entre mis dos naturalezas... y el camino del medio no es demasiado transitable. Pero no hay que hacerse problemas ni buscar tesis ni salidas ni respuestas. Porque la naturaleza es surrealista y el 80% de lo que somos es irracional. Lo mejor, es dejar que el viento nos cubra y sólo decidir en su ahora. Las estrategias filosóficas y místicas y científicas, están en contra de la naturaleza y nos hacen fríos y adultos y tristes. Seguir el viento, amar el viento... es lo único que evitará que nos arrepintamos.

 He dejado tendido el arnés de Kavka y Tramontana pidió comida y le eché un poco. Antes vaciábamos los sacos de pienso enteros y había más de 10 gatos.. ahora les doy poco a poco y sólo está la Tramontana, su hija, y un macho naranja.. aunque las dos gatas están preñadas y vendrán más gatitos pronto. 

Mis manos tienes marcas de haberlas usada para trabajar.. yo sólo tenía el callo del estudiante en el dedo que presionaba el bolígrafo. Y me hace ilusión. Me hace ilusión encontrar oficio, sin jefes ni nóminas.. sobretodo de cara a la próxima primavera quiero empezar a cultivar y mi nuevo trabajo me dará rendimiento... y me ayudará a independizarme de los mercados y de la sociedad. Siento que es mi nueva jubilación, vivir como vivía el abuelo. Y ya no quiero partir. Nunca encontré un lugar para mí, sino era dentro de la mar y del bosque y el éter y de los delirios del amor fugaz y calcinante.....y ahora aparte de eso, encuentro un lugar también material donde plantar árboles y hacer poe-pinturas y collages.. y mi agujero del árbol... empieza a echar raíz... Y aunque nunca la tuve... y sigo temiendo lo que se queda fijo en el suelo y no se irá alguna vez detrás de las aves peregrinas, siento también la alegría de hacer mi casa-trinchera.

 Está lloviendo. Hoy tengo que dejar desnuda la bañera y tirar todo el escombro por la ventana. Tirarlo por la ventana me ahorra la ostia de curro, porque si lo tengo que bajar por la escalera hasta el corral tendría que dar 30 paseos. El escombro... tendremos que pagar al albañil para que se lo lleve... Pero al menos lo de picar la bañera nos lo ahorramos porque lo hago yo. He estado pensando en formas de reciclarlo.. pero no se me ocurrió demasiado, si pudiera triturarlo, lo echaría en un pequeño camino que hay en la entrada de una de las puertas del corral y echarle encima algo de gravilla o cemento-casero. Tendría que conseguir materiales.. y meterme en más aranceles de los que ya ando y lo más probable es que todo ese escombro quedaría meses estorbando en el patio.  

Yo debería haber estudiado albañilería, carpintería y ese tipo de oficios. Me divierten mucho. Muchas veces noto que me estorba mi ignorancia.. y que no puedo dejar las cosas bien, que siempre me queda un beso de la dada-decadencia.

El día está oscuro.  Soñaba algo sobre la escritura que se hacía también dentro de la casa que estaba arreglando... y sus sedimentos eran compost para el nuevo hogar.
Anoche estuve peinando a Kavka.. y mientras el ronroneaba yo sentía una canción de cuna amansándome. Ha quedado muy bonito.. su pelo ahora brilla tanto que la luz de la bombilla le daba un reflejo que lo hacía blanco. Todavía no estoy del todo aquí. Me desperté bruscamente. Y salté de la cama un segundo después de despertarme. Cuando me despierto de ese modo, destruyo el velo protector que los sueños han abrazado en la noche y el día me llega como violencia. Creo que debería practicar ese ejercicio de tomar conciencia del momento de despertar y alargar el tránsito.. que suele estar muy cerca del ensueño.
Anoche me puso nerviosa saber la enfermedad terminal y tan chunga de una persona que había querido.. aunque hará 8 años que no veo y que no hay ninguna relación. Cuando lo supe por su hija mi reacción instantánea fue hacer filosofía existencialista. Y luego sentí que esa reacción estaba lleno de frío y distancia. Que esa reacción, aunque sus palabras fueran cálidas pretendía no involucrar afectos, ni identificaciones personales.. sino hacer algo universal de la vida y la muerte, para tomar la siguiente curva y largarme lo antes posible. Y me pincharon mis propias espinas. Y entonces empecé a sentir lo personal de la madre y de la hija, lo real, y no lo metafísico que es tan espectral y que no sirve una mierda para las historias de los individuos y es en el individuo donde la vida explota su resplandor, es en lo visceral donde nos quema el cielo y la tierra.... y volví a hablar con ella para ver si se la podía ver.. y ya hablé desde el corazón. Me desveló esa noticia. Sentí una aprensión de estrella fundida y un miedo abstracto existencialista.. Hoy he vuelto a escribirla y le he pedido su teléfono. Aunque me incómoda hablar bajo esas circunstancias.. y me hará sentir tonta y extremadamente pequeña ante lo que ella experimenta... esa mujer fue alguien importante durante unos años en mi vida... cuando yo era esquizofrénicamente divergente y del todo marginal y ella también lo era, hallábamos juntas una canción que nos tocaba el corazón.

11 de mayo de 2021

 Hoy fui al otro monte, que hacía mucho que no iba y estuve tranquila amansándome por la naturaleza y esa llovizna y día invernal que cubrió todo...  Y Kavka se rebozó en mierda y olía verdaderamente mal.. así que antes de entrar en la casa, lo bañé en el servicio de afuera...y para mi sorpresa saltó solo a la bañera y no tenía ese temor de otras veces. Luego lo apapaché muy hondo y estaba muy contento y lo sequé mucho rato con una toalla y le di la cena y ahora duerme a mi lado en el sillón. Dejé su arnés y su correa lavándose a remojo y me cambié de ropa. 

Hay mucho qué hacer mañana en el cuarto de baño de arriba. Y tengo que poner una lavadora. Y arreglar todo lo que he desastrado. Por eso creo que voy a parar de momento con la carbonera y con el patio. Porque en breve vendrá el fontanero. Le he dicho a mi vieja que venga esos días si puede. No me apetece sociabilizar ni una gota con ellos ni estar al tanto.. no me causaron demasiada empatía .. De hecho mudaré el escritorio a mi habitación y mientras ellos están en la casa trabajaré con la cochera y la carbonera.

 Hoy ya no voy a hacer más. Acabo de tirar más de la mitad de los escombros por la ventana y mañana sigo.  La llamada del banco, me recordó que me amenaza el capitalismo y que yo no tengo armas ni milicia... y me hizo sentir amenazada. Aunque yo preparé aquí mi trinchera-casa de topos y techo de sol y aurora boreal. Y me haré todo lo autosuficiente que pueda. Para que el día de mañana no dependa de las pensiones que van a desaparecer ni de los mercados para los que no tendré ni una moneda... y pueda vivir como vive el oso y la trucha y el gusano. Aunque todos los animales también corren peligro en manos del lado oscuro y psicópata de lo humano... y sus mayores representantes son los políticos, reyes, jueces, banqueros.. y sobretodo esa mano invisible y multimillonaria que dirige a estos, sin ser vista desde su nicho de oro.

 Me llama ahora la del banco, y le digo, si me vas a ofrecer un crédito ( porque he oído que los bancos andan aviesos de carroña y ofrecen créditos llamando al personal) ni te molestes. Y me dice, es que han cambiado la condiciones y para que no te cobren los gastos de la cuenta tienes que tener un seguro con el banco o un no sé qué y cuál y le dije, ya sé que la única forma de tratar con los bancos es con navaja..  Y luego había una conversación rara, porque había como una mutua simpatía y a ratos yo la escuchaba y era medio amable.. y ella me iba contando que las nuevas condiciones era que me iban a cobrar 10 euros, y le digo "si eso ya me lo lleváis atracando un año por lo menos.. cuando el banco ofrece algo es que sólo gana el banco y perdemos todos, también tú. No sé qué haces trabajando para esa gente y aguantando tanta mierda y además os están sustituyendo a todos por ordenadores, tienes que fundar un banco ahí está el negocio" Y luego me dijo que me faltaba no sé qué documento por actualizar y que tenía que pasar por allí o la oficina más cercana. Y le dije que ahora estoy muy liada con mi vocación que es vivir en el monte como los lobos y no volver a tener ni documentos ni monedas.

 Yo de esto leo, que los bancos, van a ser los nuevos gestores de la sanidad, porque a la sanidad pública le quedan dos afeitados. Y que andan cerrando el paso cada vez más a la gente. Espero que de sus movimientos contra-ataque el abajo y se prepare la revuelta. Y mientras hay que buscarse un lugar para vivir libres como los animales salvajes.

 Ha sido muy fácil despejar la bañera.... Hice en un momento una tercera parte. Pero salió la ostia de escombro, llené el caldero de la ropa sucia y otro cubo. Yo tenía pensado llevarlo con el transporte manual hasta el contenedor, poco a poco.. hasta que los pepito grillo de mis viejos dijeron que la ley no permitía echar escombro en los contenedores y que a mí en el pueblo me denuncian a la mínima.  Me gusta vivir en mi inocente y sana y libre ignorancia de todas aquellas leyes de ahí afuera y noticiarios pero siempre aparece alguien que viene a helearme la vida. Ahora lo tiraré por la ventana directamente al corral hasta que se me ocurra algo qué hacer con ello.

 

 


Estoy contenta porque la habitación quedó bien pintada. Y aunque al principio la escalera me hacía sentir la inestabilidad y la sensación de que iba a caerme, como bajé y subí muchas veces, me acostumbré a ella y me sentí cómod y cada vez más suelta. También encontré material para cubrir esos suelos de la carbonera y de debajo de la escalera en los que parecía haber un agujero negro y quedaron bien. Ahora sólo me falta un suelo para el resto. Y creo que el hule es demasiado frágil.. y buscaré alternativas. Mientras comía un poco de avena me llamó el fontanero para ver cuándo carajo venía el albañil para despejarle la bañera y que el pudiera trabajar. Y le dije que yo ahora estoy de obras en la casa y que tengo cortafríos y material y que para sacar eso que no es nada, lo hacía yo. Y me animó a ello y me dijo, pero hay que sacar el escombro. Y le dije, pues se saca. Y eso me puso contenta. Y ahora ya he subido el cubo para meter el escombro. Y el material. Y será mucho más fácil y divertido romper ese azulejo y pequeño cemento que el del patio. He cogido unas gafas de soldador porque la otra vez se me metió una viruta en el ojo. Y ya me pongo... con cantos de guerra nativos americanos de fondo, que me hacen más roja la sangre.

 A veces me gustaría tener compas conmigo para hacer juntos una comuna y levantar huertos y bosques.. y vivir como los lobos y los venados.. Hacer música, poesía, pintura, artesanía y meter las manos en la tierra...sentir la magia de la semilla y de la lluvia y alejarnos para siempre del dinero y de los mercados..  Pero no conozco a nadie. Y a quién conocí y soñé con vivir juntos de esa manera... vendieron a la anarquía y al viento... por movidas raras y chungas con derechos de admisión y carreteras privadas y con peaje. Pero.. creo que mi camino, es hacerlo por mí misma, dejar de esperar al mago... no buscar la inspiración en el calor humano, sino en el del sol.

Hoy sentí que dos manos eran pocas manos para una historia que quería hacer. Pero creo que el espíritu de la permacultura y del ácrata-crujir, es con lo poco  y lo menos, reciclar el verbo, hacia el cubismo que lo vuelva poesía. Y buscar alternativas. Y no sentirse jamás pequeño con tristeza. Porque las cosas pequeñas, como el coronavirus, son capaces de hacer temblar a millones de personas y si empujáramos un poco, hubiéramos acabado ya con el capitalismo. Las moléculas del agua son capaces a partir en dos la montaña y con tiempo a convertirla en polvo y luego en nada. La carcoma puede tirar abajo los suelos.  Y el viento que nadie ve ni huele... puede arrasar civilizaciones enteras. Por eso, no son las grandes azañas ni obras las que hacen crecer la hierba y a las flores, ni de ellas viene la muerte ni la vida, sino de la anarquía que hay entre el hueco de la mano y el hueco de lo habido lo que es capaz a crear mundos.

 Le he dado otra mano y con la brocha redonda he pasado los montículos y simas que le crecen a la pared. Ya sólo faltan las esquinas altas y bordes, que no será tan fácil porque aunque meta la escalera, hay dos armarios pesados a cada lado que no he querido sacar y que me dificultarán llegar. Hoy he sentido más facilidad para pintar. Y he sentido que empezaba a quedar medio bonita. Tengo que buscar algo para el suelo... y como tengo que usar lo que hay por casa.. creo que usaré el hule.  Luego hay dos espacios que voy a usar para meter los trastos que cualquier persona normal tiraría a la basura.. y que nunca jamás volveremos a tocar para nada y lo taparé con tapices.Y quería hacerle un suelo a esos dos espacios... el que era de la carbonera y el que hay debajo de la escalera lleno de telearañas.. creo que un colchón de 90 viejo que anda por ahí estorbando entra en la carbonera. Aunque mi vieja se enfadará porque lo haya usado para eso. Mi vieja tiene un síndrome de diógenes peor que el mío. El otro día le dije, hay que aprovechar la obra de fontanería y quitar esa bañera y hacer una ducha.... Y dijo "la bañera, cómo vamos a tirar la bañera si tiene 100 años" La verdad que la bañera es muy bonita y entra uno con todo su largo sumergido dentro del agua. Era esas que tenían patas.  Pero está vieja y ocupa mucho espacio. Además es más ecológica la ducha y si un día alguien anda escayolado o jodido, siempre es mejor tener una ducha. Yo no quería poner mamparas ni ostias, sólo torcer el suelo en caída hacia el desagüe y dejar el grifo de la ducha. Dejarla abierta.  Pero mi vieja me acaba contagiando de la belleza de tener una bañera de hace un siglo.  Yo no quería tirarla, sino ponerla en el patio para plantar arbustos medicinales en ella. Aunque creo que no será tan fácil bajar esa bañera abajo.

 Como ya no uso sal ni fritos.. me estoy aficionando a las especias... por eso quiero cultivarlas... y tener una relación y comunicación con la planta que me preste de vez en cuando unas de sus hojas. Y evitar en todo lo posible el mercado. También me gustaría cultivar las verduras. Pero creo que se me va a pasar el momento éste año.. y tendré que prepararlo de cara a la próxima primavera.

 

He comido una crema de verduras con especias varias. Y me he hecho el zumo de limón que me quita la sed por la tarde mientras para un rato a coger aliento. Ahora reposo un cuarto de hora la comida y me voy a poner a currar en esa carbonera espectral hasta que le nazca una ventana. Odio los lugares sin ventana. Y he de conseguir que la carbonera adquiera un ojo de buey... a través de la psicomagia de la materia. Por eso hoy trabajaré con mimo y cuidado y lentamente. No tengo prisa. Y la mejor forma de hacer es no queriendo llegar. Enamorándose de las partículas elementales y haciendo que todo sea tan largo que parezca insondable. Hoy iré a la carbonera como si allí viviera el infinito.

 Hoy eché en falta la cámara.. porque está noche en las cumbres más altas nevó más que ayer y es bellísima la nieve de primavera.. aunque era sólo como si la osa mayor hubiera estornudado encima..y una capa muy fina que durará poco.. pero ardía el blanco con la fuerza del mar.

Ahora he puesto al fuego puré de verduras y ha crecido mucho mi cubo de compost. También herví avena.. que es lo que desayuno y meriendo. 

Nunca supe cuidar mi fragilidad y mi verdadera forma de amar y sentir que soy amada. Porque siempre me acoracé y lo oculté para que nadie lo imaginara. Oculté mi feminidad y mis cantos lunares. Por eso me tropecé con hombres que no tocaban mi luna.. sino a marte, a la guerra de plutón, a la orgía de los náufragos del Leteo y de las balas. Y conocí demasiada oscuridad y violencia.. porque nunca quise defender mi fragilidad ni que nadie me amara desde ella. Pero ya me cansé de esos eternos-retornos de la tragedia y el desgarro. Y ya no quiero acercarme a nadie.. que no sea extremadamente femenino como la mar y las calandrias y la verdad, ni que no hable con los árboles ni que no sea comunista-libertario  porque el que sabe amar es anarquista.... ni que no llore. Estoy harta de los hombres que no lloran y que ocultan su fragilidad y se hacen arista y frío y cuchillo y tumba. Los hombres que no lloran, hacen llorar y no saben amar. Estoy cansada del punk que me atraía. Ya no quiero el vino que ayer me enloquecía.  Prefiero estar solo con las flores, los ríos, los pájaros.. que con ellos. Ellos no dejan nada más que cadáveres de cinismo y tierra levantada de sarcófago en la que ya no crece la hierba ni llega nunca la lluvia. Después de ellos, pierdes la ilusión y la fe en lo humano y en la poesía. Te arrancan la niñez. Porque no saben amar. Y dejan un terrible helear de sosa cáustica. No volveré jamás a amar al que deseo y me atrae. Porque mi deseo está enloquecido por la noche barrancada que hay escrita en mis cicatrices. Y me engaña. Me engaña mi libido que siempre elige al que podrá matarme y embriagarme del fin del mundo y de putos poemas del callejón y del filo.  No me fiaré de esa sangre opiácea que me hierve hacia ese tipo de hombre. Porque es mi sombra la que desde el inconsciente elige sin falla el abismo para perpretar otra vez sus guerras. 

Ya no tengo hueco en el corazón para más agujeros y movidas de taberna y barracón.. que como cantos de sirena, te atrapan y te roban la inmensidad del mar.

Para romper esos pródromos y esa inercia a la tumba con la que se tropezó cien veces, hay que darse cuenta de que la sombra es la que está manejando los hilos, y cortarle las manos y coger el timón. Y aunque la sombra te promete el éxtasis y el pulverizarte de estrellas y libertad, si te fijas bien, verás tu sangre goteando y tapándote los ojos y encandenándote a la misma muerte y chingo y prisión de ayer.

 Hoy subí menos pero andé mucho más monte en sus horizontalidades y estuve dos horas por ahí. Me sentía muy instrospectiva de las heridas lunares que se manifestaban mucho más directas y desgarradas y desnudas. Y lloré unas siete lágrimas... pero luego al ver un toxo.. y ver sus fuertes espinas y hojas y sus flores tan delicadas y hermosas y ardientes...  sentí una conexión sinérgica con él, a la que se sentí ella... y comprendí mis desventuras desde la fortaleza de plomo que ocultaban las flores.. y hablé con ellas.. y me dije, nunca podría amar a un hombre que no tuviera pavor de cortar una flor y de ensuciar los ojos de los niños con sus ojos manchados por la vida y que nunca más estaré con un hombre que no sea lo suficiente mujer para ser hombre. Y sentí que siempre me había dado pavor y a la vez una maldita atracción opiácea..ese tipo de hombre farandulero, macarra, chulo, sensual, oscuro, violento, individualista, nihilista, mujeriego, perdido en el filo y caminando al vilo de la muerte, lleno de cicatrices y balazos que le convirtieron en un jaguar y en lo inalcanzable, incapaz a conocer el amor sin convertirlo en una pasión animal y en una guerra... y supe que At. me atrae por el mismo diablo que todos los que dejaron sólo tumba en mi pecho. Y me dije.. que me alejaré, que no le daré mis flores y que como los toxos me protegeré con más y más cajas de matrioska y espinas y sólo me abriré a aquél que sepa escuchar a los árboles y que como las abejas sepan libar con el quinto ojo y hacer miel y no whisky amargo. Porque alejarme de las viejas inercias de la heroína que arden en mi sombra en busca del mismo aquelarre..... es la única manera de acercarme a lo que soy y al amor del bosque y de proteger a Alicia, y aunque toda mi vida, me dediqué a ponerla en peligro de muerte y la empujé al furor del abismo, ya NO.

Y luego estuve cantando y jugando con la naturaleza y me sentí contenta y niña...

 He echado un ojo a la carbonera con la linterna y al secar la pintura quedó bastante homogénea y ha cubierto mucho más... y eso me ha animado a seguir. Luego le pondré una bombilla y seguiré. Hoy que ha vuelto el sol.. aprovecharé la naturaleza. Creo que a veces me agobio.. porque se me ocurren muchas cosas por hacer y ese instinto de la inmediatez me pisa el acelerador a veces contra los tiempos y ciclos de la vida.  A veces, cuando vengo de regreso con Kav del monte y se me mete el ruido mental y empiezo a pensar por ej, ahora le daré de comer y dejaré la avena cocer mientras voy a por unas naranjas, me veo a mí misma corriendo y metiendo prisas a Kavka y pierdo el disfrute de la vida. Creo que tengo que trabajar-zen a mis impaciencias y habitar sólo el ahora. Me he dado cuenta que el tiempo se alarga infinitamente cuando espero que pase rápido. Cuando estoy calentando el café en el microondas ansiosa por cogerlo e ir a escribir, se me hace eterno ese minuto. Y cuando voy caminando y la conciencia futura me posee.. se me hacen larguísimas las distancias que me separan del lugar al que quiero llegar al ipso facto. Y ayer mientras pintaba la carbonera lo que realmente deseaba era despejar la habitación de los trastes y poner en ella un salón-cocina y ya estaba pensando en la polea que iba a hacer para bajar los pesados muertos por la escalera y lo que iba a hacer en esa habitación vaciando todo el armario y llevándolo a otro sitio. Por eso lo hacía todo harbadamente y me ardía el caos y las averías. 

El aprendizaje es hacerlo todo enmarihuanadamente.. y no abrir cinco focos de acción a la vez, uno a uno.. y mientras estoy estar con toda el alma hasta que acabe. Estos días he hecho muchos jaleos.. picando el cemento del corral y dejándolo a medio hacer... abandonando la habitación nueva con toda la pintura en el suelo,  y quise ponerme a vaciar la habitación de los trastes y entonces me puse a vaciar antes la carbonera para ello,  y embriagué de caos todo el piso de abajo. Y además dejé la cocina llena de marcas de pintura. Porque la batí allí. Y yo me llené de pintura. Todo se pintó por potreros de electricidad y desboques. 

Por eso ahora hasta que no arregle lo de abajo y les haga la habitación-velorio y campanillas y golondrinas a los muertos de la casa y no friegue la habitación de arriba... no me meteré a la habitación de los trastes. Ni pensaré en ese ansioso teleférico que tengo tantas ganas de hacer. Cuando voy como la estampida de los búfalos todo me sale como a la bruja-averías.

 Los cristales están empañados.. hace frío hay afuera. En éste pueblo el invierno dura siete meses y luego hay un poco de primavera y de otoño... Yo odio el calor. Me hace enfermar. Así que agradezco el frio de las montañas. Aunque para vivir aquí, necesitaría una estufa de pellets o de carbón, porque la de gasoel sale muy cara y además sigue habiendo frío. Ayer me metí a un grupo-chat de permacultura... y parecía gente sana y consciente que además tenían muchos conocimientos de agricultura y albañilería y arquitecturas y logísticas en armonía a Pachamama.. y en sus redes, había muchas relaciones de simbiosis y voluntariado e intercambios varios. Un día de estos les saludaré. 

Creo que ayer me deprimió la carbonera. Sentía que me ardía la mala suerte. Que todo eran tropiezos y que me embrujó la entropía y lo fantasmagórico. Todo salía torcido. Y esa sensación tan extásica de crear sobre las ruinas y ver enverdecer y brotar lo nuevo, allí fue devorada por lo espectral. La pared no era lisa y no entraba el rodillo y quedaban la ostia de zonas aisladas, como agujeros de topo sin pintar. No podía pintar con alegría porque el palo del rodillo chocaba con las paredes.. y el otro rodillo tampoco era capaz a meterse en todas esas casas de la rata. La pintura no cubría bien... y fui a echar más temple y aún así quedaba de un color horrendo y decadente... era un rojo que parecía de la sangre del sapo. El suelo tenía encima el viejo suelo de arriba que una vez quitamos para desnudar la madera. Y mi abuelo lo clavó con puntas al cemento, puntas que sobresalían y se notaban bajo las zapatillas... Y esa especie de corcho era horrible y estaba puesto como mordiéndose la vida y la luz y regurgitando huesos de mapache.. y para dejar decente ese lugar.. sin tener casi conocimientos de albañilería, ni demasiado dinero para invertir en material lo único que se me ocurrió fue poner hule o comprar unos metros de corcho nuevo en ese horrible suelo. Y quizás deba forrar las paredes con papel de regalo o algo así, como collage de papel, accesible y barato. Porque allí pintar enfadaba a Drácula. Y cuando estaba pintando el techo y un chorro de pintura entró en la bombilla y me quedé a oscuras y luego viví ese deja vu invertido... empece a sentir que había entrado en el portal de Comala y que los muertos no quieren que se les mueva de sitio sus amores y ruinas.

 Dormí profundamente. Me despierto con una abstracta tristeza. Hay ratos que pesa el aislamiento y se extrañan los días de vino y pájaros y esa levedad mundana de la alegría de los cuerpos y los cotidianos compartidos. Cuando me arde ese tristeza me duele el pecho, siento un nudo y una pena de fuegos fatuos y caminos que arden. Anoche recordé demasiado a Yos, a Ab... y no me hace bien... pero no soy demasiado dueña de mis recuerdos y no me hacen demasiado caso cuando los pido desaparecer.
Hoy el cielo está despejado. Busco soliviantarme hacia el presente y dejar atrás esa oscura nostalgia. He puesto canciones de la revolución latinoamericana, la música evita que caiga. Hoy me desperté herida como una calandria vestida de hollín.. con ganas de llorar desde las procesionarias de los pinos y desde el sol... Es muy raro tener una pena que no se quita con brezos ni vino ni actos. Yo no estaba acostumbrada a llevar tristezas cosidas a balazos a mis alas. Todo ardía en el río. No había mapas ni lugares ahí atrás. No había perdido nada porque mío sólo había sido el viento y el cantar. Y sin embargo ahora, hay una recurrente pérdida que quiere vaciar lo habido en su envenenado vaso. Y he hecho de todo para quemarla pero no arde bien.. está demasiado mojada por la vida y no seca entre mis papeles, ni en mis noches de búhos y agujeros de gusano hacia la mar.

10 de mayo de 2021

 Pinté una primera mano en la carbonera y es un cuarto muy complicado de pintar. La pared no es lisa y el rodillo no cubre, el cuarto tiene forma de L cortada por un pared con el hueco de una puerta... es muy claustrofóbico. No pude casi usar el rodillo que tiene el palo y tuve que coger el viejo y hacerlo mucho más lentamente y éste tampoco entraba en muchos sitios. Tendré que hacerme con una brocha nueva porque la que tengo está muy vieja y es redonda... y yo necesito una más alargada y suave para que no se arrastre la pintura demasiado. Sentí algo extraño allí..  que me hacía sentir la entropía y lo ruinoso y algo denso y triste. Cuando estaba acabando la mano del techo, entró pintura y se apagó la bombilla, y cuando fui a no sé que a la cochera, tuve un deja vu o o más bien un deja vu inverso,, era una noche invernal donde había una fuerte nevada y tuve la sensación de que si abría la puerta me encontraría con esa noche y esa nieve y tardé unos segundos en comprender que era de día. También me vi a mí misma, me sentí la que yo era en el pasado y ya no era, una forma de caminar y de tocar las cosas y de ver diferente... y durante el deja vu volví a serla. Estaba cansada. Además me llené toda la ropa de pintura, las otras habitaciones que pinté apenas me manché... No tenía ganas ni de quitármela y no lo hice, me fui con ella por ahí.. y luego sólo me quité los pantalones porque se me habían mojado....  Estaba algo mareada al acabar y bebí mucha agua y cogí una manzana para comer en el monte.. pero a medida que subía hacia a la fuente me di cuenta que no tenía fuerzas para subir el monte y me parecía mucho más alto e inmenso y profundo y frío. Y me quedé en la fuente mientras Kavka corría y subía algo al monte. Al regresar di de comer a Kav y yo tomé avena con yogur. Ahora tengo ganas de dormir.

 He despejado la carbonera para dejarla preparada para pintar. No pude contener las lágrimas cuando metí la ropa del abuelo en una caja. Todo estaba como él lo había dejado. Y sentí su espíritu en su ropa que me trajo su historia y nuestros momentos juntos. El abuelo quería tener su ropa en la carbonera en lugar de tenerla en el armario de su cuarto... y muchas veces se iba a dormir la siesta a una cama que había en la cuadra, en lugar de dormirla en casa. A él le gustaba hacerlo todo a su manera. El abuelo en lugar de usar los baños de dentro de casa, usaba el que había en el lavadero.. y aunque afuera nevara él salía con su ropa interior larga y se lavaba y afeitaba ahí afuera. Con esos calzoncillos largos y su fígura tan delgada, siempre me recordaba a Don Quijote. Y no metí en la caja ese vestuario, también guardé sus guantes y gorros y boinas aparte. No quería meter la caja en la cochera a la que siento tan sombría y tenebrosa... y la puse encima del armario de la que fue su habitación.. y están las cosas de la abuela y las cenizas de la tía... y a la que les hecho mi pequeño altar... donde a veces enciendo una vela o pongo una concha y un beso. No quiero deshacerme de sus cosas. Me recuerdan a ellos. Y creo que lo mejor es que deje esa habitación como velorio. Y allí ponga las fotos y enseres del resto de la familia. A mí las fotos me dan mal rollo, y siempre las quito y mi vieja siempre las pone cuando viene y las quito y las pone... Así que las llevaré todas para allá. Todos sus objetos que andan por todas partes lo llevaré allá. Lo dejaré bonito, detenido en el tiempo, con amor, para que sigan aquí, para que nunca hayan muerto del todo.

Mientras sacaba cosas de la carbonera, hacia la cochera, que era antiguamente una cuadra.. tuve que hacer espacio, me costo la ostia mover la moto de mi hermano, pesaba muchísimo... pero al final lo logré. Y llevé todos los zapatos viejos y los del abuelo y la abuela y los que ya no se usan y sin embargo nadie se atreve a tirarlos, en una estantería de allá. Y entonces, vi que cubicando un poco, me entraban las estanterías que ahora están en la habitación de los trastes. Tengo que mover el carro del abuelo un metro hacia la pared para tener más aire, pero con todo lo que hay ahora dentro, no pude moverlo ni un milímetro. 

La habitación de los trastes, queda encima de la carbonera pegada a la escalera.. y creo que para bajar todo ese peso, sin deslomarme, ni crear el caos tirándolo hacia abajo bajo la única ley de la gravedad.. voy a usar el caldero de la ropa sucia, y lo ataré con una cuerda.. y lo bajaré. Y así ya sacaré las cosas medio ordenadas.  Pero antes de ponerme a hacer eso, quiero pintarla. Yo enseguida tiendo a desperdigarme y a querer estar en siete vasijas a la vez. Y me entra la impaciencia y el ansia de hacer ya mismo lo que se me acaba de ocurrir. Y acabo poniéndolo todo patas arriba. 

Hoy cuando cogí el caldero de la ropa sucia para sacar los escombros del cemento que había picado, eché la ropa al suelo. Y ahora la tuve que meter en otro caldero grande que tenemos y lo metí para un cuarto de abajo.. que al final acabé llenando de telares hasta que les encuentre ubicación.  Ahora me apetece tanto un trago que para evitarlo me pondré ya a pintar.

 Está bien que me reconcilie con vivencias que fueron de la pasión del viento y que dejaron marcas de felicidad y de amor y de pájaros. Pero hay una línea muy peligrosa que se cruza sin querer entre haber amado y sido feliz en el pasado y caer en el veneno de la melancolía y de Comala. Así que para evitar que me entren ganas de vino me pondré a trabajar en la carbonera.

 


 

 

No estoy acostumbrada a agacharme ni para atarme los cordones. Así que lo de picar el cemento será un ejercicio maravilloso para mi cuerpo y adquirir una perspectiva jamás imaginada. Cuando estuve vendimiando, bueno yo iba de amante y me dedicaba a escribir, a bañarme desnuda en las acequias porque hacía un calor de la ostia, e iba allí con los calderos de vendimia sobre la cabeza llena de mi ropa y la de Yos, y estaba horas lavando la ropa y a mí, disfrutando infinito de la corriente del canal de riego y del frescor y alargaba todo lo posible mis horas allí. Había como 30º . También bajaba al pueblo todas las mañanas a hablar con peregrinos y con un amigo maravilloso que conocí esos días... y a traer víveres y licores que cargaba en mi mochila y cocinaba para los dos en el camping gas... y lavaba con agua que teníamos en garrafas los utensilios. Y animaba a Yos... y le mimaba y le quería más porque sólo lo veía a ratos y no era esa convivencia de 24 horas. Pero a parte de eso, algún día ayudaba a vendimiar, y mi técnica era, sentarme en el suelo, y sentada lo hacía mucho más rápido que como tuviera que andar doblando la espalda. Y para no levantarme al cambiar de vid, me iba arrastrando como cuando tenía 1 año. Y llenaba más calderos que ellos. Incluso una vez me dijeron que parara que les iba a hacer quedar mal si el día que yo curraba hacían el doble de producción que cuando estaban sólo ellos. Aunque ellos estaban mucho más cansados que yo... porque trabajan casi desde que se ponía el sol y todos los días... y es un curro muy jodido y mal pagado. Fui muy feliz en Cacabelos. Aunque con Yos, todo tenía también un recuerdo amargo. Un día el se enfadó mucho y estuvo oscuro y gris por lo menos un día y medio, porque yo rompí sin querer la puerta del granero en el que vivíamos. Yo me había despertado medio sonámbula el día que él había acabado ya el curro y habíamos celebrado tanto la noche anterior... y nos íbamos a quedar varios días de rodríguez por ahí todavía... y no se veía nada y yo no quería hacer ruido porque Yos tenía mal despertar y como además tenía una resaca de la ostia.. no era capaz a abrir la puerta que era una puerta por la que entraba un camión y a mí me da mucha angustia sentirme encerrada y tiré de una palanca y de otra y de otra... y se descuaranjinó la puerta y él se despertó como un hooligan. Y luego él y el dueño tuvieron que hacer un trabajo de más 8 horas para repararla y no quisieron que ayudara.

 


 

 Mientras estuve buscando la pala para ir recogiendo escombros.. en la carbonera, vi que había mucho espacio debajo de la escalera y en la carbonera colindante.. para meter allí la mayor parte de lo que ahora hay en la habitación de los trastes. Y pensé que los dos armarios que hay allí.. y que ahora tienen mierdas innecesarias, podría hacer espacio en ellos para vaciar la habitación de los trastes (por la que tengo que pasar para ir a mi nueva habitación) y crear en ésta un salón-cocina, ya que tiene fregadero y un día, teniendo allí una estufa de pellets o de leña, pegada a mi nueva habitación podré sobrevivir a los inviernos con muy pocos gastos.

Y esto será a lo que me dedique estos días de lluvia que no podré currar en el patio. Voy a ir a hablar dentro de un rato con la de la tienda para que me guarde cajas grandes de cartón. Porque aunque mi método preferido es arrebujar, empujar y que salga al ipso facto el sol por donde quiera, si quiero que todos esos documentos y cuadernos y libros de instituto y revistas infumables y juguetes y ruinas varias, entren en el espacio, he der ser ordenada y cubicar y meterlo en pilas de cajas una encima de otra.

 He estado picando el cemento, y salía bastante bien, el mayor problema que me he encontrado es que había decenas de lombrices que yo no quiero matar, me sorprendió que crecieran bajo el cemento y sin querer maté a una. Todas las otras que pude ver, las eché a la zona de hierba y tierra.. pero es muy probable que al picar la zona las mate y yo no quiero matarlas. Y en muy poca zona que levanté me encontré muchas y eso me echó algo para atrás y también que empezó el chaparrón. Creo que sólo voy a levantar un poco.. para que el suelo respire y la propia naturaleza aniquile por sí misma al cemento, sin agredir a la vida hipogea con la que me siento tan unida. Para sacar los escombros tuve que coger el caldero de la ropa sucia, porque el carretillo tiene jodida la rueda y sólo sirve para hacer hogueras (fue el calor del fuego el que reventó la rueda), y perdí el otro caldero que tenía y que usábamos para ir a por leña. Lo bueno de esos calderos es que entran muy bien en el aparato de transporte manual y así lo puedo ir sacando fácilmente a la basura.





 He llamado al que fue mi jefe en el taller de barro y que ahora es colega. Y me ha sido sumamente inspirador oírle. Es buena gente.. curtido por arcilla, vino y viento.. y bastante anticivilizado y natural que vive a su manera. Éste verano voy a ir a ayudarle en su casa con el curro que también tiene mucho jaleo y él vendrá a verme quizás para otra semana. Es alguien que controla mucho más que yo de todos estos oficios de huerto, albañilería y artesanías y pintura y materiales y precios y herramientas y modos operandi. Y me ha dado muchas ideas y conocimientos.

Me ha dicho que en lugar de crear un suelo encima del cemento que lo rompa.. que seguramente no tenga mucha profundidad y que salga bien. Yo tengo muchos hachos y mazos y hachas-martillo y picos y azadas y herramientas varias y no hay nada que me divierta más que la destrucción. Así que nada más que escampe iré a dar golpes contra el hijo puta cemento hasta que no quede nada.

 Sigo recolectando el compost. Voy a tratar de hacerme con un contenedor, si hubiera sido hace unos años, lo hubiera robado por la noche de alguna calle lejana, pero ahora tengo pavor a robar.  He comido garbanzos con berza...  y los he arreglado con ajo, perejil, pimiento, cebolla, pimentón y albahaca. Y me supo muy rico. Ser vegetariana.. y seguir la dieta de la hiperuricemia te obliga a cocinar. Y empiezo a hallar el disfrute de esas pequeñas cosas. Es cierto que soy muy impaciente para los trabajos de fuego lento y para quedarme más de diez minutos cuidando la comida y tomo atajos, pero por lo menos lo que cocino ahora me sabe bien. Y mientras corto los alimento o los pelo, trato de hacer mantra del ahora y de ponerle todo mi amor y darle mi presencia y no pisar el acelerador para acabar cuánto antes y hacer estropicios. Y esa nueva lentitud, también va haciéndose a la hora de comer, yo antes tardaba en comer dos minutos. Y ahora saboreo un poco los alimentos. 

Cuando fui a hacer el café para venir a escribir, vi que se había acabado. Y para controlar mi impaciencia mientras salía la cafetera fui a tirar la basura y fregué toda la cocina. Voy a empezar a reciclar, en éste pueblo los contenedores de reciclaje llegaron hace muy poco y yo me acostumbré a no hacerlo. Pero ahora, con mi nueva vocación de tocar la tierra y cuidar y alfarerar y amar el entorno y lo cotidiano y vivir en la sana-escasez-ácrata, empezaré a hacerlo. Un cubo será para el compost, otro para el papel y cartón y otro para las mierdas de plásticos que trataré de que sean los menos posibles. Ni siquiera sé dónde están los contenedores. Tendré que buscarlos.

Y voy hacer compost del papel-cartón, para volver a trabajar con la pasta de papel. Cuando curré en el taller de barro, aprendí a hacerlo y es sumamente fácil, sólo hay que dejarlo macerar con agua,  meter la batidora, escurrirlo y echar cola blanca.

 Al salir de casa orbayaba.... y subí alto en el monte, durante un rato escampó aunque luego llovió más fuerte y me calé, pero sin prisas por refugiarme. Es tan hermosa la lluvia dentro de la naturaleza y el paisaje que se dibuja al filtrar en el agua y los olores que siega el monte sobre los huecos del espacio.Al principio subía mucho menos, y ahora subo por hábito más alto y ya no subo zigzaceando ni buscando diagonales, voy más ligera por lo pindio y rápido. Y me paro a descansar cada vez más tarde. Desde allí se veía nieve en las cumbres más altas y un paisaje muy hermoso. Al regresar, aproveché al estar empapada para lavarme, ya no echo de menos el agua caliente y cuando la arreglen no la usaré casi nunca, porque es ecológico el no abuso del agua ni de las calderas y además cuando no lo tienes, descubres que no lo necesitabas. Para no coger frío fui desvistiéndome y poniéndome la ropa limpia a cachitos. Y sólo metí bajo la ducha el pelo. Para el resto usé toallitas y paños húmedos con jabón.


Dejé la comida al fuego.

La cocina es un desastre y luego la recogeré. 

Ahora sigue lloviendo fuerte. Y hay niebla y todo está detenido al son de la anti-prisa y el no hacerse problemas ni levantar ni sufrir discursos ni logísticas existenciales.

 Han bajado mucho las temperaturas... y hace falta el abrigo. Hoy con el serrucho quiero cortar las ramas que al abedul le crecen en horizontal, para que tire para arriba y para que no impida el nacimiento de un árbol que ha nacido a su vera. Creo que el árbol que ha nacido es un frutal pero no estoy segura. Tenemos ya dos ciruelos y dos manzanos, lo que pasa que han nacido todos muy pegados. También tenemos un pino-enano, un chopo, un peral, un salgueiro y un laurel. Y todos están en un espacio reducido. Por eso quiero plantar una de las fincas. 

En breve nos iremos al monte antes de que venga el chaparrón. Hay muchas cosas que quiero hacer, pero que no puedo ahora, necesito un bote grande cola de contacto... pintura de exteriores. Así que hoy me dedicaré a otras cosas, como fregar la habitación que está llena de pintura, ponerme a organizar la biblioteca y al estudio del diccionario de 8000 páginas de la RAE. Hoy no quiero leer a nadie. No tengo paciencia para la filosofía, ni la poesía, ni la literatura...y no me agarran ni me seducen los libros. En cambio el diccionario me llena de pasiones e indirectamente me abre muchas humanidades y todas sus barajas y sepultos y ventanas y tabernas. Me hilvana sobre la biodiversidad del cubismo y la antropología que me llega de forma poética. Además es muy hermoso.. ver el proceso de desaparición y conversión de las palabras.. y hallar sus huesos... en la deriva deconstruista y creadora de los esqueletos.

Es tan hermoso trotar el monte... con todas esas flores amarillas y blancas y violetas... Cuando vengan las vacas, se comerán las flores. No me gustan las vacas que ocupan los montes y los cierran y nos los quitan para servir a los mataderos del capitalismo. Y además desde que tomé el estramonio.. una paranoico temor del ensueño en alguna alucinación que se quedó grabada en mis huesos... me arde sobre las vacas.  No me gustan los ganaderos, aunque vengo de familia de ganaderos. Que destruyen los árboles y la vegetación para hacer pastos. Que quieren matar a los lobos, cuando el monte es por derecho y sangre, de los lobos. No me gusta que sus animales sean suyos y sean tratados como mercancía ni la insensibilidad y brutalidad que tienen frente a la naturaleza. El ganado ocupa los montes. Da de comer, y de mala manera, a una sola familia..y son los mercenarios del capitalismo que por ser intermediarios y no doblar la espalda se enriquecen. El monte podría dar de comer a muchos animales y a los desposeídos y ser hogar y sustento de los que viven con lo puesto que es como deberíamos vivir todos.... porque la naturaleza es la madre y lo único a lo que verdaderamente pertenecemos. Y por culpa del capitalismo nos han robado los montes. Odio el ganado. Prefiero los ciervos, los jabalíes, los lobos, las águilas.
Cuajarme de viento en el aislamiento, nutrir las pasiones; cuando no hay nadie; ser cómplice de la humanidad y mantener el honor con la justicia social y su lucha de la dignidad y la conciencia, requiere, un método, no sirve con dejarse llevar por la deriva existencialista. Yo siempre me abandoné al rojo de la sangre y al latido, era lo visceral el motor que atraía las palabras y los caminos. Pero lo visceral, cuando no hay nadie, sufre extraños anacronismos y fiebres del absurdo y lo fantasmagórico y antiexistido. Por eso, es necesario crear un método para que el fuego no se apague. Para que no hibernen funciones psíquicas que responden a estímulos e incentivos exteriores, para que no te robe tu humanidad la maleza y no te olvides del anarquismo y del enemigo que acecha entre los monstruos de la clase alta contra la naturaleza y la vida de casi toda la humanidad. Mi única arma es la palabra... asumo el fracaso de mi viejo sueño de ser revolucionaria, porque para ello, debería haber mantenido la sociabilidad. Y el aislamiento pone en peligro la conciencia política y humana, porque hace que no quede nadie en el horizonte y aborta de ti los pueblos, y sino hay nadie no puede importarte ni puedes comprometerte. Por eso hay que abrir una ventana, aunque sea desde el éter que emanan los caracoles para que no olvides aquello que aunque no sueles sentir que exista sí que lo hace y aunque no creas que estás dentro y eres parte, sí que lo estás y lo eres. Mi conciencia política y mi indignación y furia, se activa cuando leo prensa o choco con los monstruos del capitalismo y su propaganda al acercarme a la civilización. Suelo evitar hacerlo porque me da una alergia nauseabunda, pero creo que hacerlo sería parte del método. También se activa cuando siento que tengo público. Cuando la palabra va a caer hacia alguna superficie, me arde la barricada. Pero la mayor parte del tiempo suelo sentirme sola con mi palabra y mi sombra.
También es muy importante el trabajo sobre la materia para que la Cucaracha de Kavka no te haga una alambrada sobre la lámpara del techo. Los trabajos albañileros y artesanos, los agricultores y neandertales. Para no enfermarse de la patología del lenguaje ni del humo antilenguaje que crea una antagonia maníaca en el aislamiento. Trabajar con las manos, sudar y cansarse, pisar la tierra, habitar un cuerpo, alfarerar el paisaje que moras.
Y la lectura puede traerte un vínculo con la humanidad. Y evitar el no-retorno de los topos.
El estudio también evita que se atrofien funciones psíquicas. El aislamiento hace que pierdas reflejos y velocidades y capacidades de acción/reacción, pierdes memoria y se hacen obsoletas ciertas fuerzas del análisis y de la ciencia.... Como los estímulos son la naturaleza y tu sombra y el eco de la erosión del agua.. y empiezas a vivir en un mundo aparte y ajeno, ya no respondes a lo dinámico que hay en la superficie, y tampoco desarrollas la inteligencia emocional. Puedes perder la capacidad de expresión y  de comprensión ante lo humano y sufrir el autismo de las salamandras. Y el estudio mantiene el cerebro en funcionamiento. Y el arte, palia la necesidad de expresión y desarrollo y la puta sociabilidad inherente con la que nacimos... y hace que estemos en compañía aunque estemos solos.
La naturaleza, abriga y ama y libera y desarrolla lo emocional y te hace humano, porque es la madre. Y se hace tu manada y tu hogar... y te protege del pensamiento maníaco-obsesivo y fantasmagórico de la soledad, haciéndote vivir en el viento y en el fulminante ahora rodeado por lo infinito y la belleza y el más furioso optimismo y vitalidad.
La música y el baile evita que te devoren las luces de san telmo de los campo santos y los desiertos.
Y el jugar uno solo, hace que la gravedad y seriedad y rigidez de la metafísica y de la ausencia, te robe la muchosidad y la niñez.
Y amar a los perros, las truchas, los pájaros, los gatos, los insectos, los ríos, los árboles.. también ayuda a no envejecer y a no perder el corazón entre las piedras de lo hipogeo.
Soñaba algo sobre el arreglar la casa. Hoy al despertarme me extrañó verme en la misma posición en la que me había dormido. Suelo dar muchas vueltas mientras duermo.. pero hoy no me moví, dormí profundamente. Ahora busco las palabras. Por alguna razón creo que tardo en olvidar a quién amé el mismo tiempo que duró el vínculo. Así con K. tardé 4 años, y con Yos, éste verano se harán los dos años que me traerán el definitivo olvido. Y ya lo empiezo a notar... son mucho menos intensas las regresiones lisérgicas y ya no hay casi obsesiones de lo empírico buscando el crimen y el final de la metafísica. Me jode el alcance de mi memoria.. creo que la soledad hace que reverbere demasiado lo que dejó fuego y llaga.

9 de mayo de 2021

 He subido tan alto como ayer. Y durante un rato al observar mi soliloquio... y desdoblarme al oído del monte, se hizo un etéreo silencio que parecía hacer danzar a todo lo que me rodeaba, un silencio sustancia prima del movimiento, del sonido, de la vida. Vi dos inmensos hormigueros muy hermosos, porque por una cara estaban camuflados por la hierba y pasaban desapercibidos con los montículos del monte, había caracoles, babosas y muchos insectos que salieron cuando salió el sol. Al principio estaba empezando a llover pero en pocos minutos se abrió y fue muy hermoso el filtro de esa luz bermeja y húmeda. Me quité el abrigo para sentarme un rato sobre él y cuando la nube tapó al sol hacía frío y fui regresando.  Mientras subía.. gracias al cansancio iba acechando mis ansiedades y mi ruido interno, sobretodo el visceral.. El monte es un gran maestro, porque si vas con ruido, te cierra el paso y te agota, pero cuando te llenas del monte, te haces ágil y el cansancio desaparece y todo se clarifica. Aunque mi mente a veces va mirando hacia arriba para elegir el camino que cree mejor y ponerme metas, trato de no hacerla caso y no mirar ni atrás ni adelante... porque ese tipo de gestos me separan del amor del monte. El subir el monte me enseña a habitar el presente y a estar sólo donde está mi paso y mi corazón, también limpia mis emociones y mis heridas y me enseña a amar y a ver el amor del fondo de las cosas y de las personas.

 He estado estudiando un poco para mosculizar la memoria y el evitar que me vaya a la inopia sin avisarme y sin que me de tiempo a sujetarme al retorno y a mí, con una mano o algún clavo del lienzo. Hago anotaciones en un cuaderno, pero no sé porqué ahora escribo más animalmente y a veces luego no sé ni lo qué pone. Quizás es que en mi cuaderno he adquirido un hábito ruinoso proveniente de escribir para que ni yo misma lo encuentre ni vuelva a acercarme a ello. Antes en mis cuadernos, había un instinto de creación y desarrollo, y ahora suelen recoger mis huesos y sangre, cuando me siento jodida para escribir y para habitar la existencia. Y por eso los trato como cadáveres y no como los trataba antes. Y mi letra se hizo más torcida y jeroglífica del esputo de la llama. 

En breve saldremos al monte.. ahora ha escampado.

Hoy me he sentido muy encuevada. Como una hilandera de lo que se lleva el olvido contra el cuerpo, sedimentándolo entre las vocales que alaran el dolor de los mamuts al escupir el hueco de la palabra. Y me han entrado ganas de alcohol... porque me horadó el azul de las brasas que se hincan en la tierra negra, ese azul que evapora en las cenizas cuando la humedad posterga el amor para después de alguna muerte. Pero prefiero beber la sangre de las nubes que la de los frutos podridos.... al menos hasta que no me desintoxique de esos 20 años de traspiés hipogeos. Y me hará bien irme ahora al monte.

Me iba a poner a estudiar y tenía un cuaderno viejo para ello que estaba casi vacío, y hoy descubrí que era el cuaderno que tenía en mi ingreso en agudos del 2017.

Empieza:

Estoy en el manicomio. Ayer algo pasó, la mezcla de dos mundos que no reconocí, y quieta entre ambos, la pelea, además de hablar con gente que se incrustaba en mi pensamiento y generaba una raro puente sin orilla. Todo era feliz, hasta que ayer aceché públicamente creyendo que estaba en el ensueño. Ahora he de levantarme, volver a borrar todo eso y encontrarme en la poesía y en mi verdad vacía. Seguir peleando por el amor y erradicar la violencia como lucha.

---

Estoy algo cansada y las pastillas me impiden pensar con claridad. Espero irme muy pronto y cantar. Recorrer los poemas de sal y viento. Aunque todo lo otro no se sepa.

...

Estoy ansiosa de estar encerrada, siento mi pensamiento muy frágil y marchado. La medicina no me hace bien. Tengo que usar la astucia para salir de aquí.

...

Tengo que tomar fuerza de donde sea. Estar aquí lo menos posible. Recuperar mi vida, mi cordura, el amor, la soledad, a Kavka. No han de oírme, ni hablar conmigo, aunque les hable y les oiga. Sólo diré las palabras que me devuelvan mis montañas.

...

Conservar hierbas de ceniza, la selva en tus ojos
si tape los míos con fuego, la mirada buscará más allá de nosotros
ser polvo es ser también el agua
saberme nada. conducto del viento.
También cabeza de ratón cuando la lluvia dobla las piernas. 
 ....
Que no queme más el llanto ni las balas.  Que garperrada en la raíz de la osadía del sufrimiento sangre por última vez lo cierto. Que ya no lloren más cuerpos mutilados. Que no sea necesaria más la soledad de la jeringa. Comprender a veces es caer. Era algo necesario no hacer preguntas y llevarlo todo como etanol en los huesos y los oídos medio locos. 
 
...
Andar en varios mundos a la vez y verlos en sitios donde tal vez no estaban o era yo la que no pertenecía. Esa mala conexión necesita arreglarse. Para de veras saber dónde estoy. Fue parte del fuego endeudadp de la locura de ayer a la que ahora he de volver para cambiar para siempre el error y distinguir y salir de la brecha.
...
La palabra que ha cargado tu soledad en mis ojos es también hambre de gorrión en la lejanía.
No quiero tenerte en un suelo enfermo, ni dejarte como lumbre tantos agujeros. De tenerte tendría que ser a solas de todo lo solo. Y mentiría porque no sabría decirte lo que soy.
...
Todo es verdad y todo es mentira en según qué perspectiva.  No creerme nada es lo mejor. Dejar que cante la noche. Ellos juegan. Jugar es lo único que podemos hacer.
Tener sólo lo que es nuestro, el vino, el amor, la tierra mojada. el viento.
 ---
Farlopa en tu cristal torturado de tanta luz rasgada en tu pecho. Pero ahora volvemos. Todo vuelve. 
---


En el cuaderno no escribía casi nada de lo que viví en la estancia allí dentro. Porque allí todo era muy raro. Sé que estuve 9 días, escribí una carta-denuncia que entregué a la psiquiatra. Me ataron a la cama porque pegué a un guardia de seguridad. Y había la ostia de jaleo surrealista.. añadido a mi dificultad de distinguir el ensueño de lo real. Recuerdo que escribía sólo a ratos en los que sentía un poco de silencio.

 Ya he acabado la habitación. Ahora me siento enlluvecida bajo los líquenes de los robles. Hoy sólo he comido fruta. Me ha dado un extraño arrebato proveniente del etanol de la memoria.. pero es mejor que no haga nada por él ni en su nombre y que deje que se vaya... sin provocar ninguna clase de acontecimiento y sin escribir nada sobre su certeza para no promoverla. No quiero dormir la siesta. Aunque ahora mismo el 70% de mi psique está dormida.  Me alegro que llueva para que el suelo que azé ayer respire y se nutra y para que la grana brote..  Le escribí una carta, dejando a un lado lo que grita Lobo. Y sentí que mis palabras cobraban vida y se arrebataban en mis huecos. Y ahora me entró ese contonear alcohólico que va retrocediendo por la vegetación hacia un sostén que no había sido vivido antes. Es mejor que me ponga en movimiento. Me sobró pintura y quizás pueda pintar la carbonera. Para estancias más grandes no creo que alcance. Como la carbonera mete miedo, no hará falta que la recoja antes de pintar y además eso impulsará a que la limpie luego.

 Hoy tuve muchos sueños. Pero sólo recuerdo con nitidez una escena que me hizo sentir el humor negro. Aparecía un extraño arlequín.. con cola de mono y traje y sombrero y una risa ácida y unos dientes muy afilados que querían matarme y tenía un cartel que ponía The rules. Y cantaba una extrañísima canción sobre la ley y las reglas y la moral y el control.

Quizás es mi inconsciente que se rebela porque ahora no quiero perder el vino del vaso. Y porque sentí miedo al amor y deseo que sentí a Atwa.

Yo necesito tocar tierra. Siempre padecí la enfermedad del éter. Esa bohemia del vivir del aire y de milagro, de perseguir y amar lo imposible y rechazar lo concreto y sido. Viví en una fuerte desconexión con mi cuerpo y mi ser exterior... por eso al beber muchas veces llegaba a la inconsciencia o al coma etílico.. y había esa hambriología de marte, por la falta de tierra. Me atrapaban las sirenas de la escritura, de los escalofríos, pasiones y melancolías negras..  Y ahora desde que he dejado la ebriedad y ya no como con ansiedad y hago una dieta vegetariana sin productos que cagan los robot del consumismo, y hago trabajos físicos y subo al monte, siento que estoy recuperando una vida que perdí el día que llegué a la tierra. Y aunque es raro para mí la paz, empiezo a tenerla y a sentirme sana.

Todavía me queda algo heliogabalano en el tabaco y en los ataques de la luna.  Pero hoy tengo esperanza en la tierra. En dejarme del todo en manos de la naturaleza y no volver a desquiciarme por los fuegos fatuos.

Antes de conocer a Yos, durante varios meses.. había logrado vivir en armonía con mi cuerpo y mi espíritu y Madre Tierra. Pero con él, sufrí otra vez los delirios del éter y la sangre y la bala y lo carnívoro y violento y kamikaze.

A mí me pone en grave peligro el deseo hacia el hombre porque me despierta animalarios salvajes que buscan el éxtasis de la muerte.. y mi ya dificultosa capacidad de pisar tierra, muere fulminada en el deseo al hombre. Y eso es lo que me preocupaba anoche al amar a Atwa. Cuando amo, quiero beber el alcohol y el THC de todas las estrellas y vidas y muertes.. Y el amor me destruye. Y aunque la ausencia de amor también me hiere. Parece que mi cordura y mi coraje y mi numen depende de la raposa solitaria y de Lilith. Aunque siempre hay esa tentación del peligro de morir que me trastorna la vida.

 Ahora estoy desayunando la avena. Me acostumbré a estar las primeras horas del día sólo a café... Y he llamado a mi hermano, que es el banquero y jeque de la economía familiar... porque quiero comprar si se puede el prado de enfrente para plantar árboles y hacer un huerto.  Cuando se me mete un deseo dentro, suelo necesitar la inmediatez y el ipso facto y me causa ansiedad que se posterge hacia el humo de Comala. Y mi hermano estaba liado y nada más descolgar en lugar de decir hola, dijo, qué me andas mareando... Yo se lo dije, pero él no escuchó. Así que llamé a mi viejo que parecía algo estresado y y sin ganas de hablar... y aunque me decía que habría que mirarlo y que le parecía bien sentí que mis palabras estaban cayendo en saco roto. Y eso me metió un calambrazo y al rato le volví a llamar y le dije, que hay que ser realistas y que lo más probable es que yo no pueda conseguir una casa en la mar y que sin embargo aquí podría hacer un lugar muy hermoso para vivir con ese prado lleno de árboles y un huerto que me dé de comer y que sólo hay que negociar con los hijos que los otros con los que en su día hubo desencuentros ya están cascados. Y que en caso de que no se pueda comprar, podríamos cercar la finca que queda en los prados del río... que es muy grande y hermosa.... y allí yo tendría mi isla.. y que plantaría esto y lo otro... Y él me dijo que las cosas no hay que resolverlas nada más que se nos ocurren con esa ansiedad..ni empezar con el cuento de las uvas. Y yo le dije, pero tampoco puede quedar sobre un eterno mañana que nunca llega.

Creo que lo que me causa ansiedad es la procastinación fantasmagórica que mi familia siempre ha embriagado hacia el cantar del naufragio. Y al sentir esa inercia de la sombra... y su deriva hacia la nada, sufrí ansiedad y mi deseo se volvió compulsivo.


 Hoy tenía ese ánimo cavernario y quise darme la vuelta pronto.. pero Kavka se negó a regresar y pensé que es mejor que me fíe de Kav que de mí y subí al avanti bajo la llovizna, y aunque no subí muy alto, lo suficiente para cansarme y deshacer los idearios fúnebres del existencialismo. Hoy había regresado el frío, y bajo el orbayo se sentía más salvaje la naturaleza y mucho más íntima.  Al regresar fui a gastar mis últimas monedas en la tienda, compré verdura y fruta y cómida húmeda para Kavka. Mi pensión nunca me llega al día 15, aunque éste mes tuve más gastos por el material que compré. Me gustaría vivir en la suficiente ácrata-escasez. Debería plantar un huerto, si tuviera terreno cerca de casa, ya lo hubiera hecho.

En la tienda un paisano del pueblo me dijo "hoy no subas al monte que hace frío y llueve y está malo para eso" Le dije "ya subí un rato, éste tiempo es bueno para el monte porque da más rudeza y frescura y ganas" Siempre me sorprenden las muestras de cercanía en éste pueblo.

Mientras regresaba oí a los chatarreros.. y les levanté la mano y les esperé en medio de la carretera, pero estaban apolimanados y cuando pasaron justo a mi lado tuve que volver a pararlos porque no me habían visto. Les dije que si querían una cocina de butano, dos neveras y una antena de televisión. Me dijeron que si les ve la policía con neveras dentro les hace el lío. Estaban más interesados por la cocina de butano.. pero como la tengo en el gallinero, y encima hay la ostia de leña y a mí ahí dentro ya no me estorba les quité las ganas de venir. El día que el ayuntamiento ponga la recogida especial en los contenedores sacaré todos esos muertos. Porque no tengo una furgoneta para llevarlos al punto limpio.

Mientras regresaba el orbayo se convirtió en chaparrón.