Ardidos

Voy siendo feliz del canto que cuajan los velorios.. en las flores que mueren en otoño. Hace ya tanto.. que nunca existió otra escarcha en la sangre de la mariposa que coagula contra las certezas y patrias. Detrás de mí sólo la lejanía.. y desde ella lleno tu vaso con el amor de lo que jamás tuvieron nada ni esperaron nada. Y de ahí, proviene el verdadero amor, del vacío enamorado, proviene de la nada, cuando la nada toca el piano, cuando la muerte es la tabernera... y te la suda todo porque sabes que nada jamás será tuyo y que tú sólo eres viento que se va, es cuando sabrás amar.
 
Por eso casi no hay amor entre los humanos.
Porque los humanos aman desde el miedo a la nada y aman para cubrir el hueco. Aman desde el hambre. Aman en el intercambio de bienes y servicios. Aman igual que comen la carne del matadero. Aman igual que codician una propiedad privada, una nómina, un espejo que les dé la razón y les alce y les identifique. Aman porque tienen miedo a morir y a ser nadie y a no tener ninguna verdad ni sentido existencial ni patria ni clan ni sostén... Aman para recibir algo. Y desde la miseria y el espanto, se vinculan.. Y como las parejas o tríos o, comparten la misma miseria, al juntarse se sienten liberados de ella..porque la esconden y creen que la subliman.. y del esconder la mierda, surge su amor... 

Pero ese amor, no es el amor. Es el hambre. Es el miedo a la muerte. Es lo que no te dejará ser libre ni conocer a nadie, ni amar a nadie, ni ver la mar.
 
Por eso sólo aman los locos y los muertos. Los árboles, la mar, las estrellas.
Entre los humanos, sólo habrá hambre insaciable, un agujero atómico.. el eterno-retorno de la insatisfacción y de la violencia del vacío, narcotizada en el intercambio de las drogas que se inyectan para engañar a la nada y a la muerte y a la soledad. Temen la soledad que les llevaría a cruzar los umbrales del ser hasta la locura, el infinito y la inexistencia... hasta la arritmia de Artaud o las fiebres del Innombrable. Y de huir de sí mismos surgen los grupos.. de perfumar la mierda, nacen las sociedades, del miedo se levantan las patrias, de no soportar vivir sobre el fuego y lo desconocido y la fugacidad, ni poder asumir que la verdad nació asesinada para la condición humana nació el fanatismo, nacieron las tiranías, las religiones, el fascismo, el capitalismo, los manicomios, las cárceles, los gobiernos, las quimeras.

Sólo habrá libertad y amor, cuando seamos la muerte amante, cuando soportemos ser lo que somos, y somos nada, nadie, estruendo de la calcinación, un sueño de la muerte, y cuando todos seamos los desposeídos, los vagabundos, los nómadas del fin, los náufragos del big ban, la guitarra eléctrica del absurdo y la tempestad.. volveremos a ser todos los mares y estrellas... y el amor y la anarquía, será, será la vida al fin, entera, rebosante, libre, sin condicionales ni raptos..
Me despierto aún marchada de lo que me mora.
He sacado un rato a Kavka y le di de comer a Zaniah. Tuve sueños donde discutía con unas personas que llevaban la bandera de españa. En breve estaré en la mar, no sé si en dos días, en tres. Aún estoy lejos de los significados...  Estos días.. he sentido una nueva calma...  Me asumo en el gueto... en la distancia con la sociedad.. una distancia metafísica parecida a la que tiene un animal. Me asumo en el perenne sin sentido que cuelga de la enamorada inestabilidad... donde mis viejos anhelos de hallar lo absoluto.. se rinden a la fugacidad y a la mortalidad de la belleza que viene de lo insostenible y de la muerte. Y así habito el principio de felicidad. Porque lo que causa infelicidad es desear algo ajeno a tu propia naturaleza y luchar contra ella.
Si en mi puta vida.. tuve un oficio, ni una pertenencia, ni nada qué hacer con las cosas que se hacen... ya no lo voy a tener nunca. En mi pasado hubo una fuerte ruptura con el entorno social... que se mantendrá en mí.. esa bifurcación me llevó a la escritura y al amor a la naturaleza...  me separó del materialismo, del ser junto a los otros... por eso hallar mi lugar... mi sentido, mis motivaciones.. no se refleja en la sociedad.. no proviene de los valores de eficacia, de mercado... y ni siquiera en lo respecto a la escritura, no tengo interés en publicar libros, ni en proponerme escribir algo acabado para X escenario.. y aunque la escritura sea mi sostén.. ella también proviene de la erosión de la nada. Mi propósito es más parecido a la raíz que busca la lluvia al evaporarse... Por eso estoy íntimamente ligada a la pérdida constante del sentido... mi yo busca un territorio, busca pertenecer a, busca un poema perpetuo, pero ese territorio es la ausencia de él...  por eso todo lo que construyo arde y desaparece.. y mientras yo mantengo la tensión por crearlo, surge la palabra, el canto, el deseo, el grito, el amor, la lágrima, la vida... pero siempre muere... sólo está la hirviente tensión de hallar lo que no existe... de morar lo que me deshabita, de necesitar la certeza que no podría ser mía porque es del fuego y cuando me toca me quema y al quemarme todo lo que la tenía se separa de ella y sólo arde.
Y cuando amé a otros... era igual.. yo vivía en la constante tensión de amar lo que huía de mí.. el amor, sólo era la fantasía de hallarlo en el siguiente segundo.. pero ese segundo nunca se hacía presente... yo lo perseguía como se persigue el arco iris... y su distancia insalvable me motivaba a caminar... desde el agujero, desde el eterno-retorno del vacío.
Al igual que mi propia idea del ser.. yo me identifica conmigo desde el motor del anti-ser.. mi sensación de existir, es una alucinación que me ofrece la muerte... mi hambre por ser algo probable.. mi necesidad de saber quién coño soy... me empuja a escribir y formar la de dios de cosas de lo que soy, como éste escrito. Pero muere. Vuelve al vacío. Y de ese agujero de magma que todo lo calcina.. surge la construcción de una supuesta identidad... que vuelve al bucle de la nada. A la constante destrucción.

Al no poder acostumbrarme al rayo y a la nada... escribo. Al no saber habitarme en el amor de la desintegración, me tenso hacia la creación.. y esa tensión es un disparo sordo hacia la ardiente oscuridad...  De esa tensión de estar muerta, surge la vida. Y esa vida yo nunca la toco... me embriaga como una tormenta, como una estrella fugaz, como un sueño.
Hoy fui a vacunar a Kav... a una villa.. que es muy fea, está llena de centrales eléctricas, fábricas, contaminación.. pero dentro de ella, hay un lugar lleno de árboles... y muchos prados muy grandes.. que eran viejos campos de fútbol. Es la propiedad privada de una multinacional de la minería.. que ha sido abandonada... Es el único lugar hermoso que hay allí. Y el otro día por azar encontré un acceso. Y allí no hay nadie nunca... porque creo que si entran guajes va la policía y los echa. Me hace feliz entrar a los lugares donde se me prohíbe entrar. Siento un poco de adrenalina y sobretodo el saber que no me encontraré allí a nadie. Y me siento refugiada.. al saber que Kavka no corre ningún peligro... porque estamos en un rincón secreto y cerrado. Sentí la misma alegría que sentía en la cuarentena cuando sabía que sólo Kavka y yo estaríamos en la playa. Y estuve muy contenta echada en la hierba debajo de un árbol... 

Y hoy no me he posado a escribir hasta ahora. Pero ya no me posaré en el fondo de la escritura, mi ánimo ahora no es introspectivo. Tengo la mente en otro sitio. En breve me iré a la montaña con Kav. Bebo una cerveza. Ya no me toca la sombra. Me es algo completamente ajeno lo que escribí por la mañana. Porque me he ido hacia mi espacio del viento, me he vivido en mi libertad, en mi lejanía, me he alejado del entorno y de las condicionales. Todo se lo llevaron los pájaros.  

En parte.. esa es mi forma de vincularme con la sombra, con la herida, con el amor, con la belleza. Desde la fugacidad. Hoy me revienta, me brama, me harta, me enciende, me obliga X canción.. y una vez que escupo la púa y el ron.. ya no es mía, ya no fue nunca mía.

Esa amnesia mandragorosa siempre me ha salvado la vida. Porque si tenía un rencor, un conflicto, un abismo, una obsesión, un amor plutoniano, sólo me duraba un rato, siempre fui infiel a mí misma y a la realidad... y eso me dio facilidad, para perdonar, para olvidar, para quemar naves, para empezar de nuevo sin estigmas ni condicionantes, para volver a la taberna que me dije que no volvería a ir nunca más y sentir que su vino era el primer vino que me había quitado la sed.

 Además la velocidad de mi amnesia se acrecentó desde que conocí la locura. Me distraigo y se me olvida lo que hice hace cinco minutos, lo que fui, lo que sangré. Se me olvida todo lo que escribí, perseguí, perdí y fadé. Por eso siempre tengo la sensación de que provengo de la nada y de que el fuego rodea todo.

Y esa parte sombría de la sombra.. que quiere crearme un eterno-retorno del cuchillo.. sólo se conecta en mi fibra, cíclica y desapegadamente. Todo se va hacia lo imposible, todo vuelve desde lo imposible.

La escritura me hace alquimia.. porque cuando escribo de la sombra...  cuando expreso los sentimientos que no puede acoger el entorno, ni otro humano.. esos sentimientos ya no tienen violencia vertical.. y pueden relativizarse en los otros cubismos y experiencias existenciales que el tiro no tuvo en cuenta al conectar con la materia oscura y la brecha del fuego.

Esto pasa siempre con la sombra.
Si mantienes reprimido X campo semántico... se expresará con violencia y de forma desproporcionada. Si lo liberas.. su carga, aunque en principio fuera belicosa y separadora.. al extremizar y asumir esa separación desde la verdad del ser.. oscilará hacia la cuántica y la creación de encuentros y nuevas perspectivas y también comprenderá que en el conflicto hubo una proyección en el espejo.

La sociedad capitalista... está sostenida por el infierno de Plutón. Plutón es la sombra.
Nos enseñan a vivir con una máscara y ocultar la sombra.
Por eso el infierno es perpetuo.
Siempre nos gobierna la sombra reprimida.. sólo cuando la sombra es liberada, el ser puede tener voluntad de elegir y ser libre.

La gente traga mucha mierda por los convencionalismos sociales, por el fascismo de la moral, por adaptarse al sistema capitalista,  porque ha comprado algo al diablo.. (un puesto de trabajo, una seguridad material, una necesidad de aprobación, de gloria etc) Ha vendido su interior hacia algo exterior.  Y acá es cuando el infierno plutoniano.. envenena el corazón de esa persona.. y la persona reprime la sombra, reprime la verdad que le duele porque le hace saber que ha traicionado a su alma. 

Cuando hay contenido reprimido en la sombra.. se gangrena y se hace un monstruo. La mayor parte de la gente proyecta ese monstruo al exterior.. y lo odia y lo condena.. en la otredad para desidentificarse de él.. Siente que al odiarlo en los otros, es libre de él y superior. Eso son las artimañas del ego. Pero el monstruo va devorando a la propia persona... desde el motor inconsciente...y empujándolo hacia sí mismo. Por eso Madre Muerte es la confesora.. la que todo lo sabe.. la que te desnuda y ves de frente al ser sin proyecciones.

Yo sé que bajo el hechizo de la sombra de la bruja de mi familia.... bajo mi guerra metafísica contra ella, también soy yo la que la encarno, lucho contra ella, luchando contra ellos y desintificándome de ellos.
Pero yo soy ellos.
Reacciono sanguíneamente, reacciono animalmente.. porque proyecto.
Cuando se reacciona a fuego ante algo, siempre es porque se proyecta a la sombra.
Si no se hiciera.. lo vivirías como se mira llover, o el crepúsculo... lo vivirías con la distancia del silencio y del Fauno.. sin emitir juicios, sin tomártelo a pecho ni a cuchillo.  Y podrías ver el alma del otro.. como los perros miran nuestras almas. Podrías amar a Fauno en todo lo existido.

Si te quema la granada entre las manos... esa granada es contra ti mismo. Es algo que no pudimos asumir. Que nos hace bocajarros de magma.
 
Pero es difícil dejar la bala en el cartucho.
Cuando el entorno.. vibra frecuencias bajas que te absorben y te identifican con ellas.. y te despiertan tus frecuencias bajas. 

Somos energía.
Y las energías atraen energías afines... y además te embrujan.
 
Por eso a veces.. para poder llegar al amor de fauno... es mejor estar completamente solo.. tratar con la mar, los árboles y los animales.. porque si tratas con personas que tienen frecuencias de ira, miedo, tristeza.. en su sombra.. te estimularán hacia esas frecuencias.. porque en el fondo viven en ti.. y si te es difícil por ti mismo librarte de ellas y vibrar amor y alegría... será mucho más difícil.. cuando el entorno.. es trágico. Y te las hace emerger desde la sombra y el espejo.
Cuando estoy con Zaniah.. dudo en llevarlo conmigo a la mar. Siento que mi familia si se queda al cuidado de él, lo volverá un gato depresivo e infeliz. Siempre les reproché que ellos no deberían haber tenido jamás hijos.. y ni siquiera una planta. No sé qué pero me he vinculado con el gato. 

Estos días he sentido abierta esa sombra de la metafísica-terrorista. Y aunque no la he expresado con la escritura me hierve por la sangre. Cuervo penetra las entrelíneas.. y halla el infierno plutoniano, ve la sombra.. la sombra que hace sufrir al que la emana y al que la recibe. Por eso he sufrido una contrariedad. Porque señalarla y aullarla... causaría sufrimiento en el otro y el mío tampoco sería reparado. No daría la liberación. El ego se pondría a la defensiva y la sombra en la contracción se haría un bocajarro hacia la penumbra. Sé que cuando captas la sombra de alguien y te hierve la dinamita.. en parte su sombra es tuya... tú mismo tienes campos semánticos que incluyen esa sombra pero la proyectan. Por eso estoy haciendo un ejercicio tao de no reaccionar y no sacar las balas. Pero necesito que corra el aire. Que me dejen en paz. Que no se me acerquen. Y al estar en mi ciclo de luna, me es mucho más difícil no fundirme en la pólvora. Estoy más belicosa. Me cae mucho peor la gente. Mi mirada al igual que se conecta con mi fondo oscuro y mi infierno, ve el fondo oscuro y tabú del otro, lo que el otro emana pero jamás aceptaría como suyo, lo que el otro reprocha en las sombras de terceros y encarna como un tabú en sí mismo. Y sufro a veces misantropía y un retumbar de rabia que cae como la lluvia sobre mi éter.

Necesito encontrar un lugar que me ofrezca el amor. Y siento que eso hoy depende.. de que viva junto a animales, árboles, agua.. y muy lejos de las personas. 

Una carga de la sombra... es que yo no puedo convivir con mi vieja. Me acaba desesperando.. sus frecuencias energéticas al mezclarse con las mías... me llevan a un desierto y sacan lo peor que hay en mí... La he dicho muchas veces.. que yo con ella.. necesito que corra el aire.. verla de vez en cuando, hablar por teléfono pero no convivir, para quererla mejor. Pero ella eso no lo comprende, se lo toma como un agravio.. como algo que la rompe el corazón... y en su caer depresivo.. yo siento culpa de su dolor.. me siento responsable de su dolor.

Me imagino que es difícil para una madre, aceptar que su hija le diga... que su presencia a medio plazo la desquicia y la destruye.

Pero es algo que siento visceralmente. Empiezo a sentirme pequeña, claustrofóbica, asfixiada, sin esperanza, débil, rabiosa, infeliz... Me siento abrazada por lo depresivo de la existencia.. lejos de la libertad y de la poesía.

Y eso es algo que siento desde mi adolescencia... respecto a mi familia.
 
Y es algo natural que tengo derecho a sentir.
Cuando ellos criaron a los pájaros para que fueran topos.. y quisieron robarles su naturaleza y su destino y meterlos en el zoológico de la maldición de la familia.. que durante generaciones y generaciones se sostenía en hacer de la vida una tragedia y en el vivir desangrándose.. sin cantar, sin conocer la revolución ni la libertad.... sin reír ni amar la vida. 

Si lo que yo siento, es un agravio, si lo que yo siento, causa dolor, si lo que yo siento despierta sombras y recuerdos que todos quisimos olvidar... yo no puedo evitarlo, Y no estoy dispuesta a meter lo que siento en la sombra y hacerlo una prisión que me destruya, ni ponerme una máscara encima. Nunca lo hice. Por eso fui psicótica. No está en mi naturaleza aceptar un sacrificio.. ni esconder la verdad, ni fingir. Aunque esa verdad no la quisiera nadie. Aunque nos doliera a todos. Era la puta verdad. Y aunque busco la forma de metamorfosear  mi relación con esa verdad... la liberación de la sombra necesita conectarse con lo incómodo de la sombra..

Siempre he tenido... ante los que he querido, un romanticismo y un ansia de protegerlos, de buscar un amor sagrado e ideal y perenne y un vínculo de evolución, conocimiento.

Por eso me ha causado tanto sufrimiento mi familia.
Porque ellos parecía que me pedían que les protegiera de mí misma, que renunciara a mí misma para que los quisiera, que si sentía lo que sentía, que si veía su infierno, significaba que les robaba el amor y los abandonada y traicionaba. Que si veía la sombra.. y la sacaba afuera, yo era el diablo encarnado.

Pero la sombra estaba ahí antes de que yo naciera.
A mí me parieron de ella.
Yo nací con medio cuerpo en ese infierno.
Y nunca pude dejar de verlo. 
 
Emocionalmente.. siempre sentí un hacha bifurcando mis emociones, por esto. Por el chantaje emocional proveniente del infierno plutoniano y de la toxicidad del amor plutoniano. Si yo nací en una familia incapaz a comprender el amor de la anarquía.. y a vincularse desde la libertad y la independencia, si crecí.. viendo a mis padres pelear durante 25 años y usar a mi hermano y a mí, como cebos de su guerra, como posesiones de sus victorias, si visceralmente leí que el amor era muerte y era sufrimiento y guerras de poder donde todos perdían.. y que ni dios podría encontrar una salida ni salvar el amor ni el poema. Y si yo me convertí en el diablo.. por señalar la sombra que ellos habían acuchillado sobre mí. Si sentí su odio, su condena.. por hablar de la sombra. Por no ser yo Jesucristo al sacar la mierda, por no convertir en flores y pajaritos.. esa materia oscura... Y sentí una presión inconsciente.. para que yo fuera la virgen maría... dándonos a todos la paz. Porque también necesité que todo ese dolor... llegará al mar.. que se convirtiera en amor y en un destino más allá de las estrellas.. que nos salvará y nos hiciera libres.

Y me fue extremadamente difícil.. hallar la razón de la sin razón.. poder encontrar una metafísica.. que explicara porqué nos dimos tanto sufrimiento e infelicidad.. que no beneficiaba a nadie, que iba en contra de la vida de todos... Tuve que ir a buscar las razones a la locura y al infierno. 

Y en mi pesa-nervios sentí rabia... porque sentí que los que me separaban de mi camino y de mi libertad, mis mayores saboteares contra mi felicidad fueron ellos.
Y también tengo un animal que dice si te pones en medio de mi libertad, eres mi enemigo, si no me quieres libre es que me odias. Y ese animal ataca y arde y yo no lo sé detener.
Y esa rabia sigue en mi sedimento.. y si convivo con mi vieja, se despierta. Se abren las sombras. El Leteo se desborda. Vuelvo a sufrir el aullido de la adolescencia.

En mi naturaleza... también hay algo extremadamente sensible... que anhela el amor neptuniano.. que borbotea el alma y la visceralidad... añadiendo todas las habitaciones del infierno.. y si el otro es capaz a amarlo y contenerlo todo... es cuando yo me siento amada.

Por eso con mi vieja siempre hubo conflicto. Ella no podía amar a la Mareva que soy. Ni a Lobo Estepario, ni a Tigre, ni a Cuervo. No podía asumir mi rabia ni la revolución contra sus sombras y sus cadenas, para ellos las cadenas significan amor, para mí era lo que me lo arrancaba. Ella no podía asumir mi destino. No podía defender mi felicidad. No podía abrazarme mirando mi fondo oscuro ni a quien yo era en mi totalidad. No podía entenderme. Mi anhelo de ser amada por ella enteramente.. era un imposible. Porque era ella la que exigía que yo la amara de ese modo y que yo renunciara a lo que sabía y sentía Tigre. Tigre para mi familia materna, era el diablo, un terrible monstruo que destruía a toda la familia y que debería vivir en mi sombra y que jamás saliera.
 
Eso fue algo vesicular.. en la creación de la múltiple identidad. 
La niña perdida y Alicia.. eran los aspectos del ser.. que mi madre amaba.. y que yo utilizaba para amar a mi madre. Mis otros animales.. eran rechazados y cuando salían siempre había guerra y mi madre ya no era mi madre.. era el fusil que me quitaba el amor de madre.. por no seguir yo siendo la virgen maría y la madre de mi madre.
Hace varios días que no escribo mis sueños y casi no los recuerdo. Todavía es de noche. Y estoy lejos de mí y de lo que me rodea. En unos días estaré en la mar.. y mientras todo es extraño. Sufro el sin sentido que cuaja sobre las direcciones de futuro. Me afecta el aislamiento... cuando llega como algo fijo que cierra, contrae y separa. Cuando mi soledad no ofrece su utopía. Un aullido de insatisfacción tensa la fragua donde surgen los pasos. Me aferro a la escritura y a la naturaleza. Me motiva lo transpersonal, lo que me libera de una forma y de un argumento.. lo que hace que mi pasado sea el sueño de un río. Pero eso me hace vivir sobre la inestabilidad... entre las cuerdas que sobre el abismo siempre están al borde de acabarlo todo. 
Cuando el orden ha sido el caos, la fugacidad y el éter..  es muy difícil que construya otra forma de vivir. No soy capaz a concebir mi vida como un propósito. Mis motivaciones, son abstractas, son poéticas, no tienen nada qué ver con lo tangible ni habitable. Y eso me separa de la sociedad. Nunca he sabido dedicarme a algo que no sea escribir. Durante esos años ahí afuera, me motivaba el amor.. profundizar en los vínculos.. en la psique... en la libertad,  crear una cercanía y un poema perenne y también me impulsaba el hedonismo. Cuando todo eso murió.. sólo quedó la escritura. Que partía de una violenta lejanía contra lo que venía antes de mí. Y emocionalmente aún no he subsanado.. esa destrucción. Aquellos que representaban el viaje hacia la superficie, el regreso a la humanidad y al amor... se volvieron una muerte universal que incluía todas las muertes del mundo exterior y de las nociones de la pluralidad. Muchas veces cuando rozo.. estos trazos de la historia, se me quitan las ganas de seguir hablando.. se me congela la voz.. es como si los caminos se cerraran violentamente en una herida y la abrieran hacia su oscuridad... Y esto es así, porque existencialistamente viví esa ruptura como la muerte de todos los caminos de los que venía y la incapacidad de usar la pasión y los pasos hacia un canto que incluyera. En cambio cuando conecto con ese pesa-nervios en Arko, lo respalda lo poético de las emociones... Ese sedimento.. puede regresar al ser y construirse en los diccionarios y guitarras.  Pero en mi puta sangre, al llegar allí me separo... En Arko vive la poesía que nunca pude escribir a esos cadáveres.
Me pasa algo raro con los gatos. Temo ser responsable de un gato. Me gusta dar de comer a los gatos callejeros y tenerlos cerca pero no míos. Quizás me quedó una espina clavada con Hierro, siempre me sentí culpable de su cautiverio, de haberlo castrado, de haberle robado el mundo de los gatos. Y aunque se crea lo contrario.. los gatos son extremadamente sociales y reclaman constantemente acción, afecto, presencia. Es bueno que se vinculen con otros gatos. Son criaturas que necesitan la aventura, la libertad, el fuego. Por eso si encierras un gato en una casa... si le robas la calle, le estarás haciendo prisionero.. y esa culpa es algo que yo nunca más quiero volver a sentir.

Con Zaniah sentí que si lo dejábamos en la calle moriría. Y me voy a ir de aquí en cuatro días.. hay como ocho cachorros de diferentes camadas y Zaniah es el más pequeño... dudo mucho de que cuando regrese, si regreso el próximo verano, estén vivos más de dos de esos cachorros. Y a Zaniah no lo podemos dejar morir. Me pasaba algo raro.. cuando tenía entre mis brazos a Zaniah y tenía miedo de hacerme cargo de él, se asustaba.. y cuando, sentía que tendría que protegerlo y cuidarlo siempre.... se calmaba, me ronroneaba... Era como si Zaniah leyera todo lo que yo sentía y me invocaba para que lo amara.

Pero dejaré a Zaniah con mi vieja y la otra gatita que tienen en la casa familiar.

Hace tiempo que pensaban en tener otro gato.. Y Zaniah estará en buenas manos.

Ahora mismo no quiero asumir la responsabilidad de hacer feliz a un gato. Estoy muy vinculada con Kavka... los dos nos entendemos.. es como si él fuera un brazo y yo el otro. Kavka conoce mis ritmos de escritura o ensimismamiento.. y es muy independiente cuando estamos en casa.. reclama su espacio de soledad... Y si yo me estoy pasando de escribir, Kavka viene a buscarme sutilmente.. y al salir.. Kavka se transforma.. y la calle es suya... y soy yo la que sigo a Kavka monte adentro.. y él defiende ferozmente su momento, no quiere prisas... quiere ser el centro del universo y que lo siga. Y al seguir a Kavka... nunca me alejo de la mar, nunca me pierdo.

Y hoy por hoy, me veo incapaz de incluir a alguien más. Estoy muy acostumbrada a Kavka y mi soledad. Además a Kavka no le gusta que preste atención a nadie que no sea él o la escritura. Zaniah no le gustó.



 Hoy he cancelado el viaje a la ciudad.. he pospuesto la cita para vacunar a Kav.  No me apetecía ir. Me causaba estrés.. el rollo del viaje, de la sala de espera, las prisas, la urbe. Y además desde ayer hay un cachorrito de gato que cuidamos. Estaba hambriento.. es muy pequeño, parecía imposible que su madre ya lo hubiera destetado.. y los otros gatos callejeros lo pegaban si quería comer. Hoy experimenté algo muy hermoso.. cuando el gatito, empezó a jugar conmigo.. a ponerse panza arriba, a perseguir mis dedos y un cordón, a ronronear. Porque antes nos tenía miedo. Saldrá adelante.. porque está comiendo mucho y le sienta bien y parece un gato fiero. Le he quitado dos garrapatas. Ahora duerme sobre un cojín dentro de una especie de caja.. que tiene rendijas abiertas... y he puesto un cuadro encima.. al sentirse refugiado...  se duerme.. y a mí me da tiempo a escribir... sino no para quieto ni un segundo.. Creo que lo llamaré Zaniah. Sus ojos.. parece que tienen 4000 años.

 

Salí un rato con Kav. Y sentí una nueva paz y apertura romántica de la naturaleza. Al aceptar por primera vez la herida. Desde su interior... miré mi vida, miré todas las circunstancias que la habían hecho sangrar, pero la herida ya no se proyectaba... sangraba porque estaba abierta.. y eso me llenó de amor respecto a lo que siempre me había fusilado de rabia. Comprendí que hasta ahora no la había aceptado.. y que toda la vida luchando para que nadie la viera, para que nadie pudiera imaginarse mi fragilidad y mi bocajarro, era muy cansado.  Sobretodo la guerra civil para negarla y expulsarla. Y al haber detenido la guerra con mi sombra... me sentí niña y árbol. Y luego tuve una regresión. Cuando yo tenía unos 3 o 4 años, estuve al borde la muerte, porque comí muchas pastillas que encontré en una mesita. Y antes de ponerme del todo mala.. yo estaba caminando con mi madre.. justo por la caleya que ahora caminaba... y tuve un recuerdo muy nítido.. del alma.. como si el borde de esa muerte, me hubiera conectado con Fauno. Y no sé exactamente qué tiene qué ver eso... con la herida-Monstruo.. pero parece que había una desembocadura.. entre esa sensación de morir y la libertad de Monstruo.. o la belleza de Monstruo. O la aceptación de toda la existencia. O qui lo sa.
 Todo la mata está blanca, embriagada por la escarcha. Creo que no veía la escarcha desde el 2018. Porque estuve muy lejos de la montaña... allá donde la helada sólo ocurre entre las venas. Siento mucha belleza hoy al verla de nuevo.

Siempre he sentido abierta la herida de Monstruo. Y hoy que puedo acogerla entre mis manos.. me siento más cierta.
Hay ciertas heridas... que no se curan. Esto es algo que empiezo a saber hoy. Antes no aceptaba que mi ser mantuviera un condicionante.. un handicap respecto al fuego. Y aunque yo me negaba belicosamente a sufrir la grieta... la grieta era, fue en mí durante más de 30 años.

Las heridas-Monstruo.. no se cierran. Mantienen la brecha. La brecha que une tu ser al infinito y a la muerte, al amor y a la nada. Creo que la alquimia empieza a ocurrir, cuando muestras con orgullo, con vehemencia o con animalidad a tu herida-Monstruo. Cuando abandonas la lucha. Cuando dejas a Monstruo en paz y ya no lo quieres destruir ni alejar. Cuando te importa una mierda que los otros lo condenen y se sientan horrorizados por él. Cuando ya no lo ocultes. Cuando no lo condenes a tu sombra.

Esta zona social es muy importante.
Porque siempre es lo social, el entorno, el que ha creado a Monstruo.
Al dar poder a ese entorno, te lo robas a ti misma. 
Al esperar que la superficie, acoja y ame a Monstruo.. Monstruo siempre te matará... y te separará de la superficie, desde la barricada del destierro.

Las heridas-arquetipo de la sombra... funcionan así. Te atrapan hacia la oscuridad y el dolor, si tu desvías su fuego hacia el exterior. El fuego ha de ser llevado hacia lo más profundo de tu infierno. Si prostituyes tu fuego al esperar que alguien le eche leña, serás prisionera y violarás tu alma. Vendrá la Huesera a matarte. Porque la Huesera conoce el amor y la hoguera que necesita Monstruo... y te llevará a tu inframundo, hasta que puedas comprenderlo y darle la mar.. darte desde el origen el canto.

Yo hablo desde lo que he sangrado y amado.
Hablo desde mi Monstruo. Desde mi caverna de Platón.

Mi vida... estuvo fuertemente atraída a la soledad, a la separación, al destierro, a la tragedia del amor, a la locura.

Y esos seísmos provenían de Monstruo.

En ese interior de su herida, había un anhelo, de pertenencia, de amor, de refugio, de igualdad, de fraternidad, de comuna, de encuentro.
Ese anhelo era parte de la gangrena de la herida y del motor del poema.
Una profunda carencia afectiva.. se clavó a puñaladas en mi corazón. Y paradójicamente si yo sacaba la espina, también me moría.
Necesitaba ese agujero apuñalado en mi corazón.

Las heridas-matriz, las heridas que jamás se cierran... son las que te dan también la vida. Son la musa-motora de tus cantos. Son la sombra-destino.

Yo pasé más de 30 años... navegando en los infiernos para curar la herida. De la herida nacieron todos mis poemas, los fuegos y horizontes que amé, todo lo que me empujó a caminar. Pero nada sirvió para cicatrizar la herida. Porque la herida es mi corazón. Y si la destruyo muero.

Una de las heridas de Monstruo, es que esperaba dejar de serlo a través del amor. A través de la camaradería y reconocimiento de los otros.
Hace ya muchos años.. desde mi niñez que Monstruo vive en mí.
Monstruo surgió del destierro y de la negación de los otros contra él, todos los Monstruos nacen así.
Mi mayor error.. fue esperar que el otro al verme bella, al amarme, hiciera que Monstruo volviera de la sombra y ya no fuera un Monstruo. 
 
Esto es muy común entre los humanos. Pero es un terrible error que condena a Monstruo y no lo libera.
Lo hace prisionero del amor de los otros.. lo hace vagabundo de los otros. Y su tristeza y su infierno se hace mucho más profundo.

Y además de eso.. en el vínculo con el otro... beberás del espejo nuevos monstruos que se encarnarán en ti... los monstruos que él tiene en su propia sombra encarcelados y que condenará contra ti cuando los sienta identificados en tu ser.

Cuando te entregas a un amante.. e inconscientemente necesitas que él te ame y te enganchas a su amor...  estarás metiéndote en una cárcel muy jodida.

Las personas que tenemos un Monstruo... tenemos muchas carencias afectivas... porque en lo más secreto de la psique hay una herida no sanada, sentimos tanta ausencia de amor, que nos hacemos yonkis del amor. Aunque paradójicamente.. ese amor es un agujero, nada lo llena, porque en el inconsciente el Monstruo destruye ese amor y se sigue sintiendo desterrado de él.. el amor no puede tocarlo.

Cuando amas desde el agujero de Monstruo... y dejas en las manos del otro, su fondo oscuro, para que el otro con su amor lo ilumine, aunque no te des cuenta, estás destruyendo tu alma, estás entregándola a la muerte que el otro te dará, y siempre te la dará, no hay excepciones, no hay héroes entre los humanos, los humanos aman desde el hambre y desde el agujero.. aman a cambio de, aman en el reflejo que tú les das a su ego y a su sombra. Y todos tienen un Monstruo. Un monstruo que no sabe amar a los monstruos y que los destruirá. 

Si tienes la mala suerte de amar.. a alguien lobotomizado por la belleza del sistema capitalista.. por los valores del mercado, de la eficacia, de la incultura y el marketing de las ovejas... a parte de sufrir más profundamente tu monstruo que entregaste con tu suicidio al amor.. adquirirás los monstruos que esa persona teme. Como la herida de tu Monstruo.. necesita tanto el amor de.. lo que a tu pareja domesticada por el capitalismo.. le parece feo, reprochable, censurable... de tu salvajidad.. acabará llegándote como feo. Porque tú te mataste..te entregaste al amor de ese idiota. 

Y el drama y el bucle viene, por la carencia afectiva, por el destierro de Monstruo.. Monstruo cree que un beso de amor... lo hará libre y bello. Pero es mentira. Es una mentira que le llenará de balazos y lo hará mucho más monstruo. Lo único que hace libre y bello a Monstruo, es su monstruosidad cuando se vuelve anarquista y una kalashnikov. Cuando se defiende a sí misma. Cuando se ama a sí misma.

Si tú dejas la belleza y la alegría de Monstruo en manos de los tristes humanos... te matarán.. destruirán toda tu poesía y tu fuego.
Porque aunque tú lo olvides, aunque tú los idealices, aunque no quieras ver la mierda que tienen en su psique, el 99% de los humanos, son criaturas lobotimazadas por la cultura imperante que odian a los Monstruos.
Todo proviene del diálogo frente a la belleza, de los reinos de la belleza entre los desiertos y cementerios del ser. La matriz es el numen.. es el vino y el fuego de la musa. Cuando la vida... defiende la belleza y se sabe su canto... nada puede hacernos morir y caer.
 
La carga de la sombra, de la herida... nos ha desterrado de la belleza. Pero ella está ahí... está entre los cadáveres y las bestias, está en el espanto. Reencontrarla, identificarla en nuestro fondo oscuro... es la sanación.. es el reencuentro con el ser profundo, con el sentido, con la mar.

Las depresiones, los tormentos, las obsesiones de Comala.. siempre sangran el hueco de la belleza...  
Cuando alguien se condena a sí mismo, es porque se siente verdugo y víctima de la belleza. 

Por eso me salva Arko... porque en Arko es bello lo que a mí me llega como el asesinato de la poesía. En Arko soy capaz a defender la voz de las ruinas desangrándolas en esa aurora boreal que nos hace todos nómadas del viento y nos cuida la pobreza.

Cuando hay un Monstruo.. encarnado en nuestro cuerpo... el dolor empieza, porque le negamos la vida. No somos capaces a ver su belleza. Su percepción existencial es reprimida y condenada. Muchas veces influyen las prisiones culturales... la presión de la maquinaria capitalista. Ese entorno... condenó a miles de Monstruos a la sombra... y fue en nuestra niñez, cuando no teníamos armas.. que permitimos que el exterior influyera y condicionara la belleza y la hiciera la propiedad privada y el mercado de. Como nuestro ser no entraba en su mundo... encarnamos al Monstruo, al Monstruo condenado al destierro, la muerte, el olvido de la sociedad. Pero la herida real, no proviene de la superficie... sino de la jaula en la que nosotros quisimos matar a Monstruo. Del fascismo de nuestra propia noción de belleza.

Al escarbar ahí, muchas veces encontramos el fascismo de la sociedad. El daño, la condena, la negación, el odio, la exclusión, los prejuicios.. que recibimos de los otros.

Pero la movida es que les creímos. Que nosotros mismos... desde su espejo, condenamos a Monstruo como ellos lo habían condenado.

Y esos inicios del Monstruo... están en las capas profundas y enterradas de la psique.

Devolverle la belleza, no es tan fácil como decirlo. 

Hay que bajar las escaleras del inconsciente y cruzar nuestro propio infierno. Hay que soportar la náusea del inframundo de la sombra.. que tiene una fuerza gravitatoria que tiende a expulsarnos y a dar la sensación de destrucción del ser. Hay que buscar el numen.. en el lugar al que más miedo te da ir... en el que crees que jamás estaría. 

Aún es de noche. Me despierto con esa sensación de inquietud y tempestad. Tiene qué ver con lo mismo que ha herido éste ultimo año.. con el desarraigo. Lo bueno es que ya se han agotado las cargas semánticas que esa sensación proyectaba sobre Yos y enredaba en ese fado de sangre. Ahora sólamente siento el hueco.. con un filo sordo.. penetrando los nombres de las cosas en la enamorada descomposición que separa las historias en el brillo de la luna. 
Sólo tengo que acostumbrarme a morir del todo del poema que construyó la tumba. 
Me es mucho más fácil escribir lo que siento en el personaje de Arko... porque en mi propia piel lo que siento se desgarra hacia la urgencia del olvido y no me da tiempo a posarlo ni en la mar ni en el cuchillo. Y como en Arko puedo mentir la forma, el fondo es liberado.
 
Si sintetizo los cauces de mi quebranto... a parte del desarraigo, está la ausencia de deseo.. y la sombría sensación de que nunca más serán llenadas las butacas de aquél teatro al que le di mi vida y mi pasión.. la lágrima de hierro de Frankestein inundándome con las despedidas que cantan los que se han ido sin poder irse a ninguna parte.
 
Pero saberlo.. no lo detiene. La escritura fracasa.. ahí. Lo vertical que ella penetra en el sedimento.. aunque saque a la superficie verdades inconscientes de la sombra.. no las agota ni las transforma. En cambio Arko sí lo hace. Asumir el fracaso de la escritura en mi carne, de la escritura, la metafísica, la espiritualidad y el existencialismo...  me llega como un paso determinante... para conocer la mar.
 He estado escribiendo en La desembocadura (...)... Todavía estoy muy metida en Arko. Llegando a mi fondo oscuro. Llegando a lo más profundo de mi desesperanza... que en su cuerpo, se vuelve camino y poesía. Él asume lo que yo no pude asumir y hace alquimia con los cadáveres. Me duele cuando su voz es demasiado parecida a la mía... pero gracias a su entorno y a sus fantasmas que me duelen menos que los míos, se crea la distancia necesaria para que yo pueda cantar y moverme. 

Tengo temor a que Arko.. vaya invadiendo toda la Desembocadura. Pero siento que ahora es necesario que agote mi agonía y mi muerte. Para que me desacostumbre y pueda escribir la voz de los otros personajes. Y la de los otros Arkos que no están donde yo estoy ahora...  tan cerca de todas las lejanías.

Lo bueno... es que estoy escribiendo paralelamente dos momentos existencialistas antagónicos en Arko. Y aunque ambos están rodeados por la soledad.....y pertenecen unos a los inicios y otros a los medio finales de la obra.  Cuando sea capaz... de liberar esos dos comienzos que albergan a la vez muchos finales... podré ir soltándome... hacia la montaña adentro del río... y las curvas, sequías, desbordes.. porque de alguna manera lo que ahora escribo.. pertenece a la desembocadura... que provino de la nada y del fuego... que provee a la nada y al fuego. Cuando sea capaz de agotarla, de sentir que se me secan las venas y que ya no puede surgir ni una sola letra.. podré albergar la memoria y la historia del río.

Últimamente se han despertado viejas guerras de la sombra de mi familia. Una sensación de pesadez y hartura... de algo cargante, denso, claustrofóbico. Y como vivo una urgente necesidad de expresar y liberar la sombra... salen afuera las balas.
Desde que somos niños nos enseñan a tragar la sombra. Fueron los adultos los primeros carceleros. Los creadores de las prisiones de la sombra.

Y hay personas que no pueden soportar... escuchar la visceralidad del otro, cuando esa visceralidad, cuando la verdad de su alma y su sangre, causa dolor o atenta contra su sentido existencial. Por eso desde que somos niños, nos enseñan a ser hipócritas y a llevar el velorio por dentro y que nadie vea al muerto ni huela el podrido.. que lo podrido esté enterrado en el silencio.. y te gangrene lenta y sordamente.


Nos enseñan a perder la espontaneidad, la lengua, la verdad del ser.... y amoldar nuestro lenguaje e identidad a un puto salón burgués o a un patio militar. Y lo que ha sido condenado a la sombra es lo que nos destruye y nos hace perder la poesía y la libertad, y al propio ser.

Empezamos a guardar secretos y a crear autocensuras y ser unos hipócritas, por culpa de los adultos, que nos castigaban, nos reprimían y nos negaban el amor, si lo que éramos y lo que sentíamos, no encajaba en el molde, de lo que ellos esperaban que fuéramos.. en sus cubiles de moral, educación, cultura, eficacia. 

Y esa primera castración y jaula... fue creciendo, a medida que entramos a las escuelas capitalistas que nos preparaban para ser hombres y mujeres de provecho del sistema capitalista y su moral criminal y amargada. Personas mansas y falsas, encadenas al tiempo, que acepten el golpe del amo devolviendo una sonrisa, que se prostituyan y compitan por la carroña, personas que sean abusadores y verdugos de los débiles y de los excluidos y de los pobres y de los diferentes, y serviles y esclavos y defensores de los poderosos que nos gobiernan y arrinconan. Consumistas que sintamos que nuestra realización y gloria y destino existencial proviene de la riqueza material o de ejercer poder o de aliarse con los poderosos y los vencedores. Personas sin capacidad crítica ni subversiva. Que adquiramos el conocimiento de la propaganda y de la memorización y no de la conciencia y la rebeldía que es la que provee el verdadero conocimiento.

Gentes incapaces a amar.. y que vayamos al amor, como se va al supermercado.. y al intercambio de bienes y servicios.

Personas incapaces a decidir ni a ser libres ni a ser soberanos de nuestra vida y nuestro camino.. ya que hemos dejado que el territorio común esté en manos de empresas privadas que hacen negocio de él y usan nuestros propios cuerpos y vidas.. como objetos de mercado.

Desde niños, sufrimos los roles de género y los moldes cerrados condicionantes y limitantes de la sexualidad.  Sufrimos la demonización si nuestros cuerpos y aullidos no se ajustan a la noción de belleza que fija la cultura defensora del capitalismo y el mercado. Sufrimos la tiranía de una realidad fascista.. que determina qué es lo real, lo normal y lo aceptable... y lo que se sale de ahí, es condenado a la locura. Porque al igual que hubo un tiempo que era inaceptable saber que la tierra era redonda... hoy la  santa inquisición de lo real, sigue matando a las brujas, en los manicomios y jodiéndoles la vida con pastillas tóxicas y torturas psíquicas... por experimentar la realidad desde otros ojos y punto de encaje.

La sociedad se convierte en una prisión que se impone por la fuerza y si no la aceptas, si eres disidente o disfuncional para la economía y los valores que vienen marcados por la clase alta, sufrirás el desarraigo, la exclusión, la pobreza o la cárcel.

 Últimamente tengo una sensación de Frankestein.. me veo a mí misma muy fea, agujereada por guerras, con sangre seca encima, me siento una harapienta, como si me hubiera ensuciado y envejecido y vencido la Osa Mayor y el tiempo. Siento rechazo a ver mi cuerpo, a sentir mi cuerpo, a sentir mi propia vida. Siento que los ojos que se ponen sobre mí me agreden. Excepto los ojos de los animales y de los árboles, ríos y montañas. Siento una extraño e irracional odio contra mí y contra lo humano, algo que roba el amor y la poesía.

Sé que en parte... eso provino de los hombres a los que amé. Cuando me traicionaron y no me amaron, sin querer se llevaron todo el amor, toda la sensualidad y belleza. Me sentí un Monstruo. Permití que el hombre, me matara. Permití que el amor de los humanos me matara. Ellos se llevaron el amor y se llevaron toda la humanidad porque yo les dejé. Les di poder, cuando puse en sus manos el amor y la poesía. Cuando se la robé a la luna.. y la quise hacer humana y tocable. Perdí la Luna y el amor, por dejarlo entre seres de dos patas.

Es muy peligroso... entregarse a un humano. Dejar parte de tu felicidad o de tu existencia... en base a algo que provenga de. A algo que no corra por tus venas. 

Porque sin darte cuenta, te harás prisionera. Y eso te matará. 

Si tu vida depende... de un puto empresario, de un banco, de las decisiones de un gobierno corrupto... serás prisionero.

Por eso tienen tanto miedo al comunismo y al anarquismo... porque eso haría que la gente fuera libre.. y no tuviera que prostituirse. Y del prostituirse de la gente, los millonarios acumulan fortuna, poder, y ejércitos  y tribunales de justicia criminales, y medios de desinformación y manipulación.. para asegurar la mano esclava.

Cuando alguien es dependiente de, es abusado... es corrompido, es prisionero.

Si tu sentido existencial.. se sostiene en el exterior de ti... por cosas ajenas a ti, ya estás jodido. 

Los animales salvajes... tienen todo lo que necesitan en su cuerpo, ya han nacido provistos.. y dependen de su instinto y de su pasión, para tomar el alimento y el abrigo que ofrece a todos Madre Tierra, aunque es cierto que conseguirlo es la ley de la selva.

Pero al menos los animales, no piden permiso, toman lo que es suyo por derecho de vida, por ser hijos de las estrellas. Y además toman lo necesario para sobrevivir, manteniendo la armonía para que la naturaleza siga abasteciendo a todos los seres vivos.

Los humanos.. si tratamos de tomar lo que es nuestro, como la tierra y el pan, somos asesinados o encarcelados por los humanos criminales que lo robaron y lo hicieron la propiedad privada de la minoría de la clase alta. Y además destruimos la naturaleza, atentando contra nuestra propia vida.

Somos mucho más tontos y amargados y destructivos que los animales.

Aunque en ésta puta tierra... al haber nacido con el hambre... hemos nacido... esclavos e hijos de la violencia. Como humanidad, como seres con consciencia e inteligencia, somos capaces de erradicar el hambre y liberarnos. Es el hambre la prisión que nos hace esclavos de dios y de la violencia, nos hace putos prisioneros. Y para matar al carcelero y a la maldición con la que nacimos, la única forma es el comunismo-libertario. Si erradicamos el hambre seremos libres. Pero mientras un sólo humano muera de hambre.. todos seremos esclavos y una mierda.

 Ayer soplaba el viento furiosamente.. y caían las hojas de los chopos.
A veces parece que todo ya ha acabado.
Que el siguiente paso... echará a la mar sobre todo... y todo devorado en ella, sólo quedará su canto.

Por alguna extraña razón... desde hace muchos años tengo esa sensación.
Sentir eso, es natural, cuando estás al borde la muerte.
Cuando tienes doscientos años, escritos a navajazos en la piel... y el último viaje, es hacia la ardiente oscuridad, y entre tú y el final, apenas hay un disparo que une la nada y el todo, febrilmente en la guitarra que sangra y pelea y agoniza, sobre lo imposible.
 
No sé porqué yo me siento una anciana al borde del fin.. ya desde que era adolescente.
Nunca tuve un propósito en el futuro.
No tuve la sensación de que llegaré a alguna parte.
Y sentí que mi pasado... era "la noche entera de diez siglos". Que era demasiado profundo y oscuro y pesado... que ya había vivido la de dios.... y que ando buscando el mar donde morir y descansar de una vez.
Y la noción.. de un espacio-tiempo para hacer algo mientras me voy muriendo, nunca me llegó como algo probable. Es como si la metafísica se hubiera saltado esos pasos... y me empujara.. hacia el último poema, para que al vivirlo, pudiera conocer los anteriores comienzos que le dieran razones y huesos a la vida.

La gente de mi edad... suele vivir.. posponiendo la muerte, no sabiéndola, no pensándola. Entregándose a pasiones mundanas y terrenales... subiéndose a barcos que tienen mil galernas que sortear antes de llegar a algún puerto y como decía Kavafis "piden que el camino sea largo"

Y yo no sé por qué coño, vivo sin futuro. Y como no pongo nada qué cumplir ni qué hacer ni qué amar.. en esa idea del futuro, siento que estoy al borde la muerte y que ya soy muy vieja. Y no se me ocurre nada qué hacer... que no sea, soñar y esperar al mar. Y siento que lo único que vendrá luego, es la mar y es la muerte.. que no hay una piel, que no hay un beso, que no hay ningún hogar ni carretera, ni taberna para desviar al mar. Que inevitablemente la mar. Y entre la mar y yo, no hay nada.

 Recuerdo un amante... el único que me dejó un poema.. que la muerte no pudo matar.

Me dijo un día algo así "mareva...  no puedo hacerte feliz, no tengo nada que darte, ya no me queda ni la épica de la indigencia, sólo soy un indigente sin fe ni camino"

Quizás por eso, él siempre me lo dio todo. Sus poemas me hacían arder de éxtasis y felicidad. Me hizo feliz cada segundo qué... y me hizo feliz cuando se marchó. Hizo que nuestra historia siguiera viva. Que mi corazón cuando lo pienso ría y retumbe y ame..

Se llamaba Leonardo.

 Todos los otros.. dejaron el sabor de la muerte, del rencor, del olvido, de la pólvora, de la hipocresía, del hambre, del egoísmo, de la asquerosa cordura, del reflejo del capitalismo... y en el tiro final, destruyeron la poesía y el amor ya no podía recordarlos. Ensuciaron el mar. Mataron los pájaros, la inocencia.

Pero Leonardo era un loco, era la poesía viva e indestructible. Era Peter Pan. Era un salvaje. Alguien que jamás se adaptó a la sociedad ni quiso nada de ella. Prefirió elegir el camino que llevaba a la cárcel que el que llevaba a la puta paz burguesa e hipócrita de los que han vendido su alma y su muchosidad. 

Sólo él de entre todos.. no me hizo nunca llorar, ni sentir rabia, ni frío, ni asco, ni la urgencia del olvido. Y dejó  amor, pasión, un sueño que nunca podría caer y tocar el suelo ni perderse.


Fumo demasiado.. por las noches suelo sentirme enferma, siento un rugido en los pulmones.. un eclipsar de la nada... hacia la sensación del abismo. A partir de las 10 de la noche.. dejo de existir.. siento que todo me abandona, también la vida. Y suelo abrazar a Kavka.. y Kavka me une al universo y es mi canción de cuna que me canta las olas del mar.. y aunque sienta muy profundamente que no quedará nada de nosotros, nada de nadie, mientras me brillan los ojos de Kavka siento que todo va bien.. aunque a la siguiente curva, vendrá la muerte, Kavka la detiene y aguanta los barcos y los sueños en la tormenta.

Siempre tengo la puta sensación de que tengo que hacerme un exorcismo.. que proyecto en el viaje. Hoy me digo.. cuando esté en la mar todo cambiará, empezaré a cuidarme y a proteger mi vida, los espectros me dejarán en paz, mi pasado morirá definitivamente.. Esa pena que me hace ser autodestructiva y me une al callejón sin salida se irá, la mar se la llevará... podré quedarme en el amor. Pero eso lo hice mil veces. Necesité huir... busqué en los viajes mi hogar y mi alegría y mi fortuna... En el lugar en el que no estaba. En el lugar en el que no podría quedarme. 

Por alguna razón, suelo sentir un profundo desarraigo en lo tangible y habitable.. y me busco en lo imposible. En  lo que no conozco, en lo que no puedo imaginar, persigo el amor, el hogar, la felicidad. Cuando tenía 12 años.. en la clase de lengua y literatura, nos hicieron hacer un ejercicio literario sobre lo que más amábamos del pueblo... y yo escribí un texto sobre las vías del tren... porque era la salida del pueblo, la promesa de un día ver morir al pueblo y nunca más regresar. Íbamos allí a hacer botellón.. cuando llovía..... Y cuando yo estaba nerviosa.. iba también allí.. me calmaba la fealdad sórdida de la vía, llena de basura y cristales.. vacía, gris, desolada.. que me provoca la sensación de fugacidad y de saber que todo desaparecerá. 

Ya desde que era niña... creía que mi felicidad dependía de que desapareciera para siempre mi pasado y todo lo que conocía. De que dejara atrás a mi familia y a mis amigos y a todos los que supieron mi nombre. Y soñaba vivir en una furgoneta... en países lejanísimos, con los compas que yo amaría tener y que nunca había conocido. E imaginaba miles y miles de historias y aventuras y revoluciones.... y mis fantasías eran lo que me empujan a vivir... saber que algún día todos mis sueños se cumplirían.

Pero como viví sin ellos... tantos años... ya no los encontré nunca.
Esa sensación de orfandad y de no tener hogar, no se reparó.

Y como yo me buscaba... en el imposible.. no quería ni estudiar, ni ser objeto de su mercado ni de su patria, ni aprender absolutamente nada de esa sociedad que me rodeaba.. porque yo quería otra sociedad y otro mundo... yo nunca tuve pensado quedarme junto a los que había conocido... por eso no me iban sus movidas, no me dolían sus dolores, no me calentaban sus amores, nunca me subí a los trenes en los que se subieron..  no me interesaba nada si alguno de ellos.. le interesaba...  por eso buscaba en los libros... y en los movimientos radicales de las minorías de las minorías... en aquella época todos criticaban a ETA...  yo defendía a ETA apasionadamente hasta hacerlos enmudecer o reventar de rencor. Yo no tenía nada qué ver con mis amigos... siempre me sentía sola y diferente, y sentía que el amor.. me esperaba cuando el mar se hiciera fuego y calcinara a la tierra.

Yo no quería ni sus oficios, ni sus modos de vivir, ni sus modas, ni sus amores, ni sus sueños de futuro, su felicidad no era mi felicidad, su paz era mi guerra, sus putas máscaras era lo que mataba el terrorismo del Innombrable y las pistolas de Artaud y de Nietzschet. 

Pero esa distancia tan ardiente... que anhelaba encontrar la cercanía en el otro lado de la luna... nunca supe recorrerla y acabarla. Y cuando apareció la locura... se hizo insondable. Jamás pude sostener una mano entre mis dedos.. ni dejar que alguien me tocara sin sentir que desaparecía.
Ayer él me dijo "no hace falta que le digas nada sobre (..) hay gente que necesita también sus mentiras para vivir, yo seguramente tendré las mías"
Y eso me conmovió. Porque sentí que hay vidas tan llenas de abismos y sufrimientos.. que son sostenidas por la literatura. Y hay ciertas verdades que no implican la liberación, sino la bala clavada en el pecho. Siempre fui una obsesa de la verdad... pero cuando se trata de la sombra, esa verdad nos deja sin nada.. nos rinde a esa naturaleza oscura que siempre quisimos trascender.. y que en el error.. caímos en su lodo.

Algo que me dejó una espina, fue cuando Anku, mi compa que se mató.. sufrió una agresión y una violación  traumática. Y él desarrolló un delirio... donde su agresor, pertenecía a una peligrosa mafia que trataba de matarlo y nos perseguía. Yo escribí.. en mi puto rollo esquizoanalítico que era normal que se necesitara que el agresor fuera un ejército, un gigante.. porque era menos doloroso que fuera un simple gilipollas lleno a su vez de traumas y heridas y fracasos. Porque si eres víctima de algo muy grande y peligroso, ya no eres tan víctima, ya no sufres de igual modo el golpe.

Cuando Anku lo leyó y hablamos sobre ello, él se sintió profundamente dolido, se sintió traicionado.. y aunque era la verdad, no sé si la verdad sirvió de algo... 

En aquél entonces... emprendimos una guerra.. para sacar a la luz la indefensión del colectivo gay frente a las agresiones.. también denuncias contra la policía que sentimos que había abandonado a Anku, por el hecho de ser gay, inmigrante y "enfermo mental". Escribimos a colectivos a periódicos.. Y todo ese proceso hizo que él, agarrara fuerza... y viviera de otro modo.. el trauma.. tomando la furia y la anarquía. Y nos unió a todos.

Habíamos conseguido localizar al agresor. Y unas personas iban a darle una paliza. Pero justo mi hermano me dijo que el agresor había estudiado con él.. que era un chico que recibía muchas agresiones en el instituto por ser gay.... agresiones violentas. Y yo no sé porqué.. sentí que la guerra debía encaminarse contra el sistema policial y social... y sentí miedo de que agredieran al agresor e hice muchos argumentos para que no lo hicieran, ya que él había sido víctima.. y su violencia seguramente provenga de todos esos traumas y golpes recibidos... que le dejaron dentro una identidad y sexualidad frustrada, un monstruo que provocó la homofobia y la violencia y el fascismo social. Y como ese sistema capitalista era el verdadero agresor.. era contra él contra quién teníamos que echar la bala.
 Hoy casualmente.. he contactado con una amiga que sufre la sombra plutoniana de su familia y que es chivo expiatorio de ésta...
Aunque no me gusta escribir las sombras que provienen de los otros.
Siento que es importante que justo hoy viniera a mi realidad.. el paralelismo del volcán en el que estaba involucrada. Un grito paralelo en el espejo.
Y aunque no quiero hablar de lo concreto para evitar el morbo y el cotilleo.
Me enfurece.
Me enfurece que sobre una persona tan mágica... cayeran las sombras y jaulas plutonianas del entorno y de la familia, destruyendo su fuego, en nombre del amor y del bien.

 
Las personas que nos hemos enloquecido.. somos chivos expiatorios del infierno de nuestra familia y de la sociedad, básicamente porque lo encarnamos y nos hacemos la caricatura dadá y terrorista.. de esa sombra que la familia o el sistema trató por todos los medios de que nadie viera, y que ni ellos mismos vieran.  Como los locos no huyen de sí mismos, como inevitablemente están condenados a la verdad, y la verdad y la locura, provienen del mismo caño. 

Mi amiga sufrió una crisis.. y esa crisis.. la hizo alguien extremadamente vulnerable.. porque la llevó al aullido del éter... utilizando su vulnerabilidad, la familia la atrajo a su cerco, saboteando su destino, su felicidad, su independencia, su salud mental.. por sombras egoístas y plutonianas camufladas en amor.
En nombre del amor y de su salud, la dieron muerte.
En nombre del amor, la separaron de su amor.
 
Esto es muy común en las personas que hemos sufrido locura.
 
¿qué intereses pueden tener los que supuestamente te aman y te cuidan para destruir tu destino?
Los que jamás aceptarán que albergan.
Los que pertenecen al inframundo plutoniano.

Esto puede variar.. por ej, necesitamos que X cargue con el muerto y sea la criada o la sepulturera de, porque sino tendremos que ser nosotros. Si X ama a fulano y fulano lo separa del servicio que necesitamos de X, fulano es nuestro enemigo y fulano es el que provoca todo los males en X... y coaccionaremos a X en nombre del amor que la tenemos para que lo comprenda...y si su bien y su felicidad está en contra de nuestros intereses haremos que sepa que es su mal. 

La gracia del inframundo plutoniano.. es que aunque sea el motor de las acciones... nunca lo asumiremos como tal.. porque todos se cuentan mentiras y se creen sus propias mentiras para evitar la verdad del infierno de Plutón. Nadie querría aceptar que es tan egoísta, retorcido.. que alberga esas oscuras airadas, que alberga la avaricia, la envidia y la psicopatía plutoniana, el chantaje, los celos, la posesión, la manipulación. Y la gracia es que aunque lo manifiesten hacia afuera, interiormente no son conscientes, son incapaces de asumirlo. Y por eso lo perpetúan.
Ellos mismos necesitan creerse que están actuando por amor, aunque estén actuando por egoísmo, miedo.. aunque estén haciendo daño a la persona que dicen amar... seguirán defendiendo su amor.. para evitar enfrentarse a su propio infierno.

Otros ejemplos del infierno plutoniano:

No amo a fulana, pero si dejo a fulana estaré solo, prefiero estar con ella a enfrentarme a la soledad.
O quiero ser madre.. pero no a amo a X, como quizás no encuentre a nadie mejor, usaré a X, para ser madre.
O voy a traicionar a mi compañero de trabajo y a la lucha de clases y a mi dignidad poniéndole el culo al jefe, para ascender o mantener mi puesto de trabajo.
Luego está también todo lo relacionado con el dinero y el poder.. porque Plutón también alberga la supervivencia animal.. lo que se está dispuesto a hacer para no morir.. y con Plutón.. matar a tu hermano para quitarle la rata que está comiendo antes de que tú mueras de hambre...es totalmente legítimo. Los gobiernos capitalistas, los bancos, las multinacionales... pertenecen a las naturalezas más oscuras y sórdidas de lo humano... (sombra de Plutón) donde dejar morir a un pueblo entero por contaminar su agua o robarles la tierra que podría darles de comer, si a cambio voy a obtener riqueza, prestigio, poder.. es algo habitual, esos crímenes se perpetran todos los días.

La sociedad está condenada al infierno y al mal.. porque lo oculta... porque no asume su oscuridad.. porque no navega en el infierno.. como no es capaz a iluminar su infierno.. el infierno sigue reinando desde la sombra. Al no llevar a la conciencia... a esos impulsos nacidos del miedo a la muerte... el inconsciente de ese infierno se hace destino. Plutón representa el miedo a morir. Plutón también representa el amor y la libertad más profunda... si eres capaz a morir, a dejar de temer a la muerte. 

Las personas se apegan a quimeras... para contener el miedo a morir.

Alguien puede engancharse a un trabajo, a acumular bienes materiales, a ejercer un rol de poder, otros se apegan a ser cuidadores de, a ser mártires, a depender de que otros dependan de ellos... o a ser dependientes y buscar en el otro el rol del cuidador. Unos se apegan a la necesidad de aprobación, de adaptación al sistema capitalista, de ajustar su vida al rol del triunfador de la época y la cultura que es depredador-carroñero-sin corazón ni ojos. 

Todos esconden en el armario sus miserias, su ira, su envidia, sus celos, su psicopatía, su cobardía, su fracaso, sus sentimientos de inferioridad, sus trapos sucios.... las violaciones que hicieron contra sus propias almas y su dignidad.

Y ven sus infiernos en los otros.. proyectan su sombra en los otros, porque no la asumen. 

Por eso la humanidad... nunca acabó con sus demonios. Ni Cristo, ni Buda... ni los genocidios terribles que cometimos, nos enseñaron nunca nada. No hemos erradicado el hambre ni la desigualdad ni la injusticia. Permitimos que medio mundo viva y muera en la miseria. Que nos gobierne el crimen del capitalismo. Porque los políticos y los países carroñeros y criminales que tenemos representan a la mierda de la humanidad, representan al infierno.. por eso son legítimos y tienen tanto votantes, cómplices, defensores.. porque la mierda es representada. La sombra es la fuerza motora del mundo. Porque como decía Jung todo aquello que se mantiene inconsciente se vuelve destino.

Los locos... somos los que sacamos del armario los demonios y lo más oculto de la psique... y los engendramos.. los airamos y hacemos que corra el aire.

Por eso sufrimos la santa inquisición de la sociedad y de nuestras propias familias.
La sociedad esquizofrénica.. expía sus demonios.... condenando a los que sacan a la luz.. la moral y el mecanismo psíquico y existencialista de esa sociedad enferma y tóxica.....y son el espejo extremo y caricaturizado de ella..  Los condenan a la locura. Cuando la locura es la sociedad. 

La sociedad criminal sostenida por el capitalismo, utiliza también a los delincuentes para expiar sus demonios... aquél asesino, aquél violador, aquél ladrón... hace que los noticiarios se llenen de cotilleo y morbo.. y toda la masa.. deseé la muerte y el castigo, contra el chivo expiatorio que no es más que hijo y reflejo del capitalismo y de una sociedad corrupta sostenida por el dinero, la avaricia, el poder.. que es el producto del eterno mal de la humanidad.

La gente necesita que su sombra sea representada por un chivo expiatorio... que le haga sentir que el infierno no es suyo, que el mal proviene del otro completamente ajeno.
Y también a nivel político. Para ciertos españoles, los demonios son los vascos y los catalanes. Para los catalanes son los españoles.
En el fútbol.. la gente descarga a sus demonios contra el equipo contrario.
Otros los descargan contra los inmigrantes.
Y luego en el baile de las hienas, unos toman partido por las hienas de camisa azul y otro por las de camisa roja.... las hienas de ambos bandos están muy contentas y hacen negocio juntas.. porque tienen asegurada la carroña que les alimentará. 

Y a nivel personal es lo mismo.
 
Por eso la humanidad está sostenida por un sistema criminal.
Porque no asumimos nuestra mierda y nuestro infierno.. y lo proyectamos en los demás y juzgamos a los demás y los condenamos.. al ver nuestra sombra identificada en ellos.
Porque la gente oculta su infierno y sus trapos sucios y utilizan al ego como escudo.. y utilizan al espejo para proyectarlo en otros en lugar de verlo dentro de sí mismos.
Todo lo que es reprimido es un monstruo.
 
 
La gracia es que todos tenemos la misma mierda y el mismo infierno.
Aunque sea el secreto universal.
 
No nos une el amor, nos une la miseria, el miedo, el fango.
Y cuando seamos capaces a comprender que todos tenemos toneladas de mierda que nos une en igualdad de condiciones... y nos hace náufragos del mar, empezará un nuevo mundo, donde pueda haber cabida para el comienzo del amor.

Crecí en una familia tóxica. Con vínculos plutonianos. Fueron fuente de mis mayores sufrimientos y conflictos. Visceralmente tuve la sensación de que me habían echado encima una ruina y una maldición. De que su influencia había llenado de trampas y cárceles mi inconsciente y había condicionado mi vida, mis relaciones, mis sueños. Caminé con la sensación de que tenía encima sus infiernos.. y que tenía que cargarlos y arrastrarlos allá donde fuera y que era yo la que tenía que liberarlos. Que mi legítima rabia contra ellos, era mala... Que la sombra que yo veía en ellos, no debería de verla. Que la sombra que sufría proveniente de ellos.. tendría que quitarle su responsabilidad.. y asumirla sola en mi muerte.

Viví bifurcada entre el amor que les sentía y la rabia.

Viví con la sensación de estar atrapada a una telaraña que provenía del infierno de Plutón.. y que todos éramos víctimas del cielo y del infierno. Víctimas que tomaban el papel de verdugos.. cuando alguien quería escapar de la maldición. Había un pacto tácito de compartir el espanto.. como si al estar íntimamente ligados al mismo sufrimiento y naufragio...  el amor se fortaleciera.

Viví con la sensación de que las mujeres de la familia, tenían que ser las crucificadas, renunciar a sus sueños y su libertad y su anarquía y su destino, para formar parte del clan y defender al clan..  como yo antes de tomar ese papel prefería matarme y destruir la tierra, sufrí el rechazo. Si ella no sufre, si ella no se sacrifica, si ella no pierde sus alas por el clan, si ella no tiene los mismos clavos que tenemos todas en las manos y en los pies, ella no ama, ella no es buena, ella es una amenaza. 

Claro que todo esto... es un saber de la sombra. Es algo oculto. Algo que proviene de lo inconsciente. Algo que se percibe desde el inframundo de Plutón.. cuando eres capaz de cruzar el infierno con los ojos abiertos.

La diferencia entre yo y mi familia.. es que ellos sufrían y perpretaban el infierno ciegamente.. manteniéndolo en la sombra y proyectándolo... sin conciencia de él... y yo lo sufría con los ojos y las costillas abiertas.

En ese infierno sangraron todos mis antepasados.. generaciones y generaciones de ellos. Que fueron trasladando sobre los que nacían y perpetuándolo.

Y ya no sólo es algo sobre el feminismo y la anarquía.

Es una relación transversal con el dolor, con el abuso, con la violencia, con el miedo. Plutón arquetípicamente representa la sombra... la sombra de la humanidad, la sombra madre de todas las sombras... por eso representa el miedo a morir y la defensa sanguínea y animal ante la muerte.

Plutón es el que te mata y el que te hace libre.
Es el que engendra, celos, posesiones, envidias, manipulaciones, crímenes, y toda la materia oscura de lo humano.. es el drama, el exalto y también lo más intenso de la poesía y el amor y lo sanguíneo, es el ave fénix, es el que otorga el don de amar verdadera y libertariamente. Es la revolución.. lo que empuja al miedo original, a la cárcel-matriz y te libera.

Todos tenemos un inframundo plutoniano.

Las familias que crecer marcadas por ésta sombra.. seguramente guardan toneladas de sufrimiento generacional, personas que fueron asesinadas en guerras, ultrajadas, robadas, violadas, historias de orfandad, de escarnio, de vivir y morir a hierro, de pérdidas.. de vivir bajo el yugo de la esclavitud, muertes violentas, historias de héroes, mártires, asesinos, víctimas.

La forma más fácil de saber si estás marcado por Plutón... es mirar hacia la noción del amor, cuando el amor está asociado a la muerte y al dolor.. Plutón está activo. Cuando el amor es una guerra.. cuando mueres y matas al amar, cuando la vida es siempre a balazos, cuando vives desangrándote, cuando siempre tienes un agujero de fuego que al tratar de llenar te quema vivo.. cuando tu libertad proviene del orgasmo de la muerte.. eres un jodido plutoniano.

Y los plutonianos crecen en familias de plutonianos y tienen amantes plutonianos... toda su vida está marcada por la muerte y la revolución de su sombra.
Y suele ser un jodido y exuberante drama. Donde en tu herida.. entran todos los muertos. En tu fondo.. entran todos los infiernos. En tus ojos, el universo entero se refleja. 

De vez en cuando.. en las familias.. crece alguien, que viene a hacer el trabajo sucio que ninguno de tus antepasados pudo hacer. Que viene a acabar con la maldición. Que viene a sanar... energéticamente el infierno vincular. Esas personas se vuelven chivos expiatorios de sus familias y de la sociedad. Porque vienen a manifestar la sombra que todos trataron de mantener en la prisión del inconsciente. Vienen a liberar a los monstruos y a los demonios. Vienen a iluminar la oscuridad. Éstas personas tienen unas vidas muy difíciles.. porque encarnan todos los infiernos... y atraviesan todos los infiernos, reviven el dolor de las generaciones... sufren las sombras de todos ellos... y vienen marcados por la muerte.
 Para tolerar y liberar la sombra, es indispensable expresarla.
Ella suele tener un campo energético.. que proviene de una especie de agujero negro y empuja al ser a él, y le roba la voz y todos los motivos. Porque la sombra tiende a alejarse de la conciencia... a vivir en una profundidad del yo que se vive como ajena al yo.. y como destructora del yo.
Todos tenemos sombras.. y cada cuál tiene en ellas sus campos semánticos... y los huesos que fueron resquebrajándose a lo largo de la vida. 
La sombra.. siempre es el talón de aquiles.. el más secreto espanto y vulnerabilidad y lo que tememos que el otro vea, porque no somos capaces a soportar ni ver interiormente.
Generalmente cuando odiamos a alguien.. es porque ese alguien nos identificó con nuestra sombra no asumida. 

La sombra es mágica... porque explota en el espejo.
Los otros la captan al igual que tú captas la suya. Lo que ocurre que al generar la percepción de la sombra del otro, es tu propia materia oscura la que genera la lectura.. y el otro cuando lee tu sombra, lo hace desde la suya... habla con su sombra y como la odia, odiará en ti a su sombra proyectada.

Por eso para la honestidad es importante la soledad. Para conocerse a sí mismo, es indispensable profundizar en la soledad. Al salir de los juegos de los espejos del teatro... tu sombra choca desnuda contigo.. ya no es desviada en los otros, ya no es subliminada en el Teatro. Ya no le puedes contar milongas ni darla narcóticos. Te llega verticalmente desde el espejo de Madre Muerte. Y comprendes que todo ha nacido de ti, siempre de ti y que todo lo que atrajiste a tu vida, tú mismo lo provocaste, que nadie te hizo daño, que nadie te condicionó, que tú mismo soñaste tu vida. Tú creaste los crímenes y tragedias. Tú te condenaste a los naufragios. Sólo tú apretaste el gatillo.

Y aunque por supuesto hay una realidad exterior fascista y castradora y criminal. El capitalismo te quiso hacer un objeto de mercado y quiso que prostituyeras tu alma y empujaron todos aquellos que ya lo habían hecho y  aceptaron vivir en el redil y que te rodearon, que estaban en todos los sitios. Pero sólo tú.. eres el que los dejaste pasar y el que los puedes expulsar y matar de tu corazón. Sólo tú puedes liberarte.

La lectura de la sombra del infra... se vive en dos dimensiones de lo real... hay una superficie condicionante que la provocó desde la represión, el castigo, el rechazo, la condena, la moral del capitalismo y su enfermedad mental. Pero hay una realidad del éter que la fijó. Hay algo del ser en el umbral de su soledad y su vacío... que al sufrir el quiebre del entorno, multiplicó el quiebre en el interior. Y ese interior vivió ese estigma porque de alguna manera su carga ya estaba dentro y era previa al entorno. Era el embudo perceptivo... que atraía energías que tomaban la forma de conflictos materiales, pero ese conflicto ya venía contigo desde que te engendraste. Porque si desde tu caverna de Platón.. fijaste la experiencia existencial desde el prisma de ese abismo... desde el centro del espanto es que tu "destino" en la tierra era atravesarlo.

La sombra está íntimamente ligada, a la libertad.
Aunque nos llega como la que nos la roba.
Es la que lleva el abismo-maestro... el licor del ave fénix.
Es la revolución de Lilith.
La materia oscura.. al principio nos hace prisioneros. Pero es la misma que la que nos ofrecerá la revolución y la más extásica libertad. 

La debilidad es la fortaleza.
Lo que nos mata, es lo que nos hace invencibles.
 
Para hacer anarquista a la sombra.. hay que hacer sucumbir al ego, en la aurora boreal.
Porque el ego, es la que la vuelve en nuestra contra. El ego la teme.. en base al exterior. La oculta, la reprime, la hace tabú.. en base a la superficie y su Teatro. Por eso la convierte en un Monstruo. La sombra es algo inaceptable para el ego. Y el ego siempre ha surgido de nuestra sociabilidad y las relaciones con el entorno y la otredad. Por eso gran parte de la carga de la sombra.. es una reacción del fascismo capitalista y la moral de los domesticados. Es parte de la adaptación a la sociedad de los enfermos mentales y los castrados.. que tienen toneladas de muerte escondida en su sombra y que exigen que los demás lleven el mismo velorio y rosario y prisión dentro. Nuestra familia y primeros contactos con los maestros de la escuela.. son los verdugos iniciales que quieren que tengamos la misma cárcel para la sombra... y que condenemos al infierno a la sombra como ellos hicieron. Y ellos son los que nos condenan y castran y violan nuestra inocencia... cuando emitimos en el espejo la sombra, cuando ellos captan su materia oscura en el reflejo y se sienten identificados en nosotros, nos odian, nos odian terrible e irracionalmente, nos odian de un modo que jamás podrían asumir ni reconocer, porque no es algo consciente..y proviene del odio y miedo que sienten a su propia sombra.

Cuando un niño capta eso, de su propia madre... sufre una fuerte sensación de orfandad y de condena y de monstruosidad. Por eso.. solemos heredar las sombras de nuestras familias. Si tu propia madre odió su sombra en ti... temió su sombra que tú sacabas como una jauría a la luz, ella secretamente te odiará, aunque no es a ti a quien odia sino a su sombra...te temerá, te rechazará, aunque no sea conscientemente.. y como los niños.. captan todo, porque viven con el alma.. captarán el rechazo energético... y surgirá el Monstruo.. el Monstruo que su madre nunca pudo amar.. porque ella tenía miedo a la revolución de Lilith y a la anarquía.... tenía pavor a la sombra.

A los niñxs que nos pasan éste tipo de cosas... solemos ser ovejas negras y chivos expiatorios de la familia y de la sociedad. Nosotros tenemos el ojo abierto y la voz encendida.. en su infierno, señalamos y sacamos a la luz, el infierno que ellos tratan de ocultar bajo la moral y las piedras y el miedo, encarnamos al Diablo de nuestra familia. Por eso somos locos. Somos los que venimos a iluminar el inframundo y a liberar a los monstruos. Los que leemos el inconsciente. Los que captamos lo oculto. Los que no nos adaptamos a la sociedad de los enfermos mentales ni vendemos nuestra alma. Los que no compramos quimeras. Los que nunca dormimos.
 Me despierto... con la inquietud de la sombra..  ese recuerdo que llega extremadamente densificado.. de los viejos amores y que choca con la pérdida y la sensación de infelicidad.  Ese tipo de dolor, deja de estar activo cuando se observa desde fuera. Cuando se halla su estructura y la invocación que el ser brama en la muerte.
Hay que des-densificarlo, atreverse a expresar la carga de la sombra sin sentirnos juzgados o condicionados por ella. Comprender que su saber parte de lo inconsciente y que esa lucha contra la conciencia o la no aceptación, es la que la perpetua hasta que no emerge y es desvelado.
Esa sombra en mí dice: no merezco el amor, he perdido la belleza, soy monstruosa.. y ese latido desde Monstruo.. sigue agarrándose en la conciencia del futuro y dice: nunca volveré a ser feliz ni a conocer el amor.. nadie podría amarme.

Ésta sombra está oculta en el sentimiento de nostalgia... hay un recuerdo de felicidad y de sentirme contenta y bella.. en el inicio de la nostalgia, y el mordisco de la pérdida, implica a Monstruo.

La percepción de la sombra.. es subjetiva.. pero cobra mucho poder porque es lo que no se dice, lo que se vive visceralmente, en el secreto del quebranto... 

Es como el sub-yo, el antagonista, el saboteador interno. Y muchas veces éste tipo de sombras... provocan fuertes corazas y miedo al contacto. Porque la sensación secreta, la relación horizontal con el ser, parte del autorechazo, de una herida en la autoestima.. y como la sombra se proyecta, inconscientemente se cree que es lo que los otros encontrarán si se acercan, que es lo que ven en nosotros, lo que odian en nosotros es la misma medida que nosotros odiamos.

Las personas que sufrimos violencia o marginación en la infancia.. que vivimos un sentimiento de orfandad y desarraigo.. solemos tener a éste tipo de Monstruo. Y lo más raro.. es que nunca se va del todo. Por eso..  hay una canción triste que siempre fada entre las venas. Hay una sensación de eterno desamor.. y aunque se esté entre los brazos del amor, inconscientemente crees siempre que el otro no te ama, que jamás podría amar a Monstruo. Nunca se aceptan los halagos... ante un piropo o una muestra de afecto.. las personas con esta sombra, apretamos los dientes y cambiamos de conversación. Y aunque otros nos consideren buenos haciendo tal o cual.. en nosotros vive la sensación eterna de que estamos incompletos y que siempre nos falta una cumbre que subir antes de llegar y nunca llegamos,  no hay una sensación de plenitud interna, ni de aceptación y amor propio. Hay un pacto de guerra civil en la psique.

Las sombras siempre tienen una carga del ego. El ego.. quiere sentirse reconocido, necesita sentirse amada por. El yo quiere proyectar un alter-ego sobre la otredad y que los otros nos conozcan en esa versión, que nos amen en lo que soñamos ser, en lo que amaríamos ser. Por eso cuando habita una sombra-Monstruo... se sufren violentos conflictos... porque el ser se vive a sí mismo en secreto desde un cuchillo que quiere matar al ser... y que nunca le ha perdonado la vida. Por eso hay una desrrealización... nunca te asumes en los otros, nunca te pones a tiro, nunca dejas que te conozcan... y su amor, te llega como literatura... algo incapaz a tocarte.
 
Como tú siempre has luchado contra el Monstruo que quiere matarte y condenarte al fango, tú lo ocultas  en la superficie.. juegas a seducir, juegas a amar, a hacer canciones... pero Monstruo desde la sombra es la constante amenaza.. de nada de lo que haces puede sostenerse, nada es bello ni válido.. tú en verdad eres el espanto y mereces morir.

Las personas con un Monstruo dentro... a veces.. caemos en relaciones tóxicas... porque como sentimos que no merecemos el amor... rechazamos el amor, tenemos fobia al amor, y nos vinculamos a personas que no nos aman. Y también podemos hacernos adictas a los cuentos chinos que el otro nos da, porque interiormente hay una profunda e inllenable carencia afectiva.... e inconscientemente creemos que estamos en deuda con el otro, sólo porque el otro está a nuestro lado.

Éstas sombras... muchas veces emergieron por culpa de la cultura capitalista, en tu pasado, cuando no tenías barricadas, te odiaron, te agredieron, te exiliaron, por ser gorda, por ser lesbiana, por ser muy baja o muy alta, por tener una nariz muy grande, las tetas muy pequeñas o muy grandes, por ser tímida, por ser bruta.. etc... O quizás fue tu familia, o otros adultos con los que te relacionaste, los que no reconocieron a tu ser y lo negaron y condenaros.
Y aunque ya no lo recuerdes, tú creaste a Monstruo. Se quedó en tu pesa-nervios.

En nuestra niñez.. tenemos un fuerte necesidad de ser amados como somos. Porque en la niñez borboteamos el alma. Y el sistema, la familia, la escuela, los adultos.. nos va negando, nos va quitando espacio del ser, nos van metiendo en un molde de lo aceptable para ellos. Y aquello que le robamos al ser por el fascismo exterior, crea una sombra.

En nuestra niñez pudimos vivir como algo terrible.. cosas que ahora nos parecen absurdas. Pudimos sufrir la sensación de un abismo. Y aunque ya no recordemos los hechos concretos.. ni siquiera las encrucijadas del alma.. se quedaron grabadas a fuego en el pesa-nervios.

Las personas que tenemos un Monstruo.. muy dentro de nosotros, nos odiamos. Y creo que éste tipo de heridas, no se curan. Y aunque te hagas esquizonálisis, aunque dediques tu vida a la búsqueda del exorcismo y de la sanación y el amor.. la sombra sigue ahí. Creo que la forma donde realmente puedes lograr una trascendencia, es mostrar la herida, exponer a tu Monstruo sin miedo al rechazo, superar el rechazo que el propio Monstruo te provoca.. haciéndolo exhibicionista. Porque las sombras son asesinas cuando son tabú y se tienen cerradas bajo llave. Cuando emergen a la consciencia todos los Monstruos son hermosos.

He estado escribiendo un nuevo capítulo de  "La desembocadura..." No sé porqué odio la palabra novela... me suena a burguesía... 

Me he centrado.. en pasajes del final de la obra. Porque hoy mi ánimo estaba junto a Drácula. Y podría ser más cierta... al raso de la guerra. Es curioso.. como al tomar la voz del personaje, me es mucho más fácil hablar de mi dolor y convertir ese dolor en poesía y en furia. Me desprendo de mi debilidad, soy capaz de empatizar con Arko y de salvarle la vida, y conmigo no sé. Al hablar desde Arko, los bocajarros que a mí me robaban la poesía, porque me robaban el entorno matriz que los había incendiado... recuperan su carga y su sangre... y no se ahogan, y en cambio en mí se ahogan y destruyen la palabra.  Arko les da vida. Hace canciones con mis cadáveres. Es capaz a llevar la lágrima que yo no sé llevar y hacerla un pigmento en los fuegos fatuos.

Arko.. me ofrece la puta poesía que tanto necesitaba en mí y que no sabía darme. Y al escribirlo.. mi corazón se descongela y se anexa al mar.