HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ahora una cerveza que brinda con la sombra del sol perdida en tus papeles oscuros dándome sólo la pared
celebrar el absurdo y todo lo que no está
guarece lo que partió
el versículo de ese cabaret pegado a tu ventana
robándote el vapor de ese amor de cortar y pegar
es lo que nunca dijimos lo que se quedó con la guitarra santiguando el alcohol que nos quitaba esas ganas de llorar

da igual dónde nos fuimos

el eco lo recoge el viaje que acaba de empezar, desconocido,  ebrio de postales fulmigadas para que no te coman las orugas ese despensario de mi corazón cuando hace frío

la página tiembla en tu espejo de manos.. el pacto de una despedida con la pistola que arrinconada en tu pecho contraía una noche de tempesdad que volvería a buscar lo que era suyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario