HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cantan los gallos... la ventana está abierta para que salga el tabaco y no contamine al perro...  está muy lejos de aquí aquella vertical que en tus libros cruzaba un infinito despojado y chocaba en mi piel como la ausencia. Se la han tragado las orugas. Ya no puede hacernos daño a ninguno de los dos.... no cesa el viaje por lo incognoscible, el pasado es un complejo de rizomas tomando al cielo con las garras, estrellando el fruto de las vides, en un alarido que no puede abarcar ni la palabra ni la conciencia. Algo nuevo empieza.. aunque esté rodeado por éter y por humo. No importa hoy quiénes fuimos, lo que amamos y se fue, siguió amándose donde la luna no tiene diccionarios, ni tu cuchilla subterfugios. Lo que perseguimos ebrias de viento se convirtió en otra cosa cuando lo tocamos. Todo desaparece cuando la palabra lo abarca. El corazón es una jauría entre cajas musicales y pozos... evaporando del horizonte la comprensión que lo penetre.. trayendo una nueva hoguera donde quemar los leños de tu nostalgia y tequila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario