HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El otro día salí un rato al vino y a la música. Fui con la intención de no emborracharme, de no excederme por esos pretéritos del libro quemado y luego despertar sacudida otra vez en la grieta de la amnesia rodeaba por la angustia de los paramecios en los pelos púbicos del sol. Y me costó un poco de esfuerzo no ceder ante el amor del deliro, pero al final sólo tomé 5 o 6 vinos.. y supe regresarme sin aguardar a que ardiera el cielo antes sobre mi cabeza.Volví muy contenta de que no me hubieran captado las sirenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario