HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El pinar está muy bello todo nevado.. con ese verde clandestino que parece el color del acordeón de la noche estrellada.. que tiene el color negro y el amarillo furtuvo de un asalto de hollín y tempestad, con la nieve encima echando cascadas de semillas de la primera célula, a los brazos abiertos del infinito.
Vuelvo a sentir la magia de la vida, como si fuera otra vez niña, como si fuera perro y pájaro, como si esas montañas nacieran de mi cordón umbilical y yo naciera de ellas.... pero en el fondo, fuera sólo una metáfora de otra realidad paralela a ésta que se intromete entre la risa de los gnomos a un crotorar de infinito.
Estoy contenta porque vuelvo a estremecerme por el hechizo de vivir, de mirarme a mí con los ojos de la nieve y no con mis ojos y no distinguirla a ella de mí o del amor embravecido de cada hierba, de cada ácaro de polvo, del hechizo del amor de la vida... cantando fuegos de san telmo... a la celebración de cada pozo levantándose en el reconocimiento del rizoma y la deriva. De la belleza, sin gobierno, sin cultura, sin Obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario