HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es raro deshumanizarlo todo en el éter. Abrir esa puerta, hallar caparazones de alcohol y de pozos y sentirse de otro planeta.. con una grieta en la mano volando templos al acariciarte un suburbio de palabras mezcladas con sexo y sudor.. Todo va a comer al agujero negro y a la eternidad, una antagonia que da a luz a la muerte y al poema. Que es de todos y de nadie.. sólo una paradoja, un chicle para pegar tu dirección en una sepultura, tu voz en mi sótano. El escepticismo es insondable, todas las historias del mundo entran en su vaso de vino y sigue creciendo. La literatura seca sus huesos en las desteñidas cigüeñas de tu suicidio. Pero somos todos una alucinación de una probabilidad miliciana de otra estación de tren secando la sal y la pólvora. Sufro de ataques del absurdo y me apaciguo en los chopos, en una cerveza, en un agujero del cielo derramado en tu paleta de pinturas.
Alguna vez creí albergar un amor irresoluble, alambique de todos los yoes y realidades, hermano de la luna, captador de la marihuana del camino que sale volando por los aires. Algo parecido a un dios y a la nada. Algo que destruyera la porcelana de la soledad pidiendo limosna a los peces. Pero era una puta quimera. Un intento de brujos que abusan de la droga. Un desvío del personaje secundario hacia la tentativa del cuchillo.
Y hoy me siento a mí misma como una espada y una pared rodeando a un jaguar y a un copo de nieve. Me siento una impostora y una hierba y un charco y la ausencia y todos los olvidos. Como si hubiera vivido ya demasiados siglos con un chopo atado a mi mano y una tormenta en el sombrero cavando flores prohibidas. Como si fuera de otro universo.. y tuviera que abrir alguna puerta LSD y laberinto del fauno para volver a casa. Porque por ahí hay la idea de que se puede volver, aunque nadie haya sobrevivido para contarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario