HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Escribí sobre tener una vida que amar sin la escritura. Y al acabar la anterior entrada... pensé ¿qué puedo hacer ahora? con la intención de ponerlo en práctica. Y me dio una náusea metafísica, un sentimiento profundo de vacío y absurdo y cansancio e incapacidad a hacer algo.. como si no quedara tierra en la tierra. Y me puse a escribir esto.  Algo me atrapa hacia la quietud. Hacia el aliento de la escritura. La escritura como viaje, como acto, como realidad. Algo atado a mi ombligo ansiando la osa mayor. Tal vez es que vivo ociosamente... en el agujero del árbol de Alicia... y eso es malo.. me atrapa al canto de las sirenas. Vivo sin oficio ni beneficio ni ganas de tenerlo. Incluso con la vanidad de no tenerlo. Idealizo mi mundo al aullido de los lobos y a los juegos entre perros. Y el aislamiento me da deseos de seguir más aislada... en la noche del poema. Y el aislamiento me hace sentir extrañas a las personas y a mí misma en relación con mi propia humanidad y sociabilidad. Pero sigo usando el lenguaje social.. lo que pasa que lo hago, usando un falso pronombre, en el cubismo de mi subconsciente y mi rara vida. 
Y estoy jodiendo muchas cosas al escribir alargando la sombra del sótano. Porque tengo también la respuesta, porque tengo otros YOES que estoy manipulando y cautivando porque no le interesan al puto ego del aliento de lo que ahora pretendía. También tengo un yo que ama a la gente.. que es empático hasta el delirio.. y que se muere por cantar panza arriba a la luna como cuando éramos niñxs... un yo.. que si recibe una sonrisa o el afecto de un desconocido... se pone loco de ir a robar el vino de todos los bares para celebrar hasta quemar el cielo.
Y estoy también cautivando cuando me pongo esteparia y solemne de los lobos encerrados.. esa parte de mi vida.. de ciertos amigos, pocos pero son, de nuevas personas que estoy conociendo, de nuevos sueños... de los abrazos a la gente que quiero y que me gusta.
Tengo dentro una jodida grieta... que me hace huir a la soledad y al mundo etéreo.. Y manipular. Prostituirlo todo con la literatura. Vivo en una chapistería loca. En un puto laberinto de yonquis.

1 comentario:

  1. siempre me fascinó conocer a personas "agrietadas" tanto o semejantes a la grieta siamesa que llevo desde lo umbilical hasta el día en el que hoy me hallo...decirte que tus letras son puros estigmas que merecen la pena sufrir y como no, leerlos.
    Tengo una sensación de estar analizando cualquier obra maestra "Daliniana" en lo que escribes, y para mi gusto eso es pura genialidad :)

    ResponderEliminar