HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay nieve en las cumbres. El cielo está azul como azul tu distancia. Tengo una caja de pinturas escupiendo esa postal de lluvia que recogí entre tus sábanas.. se hace la interesante y se da la vuelta cuando alguien va a ponerse sentimental o contar sus confesiones. Porque a nadie le importa ya lo que un rincón quiera llorar sin la pistola.  Te puedes ahorrar el tachón si gastas un poco más en las hogueras y en el vino. Rectificar no va conmigo, porque nunca urdo ni planes ni le doy a la razón más de lo que le doy a los perros. Me gusta que la mierda también pueda bailar. Esos puntos suspensivos cuando pones tu mano sobre tu frente como si fueras a golpear el cielo con la pared que te golpea... hay que dejar también que el poema se llene de paralíticos y de vergüenzas ajenas matando a los gorriones. Hay que liberar al fango en su tentativa del vals. Somos muy viejas y muy niñas para andar disimulando y echando perfume a los muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario