HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

he desllegado
la corrupción de tu cubismo
en el corte de las venas del callejón
para desnutrir mis jodidos papeles viciados de la alucinación de un semejante
sacando fango de mi pozo del éter
en la esgrima de los fantasmas
en la sexta cerveza de los puentes volados por dinamita entre tu muerte y la mía

y ya fue bastante
ya mis payasos mearon encima de tu pistola de grapas
y cosí a balazos mi sepulto al orin de tus perros

y ya abusé de los poemas que le quedaban a tus cubos de la basura y a los míos

ahora hay que cruzar éste pabellón de mierda y de montículos de tierra vomitada
para volver a morir de gozo al bailar con las chinches y con los muñecos de nieve

ya no quiero darle ni un gramo de hachís, ni de lágrima ni de sangre
a ninguno de mis muertos
a ninguna de las mis presidiarias de su puto vicio de la ausencia del amor y del soma

que se jodan todas ellas.... que se retuerzan en su fango, hasta que los perros las vuelvan locas de ginebra la noche de los caducos trenes de la galerna y del insomnio

tenemos que levantarnos a través de patadas y de golpes
tenemos que llegar a un nuevo mundo

vendrán los duendes de la absenta a probar el piano

estamos solas... con la inmensidad

no le pediré nada a ningún ser humano, a ningún libro, a ninguna realidad
yo crearé lo que necesito
yo pariré de mis tumbas un tiovivo de opio y de indestructibles motivos para morir de placer en mi viaje al éter

No hay comentarios:

Publicar un comentario