HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado grabando las rosas nevadas... he dado de comer a los gatos callejeros... y fui a comprar pan y unas cervezas, con la nieve cayendo encima, con un nuevo lugar en la cabeza del viento, entre dos poemas de latitudes traslúcidas de tu piano de absenta, del hueco de mi mano, de la canción de los insomnes. 
He pensado en Kavka. Es importante que se haga amigo de los gatos.. para que ellos no se marchen. Me daría mucha pena no tener a Molotov y Tramontana.  Sé que con Hierro será diferente, Hierro es un gato perruno, Hierro tiene alma de unicornio y de trueno.. y estoy segura de que serán amigos. 
Las montañas ya han cuajado las canciones del abismo... y extienden su escritorio de maza y de armónica, se hacen bellas, se dejan ensancharse en la mirada, croar en las lágrimas un pulso de vida, un constante nacimiento de una fe que es otra cada noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario