HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado haciendo un videopoema, pero estaba vaga y lo hice con imágenes sólo de mar y de montañas nevadas, lo hice de fondo, y no contruyendo un paralelismo con la poética del video. Tal vez si luego tengo ganas haga otro más elaborado. Todavía estoy extásica de un nuevo amor vagabundo. Descentrada, alegre, fugaz... ansiosa de no sé qué ayuntamiento en llamas y de celebrar con los perros la anchura de la mar. Kavka ahora está durmiendo en mis pies. El sol entra por la galería, estoy tomando una cerveza, mirando los ojos de la calima en un pentagrama de curvas y de pinchos. Todo se ha vaciado en la carcajada del perro, en sus ojos infinitos, me contienen, me llevan al vals, al zafarrancho. Nos divertimos de animal a animal. Nos hablamos con bruñidos. Nos queremos como quieren los árboles, el viento y las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario