HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado todo este rato con Kavka... he estado jugando con él, interaccionado.... de momento me es díficil concentrarme en la escritura.. porque hay un incendio a flor de piel en el corazón del perro... revoloteando por todo el paisanaje con vehemencia. Ha cambiado el cotidiano radicalmente... y aún tenemos que hallar la armonía, de momento es la avalancha.. una criatura a mi lado que tiene la evanescencia en cada uno de sus gestos y que ha venido para quedarse.
Ahora duerme y aprovecho para tratar de llegar a las metáforas. Hay un silencio en las montañas inquisidor de aquellas palabras de ceniza que dentro de tu pecho se abandonaron sobre esa rareza que balanceamos en una playa cuando los dos éramos producción del olvido... en el diálogo vertical de un poema que había quemado en los horizontes la casa del vacío y se pulverizaba sobre el esqueleto de un piano nombrando lo imposible con la indefensión del verbo francotirado sobre esa gota de sangre que arrancó el diccionario en los labios del viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario