HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka duerme sobre un cojín. Creo que es la primera vez que escribo esa palabra... o tal vez la escribí alguna vez en la escuela cuando me enseñaban las diferencias entre g y j, entre puag y juass.  Yo en la escuela no aprendí casi nada.. la mayor parte lo olvidé. No se me daba mal estudiar... iba sacando las asignaturas estudiando media hora el día antes del exámen. Pero me aburría. En mi cabeza tenía los pájaros de la mar y de los aquelarres de los indios, los sueños de la revolución y de vivir como los gorilas. Fui expulsada una decena de veces en la ESO. Y cuando cursé bachiller se crujió mi mente y mi corazón, empezaba a obsesionarme por Antonin Artaud y los estados de conciencia, por Nietzsche y Ciorán, por Castaneda y Hesse, y otros rollos peores de la mística. En aquél entonces leía libros con caníbalismo. Creo que estuve en ese instituto un mes o dos. Y era una completa marginada. Me iba a veces a fumar hachís y a beber carajillos.. y a escribir en los bares todo lo que tenía qué ver con aquellos estados de conciencia. Cuando iba a clase, discutía con ebriedad el fondo de las palabras con los profesores. Y todo era raro. Sólo me hice medio amiga de la profesora de filosofía.... y de otro profesor de literatura que era de la izquierda abertzale. Luego me dio por negarme a hacer los exámenes y a decir que yo no quiero para nada ser evaluada por el sistema educativo de ésta mierda de pais.. que me la sudan sus valores y sus títulos. Y tenía una guerra metafísica con el profesor de Psicología.. y él se la tomaba por lo personal y me amenazó una vez con expulsarme.. y estuve un par de veces en el despacho del director. Recuerdo que en el exámen de psicología en lugar de responder las preguntas... ataqué la raíz de esas preguntas con violencia existencial y delirante. porque odiaba profundamente esa psicología que habia patologizado a Artaud y a los locos. Y aunque aún yo no hubiera tenido problemas de manicomios... ya me sentía una loca y a esa psicología oficial la sentía como el enemigo.  Después me marché.. abandoné el pueblo, la casa, y el futuro entre los cívicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario