HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka es una alegría...  cuando mete sus hocicos en mis hocicos... siento la primera vez que salté sobre la nieve, la palabra que trajo el río cuando aún no había ninguna letra... el baile alrededor de las hogueras, un chamán soplando ayahuaska en los espíritus protectores del abismo. Es como si habláramos el mismo idioma.... ese idioma que conocen las piedras, los líquenes, las ballenas y el viento. Siento la casa llena de vida desde que él está, siento mi soledad dentro de una selva y un navío. Sólo echo de menos a Hierro... sé que ellos serán camaradas.. pero me han dicho que como es muy pequeñin no le conviene tratar con otros animales hasta que no esté del todo vacunado.. y Hierro está en la ciudad.... aunque nada más que pueda iré a buscarlo.... no me gusta separme de él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario