HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka está dormido a mis pies. Hay un tractor en los prados de enfrente. Unos perritos encerrados en un espacio pequeño, unas verjas dentro de la finca, en lugar de dejarlos por todo el resto del prado. El muro de ese prado tiene unos dos metros... pero por algunas zonas se puede acceder con un salto menor. Yo no sé cómo, pero el Thor, saltaba allí y cazaba a las gallinas.... El Thor mató gallinas a unos diez vecinos. Era como un lobo. Yo era niña cuando llegó....y sólo me dediqué a jugar con él y a quererlo. Lo llevaba suelto casi siempre. Traté de enseñarlo a que tuviera miedo a los coches... Y aunque él estuviera a 4km de mí, cuando gritaba su nombre venía. Me protegía. Iba siempre a mi lado. Y era un perro libre. Había aprendido a saltar la  verja del patio. Dormía encima de la nieve y le encantaba nadar en el río, aunque estuviéramos en enero. Y andaba siempre por ahí suelto, con otros dos perros que también iban de vagabundos como él.  Me pusieron una multa porque me denunció el alcalde por tenerlo suelto, aunque como soy insolvente no la pagué. En un mundo natural... los perros debería vivir libres. El problema es que las sociedades capitalistas son peligrosas para los animales y para la libertad. Los coches. Todas esas carreteras destruyendo los valles, cercando el tránsito de los ciervos y los jabalíes. Quitándole la casa a los osos, a los lobos, a los urogayos. Cada vez hay menos abejas, menos truchas, menos mariposas. Cada vez hay menos vida.. y más mierda nacida del capitalismo.
Con Kavka no haré lo que hice con el Thor.  Porque éste lugar no es bueno para eso. Hay una carretera demasiado transitada, hay una vía del tren.. hay muchos peligros y malas gentes para los perros.........  Tal vez un día pueda vivir en un bosque, o en un lugar aislado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario