HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Los instantes que quedaron en la taxidermia del girasol enviándote saltos al vacío, sin frontera, desde el verso de la autopsia del aullido del vino en la intemperie que devoró el pellejo, flotando junto a los arlequines la hambruna y descenso de la sal y el boicot del tictac en ese viaje peligroso con las setas... versiculadas sobre un beso de ceniza en la memoria de la caliza nevada.
Hoy siguen latiendo desde un mundo detenido en la literatura, en la bala de la tráquea haciendo hablar al infierno.. la espesura de tu mirada en la bañera con hielos. Sobrevivimos, no importa demasiado los crematorios que se quedaron abiertos en tu alma, recogiéndome-buzón de lo que el mundo no nos daría. Sufragamos las deudas con la sombra, en vals atados de murciélago y opio. Luego el atropello de esas neuronas kamikaces abusó de la inspiración entre letanías y cuerpos nacidos al placer y al orgasmo sin la responsabilidad de cuidar de ninguna flor ni de ningún calendario.
Vivimos con el delirio y con la pólvora. 
Con el corazón goteante entre los dientes.
Dejamos a todos los monstruos comernos los ojos y destruir el norte y la esperanza de vida.
Fuimos anguilas del Leteo y la lágrima-madre en la redención de los sapos y las cuchillas.
Fuimos polvo aseverando la oquedad del horizonte. Tango alcohólico entorpeciendo a los poemas con vicios de quereseno y de mariposas psicóticas. 

Y ahora estamos dónde empezó toda la fiesta y todo el desastre.
Sin oficio, sin futuro, sin haber construido una casa ni llegado a una conclusión que nos determinara ninguna moral o dirección.
Amamos y odiamos. Vendimos al diablo los objetos robados en los cabarets y en los templos. Luego se lo volvimos a quitar en el purgatorio de las cochinillas de mar y el vicio del jazz, desligando martillos y cemento de la golondrina cuajada entre los brazos.
Y todavía hay mucha traca en el fondo del teatro. Vendrán abismos y cómics de amanita y trenes que se van a Rusia. Quién sabe qué pasión que siga subiendo la música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario